Edición Nº 1619

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     
    MAL MENOR
    18 de Mayo de 2000

    Por JAIME BEDOYA


    Fujimori sí Cumple


    LA ingratitud es uno de nuestros defectos nacionales. A lo largo de una década de vivir acostumbrados al calor de un manto calidoscópico de bienestar lo hemos acabado dando por gratuito. No es justo.
    No nos referimos a limitarnos a darle gracias al gobierno por haber hecho su trabajo, es lo mínimo que este está obligado a hacer y lo último que un ciudadano sin complejos debe conceder: hincarse agradecido de rodillas ante quien se dedica al país por sólo dos mil soles al mes. Tal es el honrado apostolado democrático.
    Nos referimos a esos pequeños detalles de fujimorismo -auténticos aportes de civilización- que han hecho de la vida cotidiana en este país un permanente acertijo y de su salud moral una neoplasia.

    Cumplió con el problema del empleo. Al menos con su hijo Hiro, actualmente empleado en la Mitsubishi del Japón, y con Vladimiro Montesinos, que si bien nadie está autorizado a saber exactamente qué hace, recibe 200 mil dólares al mes por hacerlo.

    Cumplió con impulsar la educación. No sólo nombrando a un dibujo animado de bajo presupuesto como Ministro de Educación, sino ofreciendo al estudiantado a través de su vivo ejemplo una norma de conducta maleable y oportunista pero eficaz. Dices una cosa, haces otra. Mientras, el profesorado, gozando de la oportunidad recreacional que le da el gobierno, hace taxi.

    Cumplió con fomentar la libertad de prensa. La generosa publicidad estatal pone al alcance de todos los bolsillos y hace posible al lector peruano gozar de una ventaja, si bien capciosa, única en el continente: poder elegir entre nueve tipos de excrecencia impresa. El sueño de un gastroenterólogo coprolálico.

    Cumplió con una mejor calidad de vida. Hay más restaurantes que nunca en Lima. Ya venden papel higiénico importado. En Teatriz no entran cholos. Si bien estos cambios sólo afectan a unas pocas familias, se trata de aquellas innatamente incapacitadas para la solidaridad.
    Es difícil imaginar un comedor de madres en San Isidro organizándose para compartir un camembert.

    Cumplió con los derechos humanos. Se tuvo la delicadeza de entregar los restos carbonizados de los desaparecidos de La Cantuta en cajas de cartón de Leche Gloria en relativo buen estado.

    Cumplió con fortalecer las instituciones. El Poder Judicial es una sastrería. La Sunat un verduguillo. El Congreso un circo sórdido. Los que quieran aplaudir esto que lo hagan ahora. Mañana les puede tocar a ellos ser la atraccion del día.

    Cumplió con elevar la dignidad nacional y formó líderes. La lealtad y la consecuencia, nociones obsoletas y sobrevaloradas, finalmente han sido puestas en su sitio: Dos tractores ganan un opositor. Una deuda, un partidario. Un chantaje, un cómplice. El legado vive en una camada, que por vasta, es imposible enumerar.
    <> Identifíquelos por las rodilleras.

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal