Edición Nº 1617

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     


    4 de Mayo de 2000

    Ellas Bailan Solas
    Explorando soledades y convivencias, Pachi Valle Riestra demuestra qué tan animales somos en su espectáculo de danza Gregario.

    Karin Aguirre dominando el espacio. Juntarse y alejarse unas de las otras marca el ritmo del montaje. Derecha: Intensas Pachi Valle Riestra y Rossana Peñaloza en animal solidaridad.

    PARA Pachi Valle Riestra no hay mayor placer que beber café y mirar gente. Y pensar, claro. Pensar en cómo cada persona vive dentro de la manada a pesar de creerse independiente. Quizás porque ha visto muchos documentales del Discovery, ella imagina a la gente como leones, devorando sus presas en soledad pero indefensos si se alejan demasiado del grupo. En nuestras modernas tribus y clanes ¿Cómo sostener la soledad? ¿Cómo vivir en compañía? son preguntas que tanto Pachi como Rossana Peñaloza, Karin Aguirre, Cori Cruz y Cristina Velarde buscan responder bailando en Gregario, su más reciente montaje de danza contemporánea.
    Estas cinco mujeres nos entregan imágenes y situaciones marcadas por lo positivo o negativo de vivir en grupo. Primero nos asociamos con los otros por nuestra necesidad de afecto, por lo dulce de las buenas compañías, por la felicidad del juego compartido. Pero luego aparece también la humana competencia, la envidia, la imitación. Finalmente, el grupo puede disolverse para volver a formar otros, pero más que evidenciar el fracaso de nuestras relaciones, lo que se trata aquí es revelar lo necesario de este humano conflicto: nos duele separarnos, pero es necesario hacerlo para conocer a los otros.
    En el escenario, Valle Riestra apuesta por levantar una estructura metálica que modifica continuamente el espacio escenográfico. Estos biombos aíslan a las bailarinas convirtiéndolas en animales de laboratorio, listos para la observación científica. En los nuevos espacios, los individuos se separan del grupo, y se revelan las necesidades individuales contradiciendo las solidarias.
    "Mi problema con la danza ha sido siempre encontrar el equilibrio entre el trabajo del movimiento y el trabajo dramático -explica Valle Riestra-, creo que siempre una pesa más que la otra. Pero siento que ahora puedo fusionar ambos aspectos..." dice convencida. Y mirando su elenco, esperando ver bailar juntas a bailarines de la talla de Peñaloza, Aguirre y la misma Valle Riestra, entendemos por qué se siente tan segura. "Gregario" es un poco trabajo de todas. El aporte del grupo ha sido importantísimo. Antes yo era una impositora con mis bailarines. Ahora creo que he aprendido a escuchar..." añade la coreógrafa, quien comparte escenario con las también maestras Peñaloza y Aguirre.
    Sigan los pasos de este baile: El espectáculo se estrena el jueves 18 de mayo en el auditorio de la Escuela de Danza Pata de Cabra (Juan Fanning 365, Miraflores) y se puede ver sólo dos semanas hasta el domingo 28. No importa que vayamos solos o en grupo: la danza será siempre nuestra mejor compañía. (Enrique Planas).



    Belleza Oscura
    Cuerpos modificados en fotos de Connie Imboden en El Ojo Ajeno.

     

    Grito y provocación en la serie Intrauterus, que Imboden presenta en Lima.

    FOTOGRAFIA de Connie Imboden: Blancos y negros que perciben la sexualidad a la luz de la estridencia o la calma femenina. Imágenes poderosas algunas, lánguidas y ambiguas otras. En fin, fotografías fragmentarias que nos presenta la artista visual norteamericana en la muestra que se inaugura el viernes 5 de mayo a las 7:30 p.m. en la galería El Ojo Ajeno.
    La Obra de Imboden a colgarse en Lima sabe de famosas vitrinas: podemos verla incluida en las colecciones del Museo de Arte Moderno de Nueva York, en el Museo de Arte Fotográfico de San Diego, el Museo de las Mujeres en el Arte en Washington o la Biblioteca Nacional de París, además, de muchas muestras individuales vistas en Panamá, Alemania, o donde sus perturbadoras imágenes la lleven.
    Sus desnudos llaman la atencion por la extrema estilizacion, una fotografía que modela las formas, convirtiendo el objeto en figuras de múltiples sentidos: puede ser un torso femenino visto como sensual vaina vegetal, o un grito humano como estridente y canina advertencia de no pasar. Ella pasa, de largo, sobre el sentido primario de las imágenes. Y eso hay que verlo.





    Isabel y Helen Perea: artes plásticas y fotografía para redescubrir el sabor familiar.

    Sabor Pintado
    Arte, cocina y memoria familiar en galería Obsidiana.


    DICEN que Laura Esquivel abrió la puerta. Que con sus libros "Como Agua para Chocolate" o "Intimas Suculencias" les dio a otras creadoras la libertad de expresar libremente lo femenino, lo cotidiano, lo pequeño, lo efímero. En ese espacio juegan ahora las hermanas Isabel Perea de Sobrevilla y Helen Perea de Mendoza con su muestra de pintura y fotografía "La Memoria del Sabor", abierta en la Galería Obsidiana (José González 740, Miraflores).
    Interesante paradoja: nada más efímero que un sabor, y a la vez, más permanente que éste cuando mujeres de antaño lo guardaron secretamente en íntimos recetarios. Motivadas por el hallazgo de los antiguos cuadernos de la bisabuela Elvira, en la muestra ambas artistas buscan reencontrar los lazos familiares: Isabel trabaja dentro de lo conceptual, reciclando los viejos manuscritos y los retratos; Helen, por su parte, rescata las formas de los ingredientes de cocina y nos devuelve sugerentes ampliaciones fotográficas. Pero además publican sabroso volumen de memorias culinarias, que luego de ser presentadas en la sala de arte miraflorina circularán también en librerías.

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal