Edición Nº 1618

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    11 de Mayo de 2000


    La Terrorista Que El Gobierno Soltó

    Una integrante del Ejército Rojo Japonés fue devuelta a su país, a pesar de que la DINCOTE rastreó sus reuniones con miembros de SL.

    La integrante del Ejército Rojo Japonés (ERJ) fue detenida en Lima. Se detectó que habría tenido reuniones con miembros de SL.

    Como perros tras la presa, varios parlamentarios oficialistas y algunos medios ídem se lanzaron a despedazar al candidato Alejandro Toledo luego de que éste declarara en Washington sobre el caso de Lori Berenson. En 1996, sin embargo, el régimen devolvió al Japón a Kazue Yoshimura, integrante del Ejército Rojo Japonés -un grupo terrorista de marca mayor-, a quien la DINCOTE arrestó por sus presuntos vínculos con Sendero Luminoso. Actualmente, además, tiene como parlamentaria electa a Neri Felipa Salinas Dávila, acusada en el pasado de pertenecer al MRTA. ¿Hay derecho a armar tanto escándalo por el caso de la Berenson?

    Mayo De 1996
    Kazue Yoshimura es presentada por agentes de la DINCOTE. Poco después sería embarcada al Japón.

     

    NO costaría nada ser equilibrado, poner las cosas en su justa dimensión, sobre todo si se trata de algo tan delicado como la subversión terrorista. Pero en los predios oficialistas todo no se mide con la misma vara. Tampoco es lo mismo, para el régimen, una capturada japonesa y una norteamericana.

    El ERJ, al que pertenece la Yoshimura, no es un grupo terrorista cualquiera. En setiembre de 1977 secuestraron un avión de Japan Airlines que hacía la ruta de París a Tokio y lo hicieron aterrizar en Bangla Desh. También perpetraron una masacre en el aeropuerto de Tel Aviv, en 1970.


    El 25 de mayo de 1996, tras un paciente seguimiento hecho por la DINCOTE en Lima, fue capturada Kazue Yoshimura, militante del feroz Ejército Rojo Japonés (ERJ), un grupo terrorista que actúa en diversas partes del mundo (Europa, Asia e incluso América) desde la década de los '70. Las pesquisas policiales habían determinado algo gravísimo: estaba haciendo contactos con Sendero Luminoso.


    Se presume que estableció nexos con mandos senderistas conocidos como "Arcadio" y "Julián", e incluso con Oscar Ramírez Durand "Feliciano". Pretendía, según fuentes policiales, coordinar con SL posibles acciones en el Perú, acaso como una manera de que el ERJ tenga presencia en América Latina.
    Hay que el ERJ no es un grupo terrorista menor. Participó en una masacre suscitada en el aeropuerto de Tel Aviv en 1970, en la cual murieron varias personas. El mismo año robó un avión de Japan Airlines en el espacio aéreo japonés y, más tarde, el 28 de setiembre de 1977, secuestró un avión de la misma línea aérea que volaba de París a Tokio y lo hizo aterrizar en Dacca, Bangla Desh.
    A pesar de conocerse los antecedentes de su grupo, de las sospechas que había sobre ellos y de haber sido descubiertos con documentos falsos, la Yoshimura y Yukiko Ekita -hijo de otro miembro del ERJ, capturado junto con ella- al poco tiempo fueron expulsados del país y entregados a las autoridades niponas. Parece evidente que hubo una presión del gobierno japonés hacia el Perú, una presión que, todo indica, produjo resultados casi sin chistar.

    Facsímil del atestado en el que se implica a Neri Salinas y su esposo Cirilo Torres, como miembros del MRTA. De allí a Perú 2000.


    En Japón, el 19 de diciembre de 1997, la Yoshimura fue sentenciada a dos años y medio de prisión por haber usado un pasaporte falso. Pero había aún más. Los contactos de ella y el ERJ llegaban hasta Bolivia, donde la Interpol capturó a Jun Nishikawa, considerado como uno de los jefes de este grupo terrorista.
    ¿Así combatía el señor Presidente al terrorismo internacional? En algún momento Fujimori declaró que a la sediciosa se le dejó ir porque "no había pruebas", argumento que sin embargo sería luego mezquinado a cientos de presos injustamente acusados de terrorismo, alguno de los cuales hasta ahora están en prisión.

     

    Mientras, Lori Berenson permanece presa en el penal de Socabaya. Lo que piden sus abogados y la opinión pública norteamericana es un nuevo juicio, no su liberación.

    Y la Acusada Que Llegó al Parlamento...

    El otro caso por el que habría que tomar con pinzas la lucha incondicional del régimen contra el terrorismo lo encontramos en su propia lista parlamentaria. Con el Nº 99 candidateó al Congreso Neri Felipa Salinas de Torres, una persona presuntamente vinculada al MRTA, que fue sindicada por varios arrepentidos de ser un mando senderista en la zona de Yurimaguas.
    Los periodistas de "Radio Tropical" recogieron el testimonio del emerretista arrepentido identificado como "J.J.", a quien señalan como ex amante de Lucero Cumpa, quien afirma que la Salinas era el brazo político de su ex organización en Yurimaguas. Dice además que la Salinas se encargaba de las Escuelas Políticas, donde captaban nuevos miembros.
    Existe incluso un atestado (ver facsímil) en el cual la señora Salinas y su esposo Cirilo Torres Pinchi -actual director regional de Educación de Loreto- son sindicados como miembros del MRTA. Incluso Enrique Hildebrandt, un empresario avícola, en una oportunidad se enfrentó a tiros con unos emerretistas en San Martín Al capturar a uno de ellos -que resultó siendo uno de sus ex trabajadores-, éste confesó que quien daba las órdenes era la señora Salinas.

    Neri Salinas de Torres, actual parlamentaria electa por Perú 2000. No hay certeza de que haya vestido alguna vez el uniforme verde olivo, pero aún hay quienes la acusan de haber sido un mando del MRTA en Yurimaguas, incluso militar.


    Por cierto un atestado no es nada concluyente. Y diversas acusaciones tampoco hacen necesariamente a alguien culpable. Según otra versión, la señora Salinas sería una arrepentida del MRTA, lo cual tampoco la anula como ciudadana. CARETAS en varias oportunidades mostró su acuerdo con la Ley de Arrepentimiento, como una forma eficaz de combatir a la subversión.
    Sin embargo, resulta asombrosa la desproporción entre las destempladas reacciones frente al caso de Lori Berenson, que aún está en el terreno de las especulaciones, y la indulgencia con la que se trató sobre todo a la Yoshimura. En el caso de la señora Salinas, hoy congresista electa, hay testimonios que la siguen acusando, lo cual, cuando menos, debió haber provocado resquemor entre los paladines oficialista de la lucha contra el terror.
    Pero todo valeen la lucha por enlodar a la oposición. Mientras el candidato Toledo se limita a decir que el Perú volverá a la competencia contenciosa de la Corte Interamericana, lo cual podría significar nuevos juicios para algunos acusados -no su liberación, como pérfidamente señala el oficialismo-, el Gobierno en los casos señalados ya juzgó, ya actuó y ya procedió. La justicia según Perú 2000, sin duda (Investigación de David Montoya).

     

    Ver carta aclaratoria en la edición posterior No. 1793 - 9/10/2003, "CON OTRA VARA" en la sección Nos Escriben y Contestamos


     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal