Edición Nº 1620

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    26 de Mayo de 2000


    Al Día Siguiente
    Las consecuencias económicas de unas elecciones irregulares pueden resultar funestas para la generación de empleo y la esperada reactivación.

    Al cierre de esta edición, Standard & Poor's y Moody´s batían sus tambores de guerra contra las calificaciones del riesgo-país en el Perú. Si bien a principios de los '90 la estabilización, la apertura del mercado y las reformas estructurales convirtieron al Perú en la niña de los ojos del FMI y de los bancos de inversión, hoy el país se ha convertido, por obra y gracia del desbarajuste re-reeleccionista, en serio postulante a ser un país aislado de la comunidad financiera internacional. Luego de diez años de intenso trajinar, parecería que estamos tratando de regresar al lugar de donde partimos.

    No es cierto que se pueda estar mal con Washington, y bien con Wall Street.


    Escribe
    RAFAEL HIDALGO

    NO se requiere ser oráculo de Delfos para augurar que si no hay prórroga electoral y segunda vuelta transparente se resquebrajarán las bases macroeconómicas: las tasas de interés, el nivel de inversión, la volatilidad del tipo de cambio, la estabilidad financiera y las metas de privatización.

    EL COSTO DEL DINERO

    En este escenario, un hipotético tercer gobierno de Alberto Fujimori no generaría empleo, sino, por el contrario, "se convertirá en la ovejita negra del sistema internacional", tal como señala el ex presidente del BCR, Jorge Chávez (CCN 23/5/2000).
    ¿Por qué? No sólo porque el presidente Bill Clinton ha hecho suya la Resolución 43 del Senado de EEUU. (que, entre otras cosas puede impedir nuevos créditos), sino porque justamente el viernes 18 la clasificadora de riesgo internacional Standard & Poor's ha colocado en observación negativa el rating soberano del Perú, a raíz de las irregularidades electorales, Mauro Leos de Moody´s precisó que la "contienda electoral está complicando la situación de la economía peruana y el horizonte para las inversiones". (CPN, 23/05/2000). Hasta los siempre optimistas bancos de inversión han perdido la calma. Arturo Porzecanski del ING Barings ha señalado que "se avecina un período oscuro para el Perú". (Agencia EFE).
    Para el ex director del BCR Julio Velarde, "es un hecho que se va a reducir la clasificación", y esta rebaja tiene un reflejo directo en el castigo por riesgo -país que reciben los Bonos Brady del Perú que sirven de base (benchmark) para establecer el piso que cobran los bancos extranjeros a los bancos o empresas peruanas.

    EZafarrancho de combate durante la presentación del proyecto Sierra Verde: Hurtado Miller, Aguinaga, Mosqueira y cejijunto Goldenberg.


    A juicio de Juan José Marthans, de la Universidad de Lima, esta re-clasificación provocaría el aumento del costo del crédito no sólo por la elevación del nivel del riesgo-país, sino porque "la banca extranjera que fondea recursos a nuestros bancos limitaría sus líneas, lo que estrecharía el financiamiento al sector productivo".
    Si a esto se suman las recientes alzas de la tasa de interés de la Reserva Federal de EE.UU., el panorama resulta desolador. Tras de cuernos, palos. El talón de Aquiles del modelo económico a lo largo de la década han resultado las elevadas tasas anuales de interés, que superan en nada menos que ocho veces la inflación anual (30,5% versus 3,8%), y ahora se sumarían nuevos incrementos. En realidad, como lo recuerda continuamente ADEX en sus comunicados, no sirve de mucho vanagloriarse de contar con un nivel de inflación bajo si el costo del financiamiento es tan alto.

    INVERSION EN RETIRADA

    Otro de los grandes problemas que conspiran contra la generación de empleo es la caída en picada de la inversión privada en los últimos tres años. Esta se ha precipitado no sólo por la crisis asiática, rusa y brasileña, sino por otros factores relativos a la inestabilidad política. Mientras en el contexto latinoamericano la inversión directa extranjera (IDE) se ha recuperado en 1999, en el Perú ha continuado decayendo.
    ¿Por qué llega una mayor suma de inversiones a Brasil, Chile, México, Colombia, entre otros? La razón es que a estos países Standard & Poor's, a diferencia de lo que sucede con el Perú, les ha otorgado "grado de inversión", que los habilita para recibir capitales del exterior sin mayores dificultades, en la medida en que no tienen un sector externo riesgoso (deficitario), ni una deuda elevada, ni complejos problemas de institucionalidad, como señala Pablo Secada de la SAB Santander.
    Eso explica por qué si en 1994 y en 1995 el Perú captó el 10,61% y el 5,96 %, respectivamente, de la inversión extranjera que llegó a América Latina, en 1998 y en 1999, en pleno boom la inversión directa extranjera a América Latina, sólo llegó a captar el 0,4 % y el 0,86 % de este flujo.
    Si Standard & Poor's rebaja la calificación de la deuda peruana, es improbable que esta situación se revierta, "porque los inversionistas van a percibir que es muy difícil que la economía crezca", agrega Velarde, y porque el ansiado grado de inversión se va a perder en el horizonte.
    Roberto Abusada, defendiendo el modelo, en reiteradas ocasiones ha señalado que el déficit externo no debe preocuparnos por la creciente inversión directa extranjera y el flujo de los capitales de corto plazo. Ahora, en este nuevo contexto, a raíz del tole-tole electoral las Reservas Internacionales Netas (RIN), caerán porque "cura que vende cera y no tiene cerería, ¿de dónde pecata mía, sino de la sacristía?".
    Por lo pronto Standard & Poor's ha puesto en revisión para una posible rebaja en calificación a la deuda de la minera Yanacocha. Así mismo Cementos Lima anunció que la incertidumbre electoral estaba mermando las expectativas de ventas y de inversión (Hidroeléctrica de El Platanal), de la compañía. (Gestión 24-05-00).

    EL TIPO DE CAMBIO

    A lo largo de esta década, el tipo de cambio ha estado ajeno a los repentinos saltos de los '70 y los '80, no sólo por la derrota de la inflación, sino también por el elevado nivel de las RIN, que desalienta a los especuladores, y por la válvula de escape de la flotación sucia.
    Sin embargo, la quiebra de la institucionalidad, como se probó el cinco de abril de 1992, provoca de inmediato el retiro de los depósitos bancarios en moneda extranjera por parte de los no residentes en el Perú (en esa ocasión se perdieron US$ 200 millones en una semana).
    Para remate, a partir de 1997 en que los capitales de corto plazo llegaban a nuestras orillas en cantidad considerable (US$ 2.598 millones), en 1999 sucede todo lo contrario, porque se han retirado magnitudes considerables (US$ 1.853 millones). Tan grave es esta tendencia, que en los últimos dos años las RIN han caído en US$ 2.000 millones.
    Si bien el BCR puede luchar en dos frentes de batalla contra la volatilidad cambiaria, lo único que puede alcanzar son victorias pírricas. Si, por un lado, sale a vender dólares para evitar el alza del tipo de cambio, las RIN caen y el peligro aumenta. Si, por otro lado, disminuye la liquidez en soles del sistema para disminuir la demanda de dólares, se agrava aún más la recesión.
    Craigh Smith, vicepresidente de Tesorería del BankBoston sostiene que en este escenario podría esperarse en el corto plazo una devaluación del 2 % (Semana Económica, No. 721).
    También es de esperarse que, por la resolución 43 los préstamos en camino del Banco Mundial y del BID (US$731 millones) van a tender a la demora (tal como sucedió en 1992). Pero lo más grave será la actitud del gobierno de EE.UU. en los directorios de estas instituciones para aprobar nuevos préstamos.

    BANCA MOVIDA

    Pese a que el sector público tiene casi inmovilizados en los bancos cerca de US$ 2.700 millones "no está la Magdalena para tafetanes". El economista del MIT Paul Krugman ha señalado en su reciente visita que uno de los grandes entrampes que tiene el país es que la más mínima devaluación ocasiona de inmediato serios problemas financieros.
    La morosidad bancaria ha regresado (como a mediados de 1999) al nivel de 10,86 % de las colocaciones, que bordean los US$ 12.000 millones. Este indicador podría ser más preocupante si es que la Superintendencia de Banca y Seguros incorporara en su medición los US$ 1.300 millones de la deuda pesquera, los US$ 426 millones que el Estado acaba de canjear por bonos, los carruseles de refinanciaciones, los sobregiros ad limitem y los US$ 175 millones que el Banco de la Nación dispuso como canje por los inmuebles del Banco Latino y, por cierto, la titulación de la cartera pesada del Banco Wiese Sudameris. La prueba ácida de que la situación está que quema es el reciente llamado del ministro de Industria, Juan Carlos Hurtado Miller, que ha pedido se suelten las amarras de las lanchas salvavidas: "se requieren normas complementarias para reforzar el sistema bancario" (Gestión, 23/5/2000).

    CARRERA DE CABALLOS

    El proceso de privatización en el Perú fue uno de los más acelerados de América Latina, pero no es un secreto que la campaña de la re-reelección (tal cómo sucedió en la campaña electoral de 1994) ha paralizado este programa, incluyendo las concesiones.
    En 1995 se esperó que pasaran las elecciones para privatizar la Refinería La Pampilla y el Banco Continental. Participaron empresas españolas de renombre. En un escenario político muy caldeado por las protestas, alguna empresa de solera puede tentar, por ejemplo, meter los pies en las siempre movidas aguas de la concesión del Puerto del Callao.
    Si bien en 1992, luego del golpe del cinco de abril, la reunión de la OEA en Bahamas evitó a duras penas que la economía se descarrilara, hoy sería casi un milagro que la cita del mismo organismo interamericano, a realizarse en Canadá la primera semana de junio, pueda evitar que las calificadoras de riesgo como Standard & Poor´s y Moody´s se pronuncien negativamente sobre el Perú, con lo que por primera vez en la década la percepción del Perú se unificará tanto en Washington (Departamento de Estado, Congreso) como en Nueva York (Wall Street). Una proeza de dudosa rentabilidad.

     

     


     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal