Edición Nº 1629

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    13 de Julio de 2000

    Los Límites De un Modelo
    El propósito de enmienda anunciado en 1995 se tradujo en nuevos abusos y desengaños.

    A la luz de lo ocurrido en el segundo período, el tercer mandato de Fujimori no autoriza optimismos. Un conjunto de personajes y vicios conocidos, y elementos "nuevos" que aportan un suplemento de vulgaridad y cinismo nunca vistos, pueden estar llevando a Fujimori a perder la carrera antes de la partida. Todo ello, en medio de la más profunda y prolongada recesión de la economía. Entretanto, la última encuesta nacional de Datum señala una baja de 50% a 43% en la aceptación del Presidente.

    Fujimori cuando su primera reelección. 1995. Derecha: Tensiones de una mala partida. 2000.

    SI el 28 de julio de 1995 Alberto Fujimori reasumió el poder en medio de palmas, ahora lo hace bajo un clamor de pitos.
    En estos cinco años su popularidad, con altibajos, ha sido minada por tres realidades: prolongada y profunda recesión económica, acentuación del autoritarismo civil-militar y afán de reelección reñido con la legalidad.
    Si de amor propio se trata, Fujimori puede jactarse de haber concluido su tarea de demolición de las instituciones. Se ha producido acá un eclipse de la democracia.
    Esta comprobación no necesita de los argumentos de la oposición ni de las severas críticas de la prensa internacional. Es un hecho visible que empieza a corroer incluso la confianza de sectores que habían optado por el hombre fuerte, capaz de repartir dádivas. Una encuesta nacional de Datum indica que la aprobación a Fujimori ha descendido 7% en julio.
    Antes de volver al poder, ya empieza Fujimori a perderlo.
    Si el fraude empezó mucho antes de las elecciones, ese proceso de erosión es un fenómeno acumulativo que arrancó cuando menos desde 1996.
    La historia de los Gabinetes y los ministros, así como del Congreso, en estos cinco años, exhibe las cicatrices de ese desgaste, que varias encuestas certifican.
    El primer Gabinete del segundo período fujimorista, presidido por Dante Córdova, pareció auspicioso en su inicio. Quizá precisamente por eso sólo duró nueve meses.

    Aunque Lima sigue siendo más fujimorista que el resto del país, este gráfico revela un descenso tendencial: desde el 73,5% de junio de 1995 al 48% de la última encuesta. El bajón más rudo arrancó en abril de 1997, con el caso de Leonor La Rosa y sus secuelas respecto a Canal 2. Los sondeos recientes indican desilusión incluso entre quienes, se supone, dieron su voto al Presidente.

    Fue un triunfo de la línea dura en política económica, piloteada por el duradero ministro Jorge Camet; pero también del reeleccionismo galopante, inspirado en Palacio y fielmente coreado por un Congreso cuyos presidente fueron, sucesivamentes, Martha Chávez y Víctor Joy Way, entre 1995 y 1997.

    “INTERPRETACION AUTENTICA”

    Autoritarismo y reeleccionismo fueron de la mano en estos cinco años. Buena prueba es que la "interpretación auténtica" del Artículo 112 de la Constitución fue aprobada en el Congreso el 23 de agosto de 1996, y con esa misma fecha promulgada por el Presidente Fujimori y publicada en El Peruano en igual día.

    PRIMEROS MINISTROS 1995-2000

    Dante Córdova, Víctor Joy Way, Alberto Pandolfi, Javier Valle-Riestra y Alberto Bustamante. El de más larga duración fue Pandolfi (del 3 de abril de 1996 al 4 de junio de 1998).

    En esos días, el Congreso logra ponerse de acuerdo para elegir al Defensor del Pueblo. La elección recae en el Dr. Jorge Santistevan de Noriega, que juramenta el 10 de abril. Se iba a convertir en un ejemplo de independencia y cordura, en el ejercicio de una función que tiene mucho que ver con la defensa de los derechos ciudadanos frente a las amenazas o abusos del poder.
    Lo acertado del nombramiento se vio desde el inicio. Los primeros actos del Defensor consistieron en apoyar el derecho de referéndum y el precisar que no podía oponerse a las privatizaciones por ser éstas actos legítimos de gobierno.

    1997: CAIDA ESPECTACULAR

    En 1997, entre abril y junio, se produce en la popularidad de Fujimori una caída traumática. Es a raíz de la primicia que Leonor La Rosa Bustamante, ex agente del Servicio de Inteligencia del Ejército (SIE), brinda al programa `Contrapunto' de Canal 2, entonces conducido por Baruch Ivcher.
    Antes de esa aparición de Leonor La Rosa, se habían encontrado los restos descuartizados de otra ex agente del SIE, Mariella Barreto

    RELACIONES EXTERIORES

    Francisco Tudela, Eduardo Ferrero y Fernando de Trazegnies: tres cancilleres de una etapa en que la política exterior es en gran parte manejada directamente desde Palacio de Gobierno.

    A ambas se les reprochaba en los servicios de Inteligencia el haber suministrado a la prensa datos sobre la ubicación de los restos de los estudiantes y el profesor de la Universidad de Educación La Cantuta, y también sobre planes de asesinar al periodista César Hildebrandt.
    El 29 de mayo de 1997 se produce la destitución de tres miembros del Tribunal Constitucional. Es un hecho crucial que desata ocultas energías opositoras, sobre todo juveniles.
    Hay que subrayar que la gente soporta con mayor paciencia el maltrato económico que los abusos y crímenes contra los derechos humanos. Es una verdad que puede estar manifestándose ahora mismo, después de las elecciones, y a raíz de éstas.
    Este 28 de julio, el propio Fujimori, en su mensaje a la nación, nos revelará si lo que nos espera es un nuevo capítulo en la espiral de autoritarismo.
    Sólo los optimistas exagerados creen posible que surja, como opinó Pablo Macera hace algunos meses, un Fujimori sin fujimorismo.

    DEFENSA

    Víctor Malca Villanueva, Tomás Castillo Meza, César Saucedo Sánchez, Julio Salazar Monroe, Carlos Bergamino Cruz.

    EL CASO YOSHIYAMA...

    Fujimori ha demostrado no tener ningún escrúpulo para arrojar por la ventana a sus enemigos. Y a sus amigos también. Ejemplo de esto último es lo ocurrido con Jaime Yoshiyama, por mucho tiempo considerado el delfín del Presidente.
    En el momento en que lo obligaron a renunciar, el 6 de setiembre de 1996, trascendió que el ex capitán Vladimiro Montesinos lo había acusado de haber transferido al Canal 2 grabaciones sobre el tráfico de drogas en la zona del Huallaga. Eran los días en que Demetrio Chávez `Vaticano' afirmaba haber entregado a Montesinos 50 mil dólares mensuales como "licencia" para su vil negocio.

    JUSTICIA

    Fernando Vega Wanta Gadea, Carlos Hermoza Moya, Alfredo Quispe Correa, María Carlotta Valenzuela, Alberto Bustamante.

    También acusaron a Yoshiyama de haber tenido un trato demasiado benigno con el alcalde Alberto Andrade, después de haber sido derrotado por éste. Era grave, dado el objetivo reeleccionista de Fujimori, cuya campaña incluía la destrucción de un rival potencialmente tan peligroso como Andrade (CARETAS 1431).

    JUSTICIA

    Jorge Santistevan de Noriega: independencia y cordura, Nicolás de Bari Hermoza Ríos, fue licenciado cuando menos lo esperaba.

    ...Y EL DE SANTIAGO

    Parecido es el caso de Santiago Fujimori, hermano del Presidente. Este fue desalojado del entorno presidencial, entre otras cosas porque no era partidario de la re-reelección. Dícese que su reflexión era: "sales ahora y regresas el 2005". CARETAS 1411 explicó: "era uno de los pocos del entorno, si no el único, capaz de discrepar o criticar con franqueza al mandatario"
    Santiago está de vuelta en Palacio. Su permanencia o nueva defenestración pueden ser un barómetro para medir si Fujimori prosigue con el fujimorato, o lo abandona.
    Después de conocer la vergonzosa compraventa de congresistas y de captar la laya lumpenesca de algunos debutantes en el recinto que otrora ocuparon un Raúl Porras Barrenechea o un Roberto Ramírez del Villar, uno se siente, a la verdad, pesimista. "Pesimista", escribió el humorista uruguayo Wimpy, "es uno que sabe cómo acaban en el mundo los optimistas". (César Lévano)


  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal