Edición Nº 1647

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    1 de diciembre de 2000

    El Relincho de Salas
    Ex premier Federico Salas contó cómo Montesinos pagaba a los ex ministros fujimoristas. Fue la nota cumbre en una semana llena de revelaciones escandalosas.

    En 1997, CARETAS distinguió a Federico Salas-Guevara Schultz con uno de los Premios Resistencia, en mérito a la heroica cabalgata que protagonizó, para llamar la atención del Ejecutivo sobre los problemas de Huancavelica. Luego siguió con interés su carrera política, a pesar de no compartir necesariamente su propuesta y sus ideas. Pero ahora nos ha dejado con la boca abierta. Con las confesiones que, casi alegremente, hizo el martes 28 ante la Subcomisión del Congreso que investiga a Vladimiro Montesinos, ha quedado literalmente por las patas de los caballos.

    Ex premier Salas: le pareció extraño que le dieran 30.000 dólares sin documentos. Pero hasta ese momento "no había visto absolutamente nada de malo".

    Escribe
    RAMIRO ESCOBAR LA CRUZ

    UNAS horas antes de las últimas Fiestas Patrias, mientras el país se preparaba para una controvertida asunción del mando, Federico Salas-Guevara Schultz, bajado ya por completo de su caballo huancavelicano, estaba sentado en las oficinas del SIN frente a Vladimiro Montesinos, tratando un asunto de urgencia nacional.

    -Quiero un sueldo de 25.000 dólares mensuales- le dijo al ex asesor, luego de hacer un rápido cálculo de probabilidades. Salas le había dicho al ex capitán que al aceptar ser primer ministro ponía en juego su prestigio personal y el cargo de alcalde que ejercía en la capital más humilde del país (donde 25.000 dólares es un sueño de opio andino). No sabía hasta cuándo estaría en el ministerio y, acaso conmovido por eso, su interlocutor retrucó:

    -No, ése no es el sueldo -dijo Montesinos-. El sueldo es de 30.000 dólares.

    EL ASESOR EMPLEADOR

    Al otrora corajudo alcalde de Huancavelica le pareció que la cifra superaba sus expectativas y justificaba el horario, que, según él, sería de "24 horas diarias". Los pagos, según puntualizó el "Doc", se harían los días 28 de cada mes y aparte vendría otro inocente cheque desde la Presidencia del Consejo de Ministros.

    "Hasta ahí yo no veía absolutamente nada malo", agregó Salas para redondear su relato frente a los miembros de la Subcomisión del Congreso que investiga a Vladimiro Montesinos. David Waisman, Anel Townsend y Luis Chang Ching lo escuchaban asombrados, en tanto que Adolfo Amorín, un sobreviviente de la alianza Perú 2000, llegó a felicitarlo.

    ¿Estaba enterado el flamante premier de que él era el titular del presupuesto del SIN? ¿Sabía que quien le estaba ofreciendo una remuneración era, en rigor, uno de sus subordinados (el SIN depende de la PCM), alguien a quien él debería ponerle el sueldo.

    Pero lo que sucedió luego fue, si nos atenemos a la historia de Salas, aún más patético. Hacia fines de agosto, el premier recibió, en efecto, un cheque oficial de por el desempeño de su cargo, que ascendía, según él, a unos 10 mil dólares en soles. Días después, el "Doc" lo llamó para cumplir su palabra empeñada.

    Especialmente dirigido a: Carlos Boloña, Luisa María Cuculiza, Alberto Bustamante, Edgardo Mosqueira, Francisco Tudela, Alberto Pandolfi (varias copias), Fernando de Trazegnies, Absalón Vásquez (firmar el documento, por favor), Jorge Camet, Victor Joy Way...

    NEGOCIOS SON NEGOCIOS

    En su despacho del SIN, Montesinos le entregó, como a un Kouri cualquiera (o como a dos), los 30.000 dólares pactados. Salas dice haberlos rechazado, por la pudorosa razón de que ningún documento los justificaba. Aún así se los llevó, confiando en que el ex asesor le enviaría los papeles correspondientes.

    No lo hizo y el ex premier cuenta que devolvió el dinero porque, como alcalde, sabía que cada sol proveniente del Estado tenía una razón. El nuevo acuerdo con el "Doc", sin embargo, consistía en recibir esos 30.000 dólares a fines del siguiente mes, junto con los 30.000 de setiembre, !pero sólo si había papeles de por medio!

    Nunca, por lo visto, el ex premier supo que los sueldos de los servidores del Estado provienen del Presupuesto General de la República, que todos los ministros ganan igual que los congresistas y que el monto es de alrededor de 30 mil soles. Es decir, más o menos los 10 mil dólares del cheque oficial.

    En lo que Salas sí acertó es en que cualquier remuneración fuera de planilla tiene que tener un documento sustentatorio. Sólo que eso se reclama al comienzo, antes de recibir un fajo comprometedor, no días después, sin siquiera indagar por el origen del dinero. Ese escaso recelo pone a cualquiera en el umbral de la malversación.

    STONE Y EL PRESIDENTILLO

    El ex primer ministro no se inmutó por la generosidad del "Doc", más bien le dio cuerda, negoció. Su medio arrepentimiento, además, va en consonancia con la desesperante sobriedad con la que contó cómo James Stone, un presunto traficante de armas, lo llevó por primera vez al SIN.

    Ambos, según el propio Salas, se conocían hace 30 años, cosa que no es ningún pecado. Pero el video, recientemente presentado en sociedad, en el que Stone aparece junto a la inefable Blanca Nélida Colán y al indestructible Montesinos, deberían haberle provocado aunque sea un ligero rubor.

    Stone, de acuerdo a varias versiones recogidas por CARETAS, ha sido un gran proveedor de armas, sobre todo de la Policía Nacional, lo que explicaría su afanosa cercanía con el ex asesor. Haciendo un esfuerzo, podría reconocerse en Salas su tardía sinceridad; lo que es imperdonable es su alucinante frescura.

    Por si no bastara, el ex premier relató, con cierto lujo de detalles, los intríngulis suscitados en el cotarro fujimorista tras la presentación del primer video (el de Kouri y Montesinos). Según él, fue cierta la amenaza del golpe esgrimida por el maloso ex asesor, como también las correrías para encontrarle asilo al señorito.

    James Stone. Amistad peligrosa de Salas.

    DONDE MANDA CAPITAN

    "Ningún presidente, ni mucho menos un presidentillo del Consejo de Ministros tiene las fuerzas para sacarme", le habría dicho el "Doc" al asustadillo ex premier, luego de advertirle que tenía tres mil hombres armados que podían atacar Palacio de Gobierno. Los días 14, 15 y 16 de setiembre la amenaza realmente habría existido.

    Lo que también existió fue un pánico militante en todo el entorno del poder, incluido Fujimori. Salas, al contar descarnadamente los hechos, se desnudó él mismo pero también corrió el telón de la vergonzosa anuencia con la que se recibía todo capricho de Montesinos. Eramos un país de personajillos sin duda.

    ¿Por qué Salas tenía que negociar su sueldo con un asesor? ¿No le pareció eso extraño, risible, disparatado? ¿Cuántos ministros más o funcionarios hicieron lo mismo? Arriba, detallamos un cuestionario ad hoc para ministros sobornables, que esperamos tenga un éxito similar al último libro de Hernando de Soto.

    Quienes accedieron a las propuestas del ex asesor cayeron rendidos a cierto "misterio del capital", que ahora Salas devela con más pena que gloria. Que pretenda presentarse como el que nos sacó de encima al empalagoso ex asesor, presionando para que se vaya del país, no lo salva de ser uno de los protagonistas de este vodevil político de tercera.

    ¿Tendrá aún el coraje de lanzarse a la presidencia? Mejor no pregunten cuánto querrá ganar.

    SE VIENE EL HUAICO

    Nos queda la esperanza de que Valentín Paniagua lave todas estas costumbres como antes la gente lavó en la calle la bandera. Un enorme aparato de corruptelas, así como de micrófonos (Salas, con aire de boy scout, dijo haber comprobado que existía el "chuponeo" telefónico), lo espera a la vuelta de la esquina o debajo de la alfombra.

    ¡Qué diferencia entre este Salas y el Salas de la cabalgata heroica! Alguna vez, el alcalde dijo que se fue de Lima cuando comprobó que la remodelación del Ovalo Gutiérrez (9 millones de soles) alcanzaba para solucionar el problema de agua y desague en Huancavelica. ¿Cuántas tuberías pudo haber puesto con sus 30.000 dólares?

    La basura política escondida por el régimen anterior ha empezado a saltar a la palestra con la fuerza de un huaico. Salas ha activado esa riada de escándalos, a falta de coraje para desactivar claramente el SIN, ese lugar donde en los últimos años ocurrieron los tratos más oscuros y desopilantes.



    ../secciones/Subir

    Portada | Nos Escriben... | Mar de Fondo | Heduardo | Culturales | Caretas TV | Ellos & Ellas | Bienes y Servicios | Controversias | Lugar Común | China te Cuenta Que... |
    Piedra de Toque |Mal Menor

    Siguiente artículo...

     

       

       
    Pagina Principal