Edición Nº 1655

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    1 de febrero de 2001

    El Misterio Del VARILLAL
    A sólo 30 km de Iquitos, y al borde de la carretera que conduce a Nauta, dos nuevas especies de aves asombran a la ciencia.

    Este Pajarito Vale Oro
    en Polvo
    .- El mosquiterito del varillal. Una original subasta definirá su nombre científico.

    Escribe MARCO ZILERI

    LA carretera Iquitos-Nauta ha resultado ser una verdadera caja de sorpresas. En 30 años sólo se han pavimentado 40 Kms, se han gastado no menos de US$ 70 millones y se ha descubierto que los propósitos por los cuales fue construida son fundamentalmente irrealizables.

    El presunto emporio agrario en que debieron convertirse los 90 Km que separan Iquitos del puerto de Nauta resultó siendo una utopía de la cual los iquiteños no terminan de arrepentirse. Los suelos son tan pobres que una vez desbrozado el bosque que los cubre, sólo crece una purma rala e insignificante.

    A lo largo de la ruta los ejemplos se encuentran a pasto. A diestra y siniestra.

    Sin embargo, la ciencia ha descubierto que esos mismos bosques están entre los más ricos del planeta, en la medida que sobrevivan la tala indiscriminada, claro está.

    "Las plantas suelen tener hojas muy duras y un gran número de componentes secundarios", explica José Alvarez, uno de los especialistas del Instituto de Investigación Amazónica (IIAP), sosteniendo entre sus dedos una hoja diminuta. "Es una defensa extrema para especies botánicas que viven en condiciones biológicas muy rigurosas".

    Paul Gentry, el notable botánico norteamericano que trabajó en Iquitos en la década de 1970, fue el primero en advertir la extraordinaria biodiversidad de estos bosques llamados varillal por los pobladores, y de arena blanca por el científico.

    José Alvarez, ante las estériles arenas blancas. En la vera opuesta de la carretera, el frente arbóreo del Alpahuayo - Mishana. Derecha, rumbo al paraíso.

    Desde entonces, un puñado de especialistas ha ido profundizando las investigaciones en el área, al compás de las motoniveladoras y el run run de las motosierras. Los resultados han dejado boquiabierto a medio mundo.

    En una sola hectárea de bosque de arena blanca se ha identificado hasta 600 especies distintas de árboles, 143 especies de reptiles, 460 especies de aves. Y hay más. Mucho más. El propio Alvarez, uno de los bichos raros del área, ha descubierto ya -junto con su colega Bret Whitney- dos especies nuevas de pájaros para la ciencia, y cree tener en la mira, dos más. Todo esto a escasos 30 Km de Iquitos, y al borde de la carretera.

    Se trata de dos pajaritos singulares integrantes de las notables bandadas mixtas de aves que vuelan por la selva. Uno de ellos es un hormiguerito de pecho amarillo, alas y cresta jaspeadas que cuando canta emite un agudo che'che-tre'e'e'e'e'e'e'e'e'e. El año pasado, al ser inscrito su nombre en el vasto universo ornitológico de la ciencia, se resolvió bautizarlo como el hormiguerito de Gentry (Hersilochmus gentryi), en homenaje al gran Aylwin. El otro se encuentra en las puertas del Olimpo científico. Se trata de una especie de mosquiterito o "come mosquito", exclusivo de este varillal.

    El hormiguerito de Gentry (Hersilochmus gentryi) descubierto el año pasado en el predio (derecha) que luego sería depredado por forestales. izquierda, más de 500 variedades de árboles, 1.900 especies vegetales.

    Para definir con su nombre científico, un honor reservado en el pasado sólo a los descubridores y a los miembros de la realeza, el IIAP ha resuelto realizar una original subasta que permitirá a la persona o empresa que la gane inmortalizar su nombre en una de las raras especies de nuestra Amazonia, en latín por cierto. Los fondos recaudados servirán para financiar la protección de la Zona Reservada Allpahuayo-Mishana, creada el año pasado sobre 57.600 hectáreas de la cuenca del río Nanay.

    "El origen de las arenas blancas es un misterio", sostiene Alvarez. "Son antiguos sedimentos de arena de cuarzo puro que datan del Pleistoceno, cuando las aguas de la Amazonia drenaban en el Pacífico y no en el Atlántico".

    La vegetación sobre las arenas se nutre de la materia orgánica que ellos mismos generan, el resultado de millones de años de evolución, y en la que las especies de flora y fauna han ido desarrollando niveles de especialización únicas. De hecho, en Allpahuayo-Mishana se han registrado hasta la fecha cerca de 100 especies endémicas, es decir, que no existen en otra parte del mundo.

    "Uno puede estar en un punto del varillal, rodeado de cien especies de plantas, y a un kilómetro de distancia, de cien plantas distintas " sostiene Alvarez.

    Así, sin un asomo de sospecha, el Ejército, que tiene a su cargo la construcción de la carretera desde tiempos inmemoriales, abrió trocha por medio de uno de los únicos ejemplos en el Perú de estos extraordinarios bosques tropicales. Notable trabajo.


    Lo Que Hay Para el NANAY
    Finalmente el río Nanay bajo la atenta mirada de los conservacionistas.

    LA primera pareja de hormigueritos de Gentry que Alvarez detectó fue aquí. Hoy el hábitat ha sido destruido. Derecha, la Zona Reservada Allpahuayo-Mishana. En verde, los bosques de arena blanca. En rojo, las áreas deforestadas.

    Todos los días cae un árbol. Todos los días se depreda un hábitat. El eje carretero Iquitos-Nauta. ha demostrado ser una estafa. Sólo el 6 % de las tierras son aptas para el agro, mientras que un 40 % son de arena blanca, cuarzo puro, absolutamente estériles. Tierras de nadie. Y, paradójicamente, los bosques de arena blanca o varillales son uno de los ecosistemas más biodiversos del planeta. El futuro de Iquitos sin duda no está en la agricultura, sino en el ecoturismo, la acuicultura, la investigación genética y hasta la industria farmacéutica. Es la ley de la selva.

    LA 56.700 hectáreas de la Zona Reservada Allpahuayo-Mishana son apenas el 4 % de la cuenca total del río Nanay, uno de los importantes afluentes de aguas negras del río Amazonas, pero su creación marca una nueva etapa de investigación y protección del ecosistema cercano a Iquitos.

    La semana pasada estuvo en Lima la ministra de Cooperación y Medio Ambiente de Finlandia, Satu Hassi, y suscribió un convenio con el Gobierno peruano por US$ 400.000 para financiar el plan de manejo de Allpahuayo-Mishana, y solventar la creación de un jardín botánico.

    José Alverez, al lado Luis Huerta ronroneando con un ronsoco en su zoocriadero. Carne y cueros. .900 especies vegetales.

    Ello se suma a los US$ 730.000 ya aprobados por el Banco Mundial para elaborar un plan maestro para la cuenca del Nanay en su conjunto, así como al US$ 1 millón de la Academia de Finlandia con el cual se financia el proyecto Biodamaz: un detallado inventario de la biodiversidad en la Amazonia, con especial énfasis en la región de Maynas, y el diseño de planes de ordenamiento territorial.

    El río Nanay es la principal fuente de agua dulce de la ciudad de Iquitos, así como de madera, alimentos y especies silvestres. Nace en aguajales cerca a la frontera del Ecuador, y sus aguas se caracterizan por su alta acidez (aguas negras). Es una zona con un alto nivel de endemismo, es decir que hay especies de flora y fauna que no existen en otras partes del mundo. Sin embargo, está siendo depredada a pasos agigantados.

    "La industria triplayera es voraz", sostiene el científico José Alvarez, "porque requieren de madera para hacer el triplay y para hacer funcionar sus hornos". El mercado negro de peces ornamentales también está depredando el recurso. "Estamos matando la gallina de los huevos de oro", advierte Alvarez.

    Pero el peor impacto se registra a lo largo de la carretera Iquitos-Nauta. Según el Instituto de Investigación Amazónica (IIAP), el área de influencia de la carretera es de unas 300.000 hectáreas, y no menos de 70.000 hectáreas ya han sido "intervenidas" o deforestadas. Sin embargo, según los estudios del IIAP apenas el 6 % de las tierras son aptas para el cultivo, y un 16 % aptas para agroforestería.

    Sin embargo, en el eje carretero Iquitos-Nauta ya viven 4.000 personas, la gran mayoría muy pobres, y cada vez más pobres a medida que sus cultivos desfallecen ante los suelos estériles de arena blanca (40 % del área). Al mismo tiempo, se trata de uno de los bosques más ricos en especies del planeta. ¿Cómo preservarlos? ¿A qué pueden dedicarse las miles de familias estafadas?

    Ing. Salvador Tello en las piscigranjas experimentales del IIAP. Derecha, festiva pesca de "paco" para la parrilla del mediodía.

    A lo largo de la carretera destacan dos experiencias ejemplares. La primera es el módulo de producción acuífera del IIAP en su local cercano a Quistococha. Se trata de un conjunto de piscigranjas donde se viene trabajando con paco, gamitana, sábalo y bocachico, especies de gran demanda en el mercado de Iquitos, y en el manejo de alevinos de paiche.

    "Entre Iquitos y Nauta hay 200 hectáreas donde se pueden instalar piscigranjas", sostiene el Ing. Salvador Tello, director del Programa de Recursos Hidrobiológicos del IIAP, "lo suficiente para producir 12.000 toneladas de pescado, el equivalente al consumo anual de pescado de Iquitos".

    La otra experiencia pionera la constituye el zoocriadero "Biodiversidad Amazónica" ubicado en los linderos de la ZR Allpahuayo-Mishana, donde los limeños Luis y Carlos Cornejo ya tienen cerca de 200 ejemplares de sajinos y ronsocos. La idea es crear fuentes nutricionales con animales de `monte', y mejor aún cotizados si sus cueros son debidamente tratados. "Un par de guantes de piel de ronsoco en Europa vale oro", sostiene Huerta.

    Ambas actividades, perfectamente sostenibles con el medio ambiente, empiezan despertar la curiosidad de las comunidades en la ruta. El reto consiste ahora en pasar del plan piloto a la implementación de un vasto plan de desarrollo. Por eso no es casual que el IIAP acaba de elegir al Dr. Dennis del Castillo, un experto en el manejo de recursos naturales, fogueado en el valle del Pichis (Perú), Africa y Bolivia, como consultor de la AID, la FAO y el WWF, como su director. Una nueva visión, una nueva dirección.



    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal