Edición Nº 1630

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     


    3 de Agosto de 2000

    De Nuevo al Parque
    Después que los buldozer aplastaran la Cabañita, Kusi Kusi regresa al Parque de la Cultura.

    Los títeres de Victoria y Gastón Aramayo tienen una nueva (aunque provisoria) casa en el Parque de la Cultura. Ya era hora.Derecha, En los ochentas, manejando a Kusi Kusi, muñeco-símbolo de la compañía.

    UN año y medio arrojados del Paraíso. Sin ningún pecado que confesar, salvo ser dos titiriteros testarudos que durante 26 años mantuvieron un espacio único en su género. Vivieron de los títeres hasta que un día una aplanadora les pasó por encima. "Hasta hoy no dejo de decir que eso fue una barbaridad" -dice Victoria, recordando con amargura-. "Es criminal pensar en la destrucción de un sitio como la Cabañita..."
    "Nosotros no responsabilizamos a la Municipalidad, sino al arquitecto que planificó todo, sin saber qué ocurría realmente en el parque. El pensó que hacía algo bueno, como defendernos de las pirañitas, prostitutas y delincuentes del parque, pero nosotros ya habíamos logrado superar eso y seguíamos con nuestro público..." señalan ambos.
    Un día Augusto Ortiz de Zevallos asistió a una invitación de los Kusi Kusi, y tras la función, se dio cuenta del error. Su diseño de una isla de títeres al centro del Jardín Botánico no tenía ninguna relación con el trabajo de la pareja. Pero ya era muy tarde y los planes y presupuestos habían sido aprobados.
    Eso ya es historia. Un año y medio después, gracias al apoyo decidido del Centro de Artes Escénicas, los Kusi Kusi ocupan ahora un espacio provisional en el sótano de la Cabaña, antes ocupado por la Policía municipal. Ambos esperan que les construyan un nuevo local, como el anterior, aunque después de tantos golpes, no abrigan demasiadas esperanzas.
    En estos días, los esposos Aramayo desembalan los muñecos que guardaban en 45 cajas de cartón para darles cobijo en su nuevo almacén. Ahora convertirán aquellas cuatro paredes en una sala de teatro, con cortinas, bambalinas, pies, juegos de luces, equipo de sonido y una mesa de control de luces, toda una inversión financiada gracias a la donación del gobierno de Finlandia. Luego de preparar a jóvenes titiriteros para recomponer el grupo, disuelto tras la pérdida del anterior local, los Kusi Kusi repondrán los fines de semana de setiembre su antiguo repertorio. Montajes muy sencillos, como para ir probando la plaza. "Bailes del Perú" será el primero.
    "Todavía estoy con miedo -dice Victoria-, yo no puedo decir cómo marcharán las cosas. Entramos dentro de una organización burocrática como Emilima, y tendremos que pagar un 20 por ciento de los ingresos, además de las modificaciones del nuevo local. Pero vamos a acomodarnos de la mejor manera. No sabemos qué pasará, pero sigo soñando con la idea de tener un teatro independiente...". Los Aramayo vuelven a manejar los hilos de sus criaturas, y aunque los tiempos son otros, el nuevo y masivo público del parque podrá reivindicarlos. De eso estamos seguros. (Enrique Planas).



     

    Deje la razón afuera. Todo es sensorial en la primera individual de Jurado.

    Color y Espacio
    Trasgresiones de Cecilia Jurado en El Ojo Ajeno.

    COMENZO fotografiando la ausencia, los espacios libres. Cines y teatros vacíos, por ejemplo. Luego buscó lugares donde hallara aquella sensación de forma permanente, y las casas abandonadas se le abrieron como territorio a explorar. Allí, Cecilia Jurado (Lima 1976) descubrió cómo la luz transfiguraba continuamente los espacios. Dio cuenta de los caprichosos colores y heridas de las paredes, y logró, con exposiciones largas en bajas condiciones de luz, saturar el color.
    Su ímpetu por lo cromático empezó a reflejarse en la ambigüedad de sus perspectivas y las trasgresiones al espacio. A través de sus grandes fotografías de paredes y esquinas, Jurado es capaz de introducirnos en distintos territorios: las líneas horizontales evocan paisajes donde el color se vuelve sucesivamente etéreo, desértico o nocturno, todo depende de nuestros ojos y propia imaginación. Lo cierto es que, cuestionando la clásica bidimensionalidad de la fotografía, la joven fotógrafa consigue que el color se convierta en elemento generador del espacio. Y eso hay que verlo. Su primera individual se inaugura el martes 8 de agosto en la galería El Ojo Ajeno, del Centro de la Fotografía (28 de Julio 547, Miraflores).


     

    Higa regresa a Praxis para ofrecer íntimas visiones de la identidad.

    La Identidad de Higa

    QUE íntimo y revelador puede parecernos un cajón de ropa. Lavada, planchada, doblada con delicioso cuidado. Habla de quien la viste, de quien la conserva, de quien vela por sus pertenencias. Así de sencillo y de personal. Esta es sólo una de las imágenes con las que Jaime Higa explora el tema de la identidad, usando para ello diversas lupas de aumento: lo social, lo personal, lo cultural, etc. En 15 telas pintadas al óleo y técnica mixta, Higa comparte las peculiaridades de su estilo, un recorrido de lo pop, lo criollo-peruano, lo oriental y lo íntimo, pasando por visiones que van de lo clásico a lo contemporáneo. Va desde hoy hasta el 19 de agosto en la Galería Praxis (San Martín 689, Barranaco).

     




    Los dibujos reunidos por los amigos en la vitrina de la casona de San Marcos.

    Papeles de Humareda

    El pintor puneño vuelve a su cuartito en el Hotel Lima gracias al trabajo de jóvenes investigadoras del Museo de Arte de San Marcos y la iniciativa de la Fundación "Victor Humareda Callirgos" dirigida por el pintor Eduardo Moll. Reuniendo a sus amigos e investigando profundamente la personalidad del artista, se ha logrado reunir una interesante colección de dibujos, dedicados especialmente a sus desnudas y provocadoras mujeres, sean vecinas meretrices como la bella Elizabeth o lejanas musas, como la eterna Marilyn. La muestra "Humareda en Blanco y Negro" se inaugura en la casona sanmarquina (Nicolás de Piérola 1222, Lima) el viernes 4 de agosto, a las 7:00 p.m. Vale.

     



    Lo místico y lo teatral en nuevo rito plástico de Romero.

    Corazón Pacífico
    Lienzos, estandartes y altares en nueva individual de Jaime Romero.

    EL realismo, la audacia, la espiritualidad y el sarcasmo. Reúnalo todo en una olla a presión kitsh y tenemos como resultado una de las obras más originales y controvertidas. Jaime Romero inaugura hoy jueves a las 8:00 p.m. Ara Pacis (Altar de la paz) su octava individual, tomando las dos salas del Centro Cultural Ricardo Palma (Larco 770, Miraflores). La principal pieza de la muestra es una instalación fabricada con 200 miniaturas y cientos de plumas, concebida bajo el influjo del histórico templo del Emperador Augusto en Roma, el que, según los iniciados en el tema, tenía como principal objeto las honras a la paz. Comparten el espacio estandartes de gran formato, así como pinturas y altares dedicados a Santa Rosa de Lima. Desenfadado y provocador espectáculo que promete escandalizar a los incautos es lo que se promete. Hay que verlo hasta el 29 de agosto.

     


  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal