Edición Nº 1632

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    17 de Agosto de 2000

    Papelito Manda
    Pocas veces el empresariado ha estado mejor representado en el Gabinete: dos ministros tienen deudas para asustar al más valiente.

    Fujimori y el ahora ministro Chlimper en el fundo Santa Rita en Ica, propiedad de la empresa cuyo presidente de directorio es este último. La empresa adeuda US$ 25 millones equivalente a 35 meses de ventas, y tuvo pérdidas por US$ 4 millones en 1999.

    EL nombramiento de Carlos Boloña para el ministerio de Economía y el de José Chlimper para el de Agricultura recae en dos personajes endeudados hasta el cuello en millones de dólares. Puede ser fruto del azar u obra, para plagiar un título de Jean Monod, del azar y la necesidad.
    De los dos, el de deudas más abultadas es Chlimper, que ha entrado en el Gabinete Salas como experto en temas agrarios, básicamente por su participación en una empresa fundada en 1996: Sociedad Agrícola Drokasa, más conocida como Agrokasa, de cuyo directorio es presidente.

    LAS VIÑAS DE ICA

    Esa entidad tiene en su activo méritos indiscutibles en cuanto a inversión en cultivos no tradicionales, en dos fundos con un total de 1.300 hectáreas cerca de la ciudad de Ica. Su especialidad son los espárragos y la vid. Los primeros han bajado de precio en el mercado internacional debido al desorden con que se presenta la oferta peruana. En cuanto a vid, el agroindustrial importó maquinaria y sarmientos; pero estos últimos no parecen haber dado buen fruto.
    Agrokasa forma parte de la Corporación Drokasa, que abarca empresas dedicadas a laboratorios y comercialización de productos importados, básicamente de consumo masivo (licores, jabones, champúes, perfumes y artículos de tocador, etc.). Drokasa Perú S.A. (ex Droguería Kahan), Farmindustria S.A. (ex Laboratorios Farmindustrial), Pharmalab S.A. y otras empresas de menor envergadura forman parte del grupo.
    Hay que recordar que Droguería Kahan fue una empresa familiar que se constituyó en parte distintiva de la Lima tradicional.
    De acuerdo a información financiera obtenida en Infocorp, el consorcio Drokasa en su conjunto tenía al 31 de mayo último una deuda de US$ 70 millones, lo cual representa 2,4 veces el patrimonio de los accionistas y diez meses de ventas del negocio. De ese total, US$ 37 millones son deudas con los bancos.

    29 de julio. José Chlimper juramenta al cargo de ministro de Agricultura.


    En 1999, la Corporación tuvo un balance en rojo de cuatro millones de dólares (5 % de sus ventas).
    Si se examina sólo Agrokasa, se le halla un endeudamiento de US$ 25 millones (13 millones con el sistema bancario), equivalente a 35 meses de sus ventas, y una pérdida de cuatro millones de dólares en 1999, que significan el 50 % de sus ventas. El cuadro adjunto correspondiente a Agrokasa indica, en verdad, que se trata de una empresa en maduración, puesto que arrancó en 1996 y ha visto crecer sus ventas en los últimos dos años de US$ 684 mil a 8 millones 603 mil dólares. Otra acotación justa es que el ciclo de crecimiento de los espárragos es de seis años.
    Pero aún así, el apalancamiento financiero facilitado por los bancos resulta desmedido. De unos pasivos totales de US$ 25,253 millones, Agrokasa tiene deudas con los bancos por US$ 12,713 millones. Es una cuenta sumamente riesgosa e imprevisora por ambas partes.
    Sin duda por eso, uno de los primeros aspectos mencionados por el ministro de Agricultura, el 4 de agosto, en reunión con los gremios agrarios, fue el financiamiento del sector. Propuso un fondo para el rescate de la deuda agraria, con participación de los agricultores, la banca y el "Estado, por excepción". El Estado tan temido. Sobre todo para empresarios que han apoyado el neoliberalismo oficial con persistente vehemencia.
    Lo cierto es que este lunes, Fujimori se refirió a las deudas agrarias con los bancos, "que agobian a las empresas" y que se calculan en US$ 400 millones que resultan incobrables. El Gobierno, explicó, ha dispuesto por eso un esquema que permitirá incentivar a los bancos para que reduzcan en 30 por ciento el monto total de esas obligaciones. El Estado, anunció, participará, una vez reducida la deuda, con bonos por un total de 30 % del nuevo monto. La empresa deudora se comprometería a pagar diez por ciento de esa cantidad refinanciada, cubriendo el resto en seis años con cuotas de 15 % anuales.
    Fujimori puso un ejemplo modesto: si la deuda bancaria de la empresa agrícola "es de 50 mil soles, entonces el banco procede a reducirla en 30 por ciento, de manera que el nuevo monto adeudado disminuye a 35 mil soles".
    Le faltó precisar que si una empresa como Agrokasa debe US$ 15 millones a los bancos, su deuda se convierte en US$ 10'500.000. Y luego el fisco le da una manito de otros cuatro millones y medio de dólares, y comienza a pagar por partes y cucharadas. Así, con poca inversión de capital propio, gran endeudamiento financiero y auxilio estatal, todo resulta sencillo.

     

    La deuda personal de Boloña es cuantiosa. El cuadro indica que en ésta tiene hipotecadas propiedades por más de nueve millones de dólares. Al 31 de marzo, el valor de sus hipotecas era de US$ 3.1 millones.

    BOLOÑA, EL HIPOTECADO

    Hasta poco antes de su paso por el Ministerio de Economía y Finanzas, el Dr. Boloña se dedicó a actividades de educación. Con Raúl Diez Canseco Terry fundó en 1983 el Instituto Superior Tecnológico San Ignacio de Loyola. En 1986, ambos constituyeron la Asociación Promotora Educativa San Carlos Borromeo, a través de la cual reciben donaciones y aportes con el fin de promover otras actividades educativas. Constituyeron así el Colegio San Ignacio de Recalde y, ulteriormente, en 1995, la Universidad San Ignacio de Loyola. Estas asociaciones saben mucho sobre financiamiento. Al 31 de mayo tenían deudas de seis millones de dólares con el sistema bancario.
    A partir de 1994, Boloña y su socio incursionaron en el sector comercial, y, en sociedad con Samuel Winter Zuzunaga, constituyeron Ann Arbor Perú S.A., para el negocio de pizzas con la marca Domino's Pizza, llegando a establecer una cadena de diez locales. Pero el negocio no parece haber funcionado bien. De acuerdo a cifras de 1998, esta actividad les generó una deuda de ocho millones de dólares, equivalente a 9,2 veces su patrimonio y a 28 meses de ventas. Buena parte de este endeudamiento es, para variar, con los bancos. Al 31 de mayo de este año, la deuda es de cuatro millones de dólares.
    En 1996, Boloña participó con el 50 % de acciones en la constitución de la empresa Dos Molinos S.A., dedicada a la fabricación de quesos y otros productos lácteos. De esta sociedad sólo se sabe que a mayo del presente adeudaba a los bancos un millón y cien mil dólares.
    Es probable que todos estos reveses hayan obligado al ahora ministro a comprometer totalmente su patrimonio personal. En efecto, a mayo del 2000 acusaba un endeudamiento personal con el sistema bancario por un monto de cuatro millones y medio de dólares. Como garantía de esa deuda, ha constituido 9,5 millones de dólares en fianzas e hipotecas. Un detalle significativo es que hasta el 31 de marzo Boloña tenía en hipoteca 3,1 millones de dólares.
    Otro acápite sorprendente es que los bancos, año tras año, lo han calificado como un deudor "normal".
    Es en estas difíciles circunstancias que Boloña accede por segunda vez a una cartera que tampoco deja de ser pesada. Cabe preguntarse si tendrá suficiente tranquilidad para ocuparse de los espinosos problemas de la recesión.
    Aunque claro, como en el caso de Chlimper, las flamantes medidas de fortalecimiento patrimonial acordadas por Fujimori (y su Consejo de Ministros en pleno) deben haberle aliviado en buena medida de compromisos impagables.

     

     


  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal