Edición Nº 1616

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     
    27 de Abril de 2000
    Por AUGUSTO ELMORE


    NO somos nada: debido al adelanto de la edición anterior, esta columna, o página, parece que llegó tarde y se quedó tirando cintura y terminó no apareciendo. Quizá podríamos llamar a esto gajes del oficio. Algunos puntos de la misma, que reproduzco, podrían parecer desfasados, pero en lo que se trata a Tudela no lo están, aunque salgan un poco tarde. Porque Tudela es Tudela.

    Al comentar las elecciones, muy suelto de huesos pero con el estiramiento de siempre, el subcandidato, doctor Tudela, dijo que en el Perú la diferencia entre el primer candidato y el segundo era mucho mayor que en las elecciones ocurridas en otros países. "Muy diferente -tuvo el empacho de decir- al caso chileno y uruguayo". Pero, claro, señor tan poco clarividente, las elecciones en Chile y Uruguay fueron efectivamente muy distintas, porque fueron limpias. Aquí hubo, desde meses antes de que se produjera, una elección tramposa e inequitativa, llena de turbidez y violencia periodística digitada por el gobierno en contra de los candidatos de la oposición. ¡Gran diferencia, en verdad! Después de todo, le doy la razón, Tudela.

    Comparar las elecciones chilena y uruguaya con la peruana fue como mentar la soga en casa del ahorcado, ni más ni menos.

    El subcandidato Tudela, probablemente sin meditarlo mucho, también denominó, igual que hubiera hecho Franco, como un acto de sedición, la aparición de las masas juveniles en las calles, siendo rebatido de inmediato, en forma contundente y serena, por el decano del Colegio de Abogados, doctor Martín Belaunde Moreyra, quien se refirió al derecho constitucional del pueblo a manifestarse en voz alta. Quizá a Tudela, acostumbrado al parecer a la obediencia ciega, todo acto de protesta y de altivez le parezca ahora sedición. ¡Ni que viviéramos en un cuartel!

    Tengo mala suerte con la doctora Hildebrandt, a la que por razones ajenas a mi voluntad me veo obligado a volver a citar. En la penúltima edición, en el párrafo en el que deseaba aclarar el lapsus calami ocurrido en la anterior, ocurrió otro, que ahora sí atribuyo a los duendes que visitan las imprentas. Cuando quise decirle que, como ella sabe muy bien, vivimos equivocándonos, apareció como vivimos equivocadamente. Se parece pero no es lo mismo, señor corrector.

    La, por su monto, estrambótica, súbita e injusta multa del Jurado Nacional de Elecciones al Canal N, no constituye sino una de las tantas revanchas a que nos tiene acostumbrados el gobierno. ¿Es posible que esto siga ocurriendo? Otra de las revanchas es acusar a la funcionaria de la ONPE que denunció problemas ocurridos en Chachapoyas.

    ¿Se acuerdan del Jurado Nacional de Elecciones que presidió ese intachable, insospechable jurisconsulto que fue don Domingo García Rada, contra el que atentó, claro, Sendero? Diríamos, como en el valse, que toda comparación es una ofensa.

    Ha habido en estas elecciones una concurrencia extraordinaria, dijo hace poco el subcandidato Tudela, elogiándolas. ¡Claro, si hasta en muchas mesas ha habido más votos que electores!

    Las masas, sobre todo la juventud, en la calle, gracias a Dios, cortaron la marcha del fraude que, de a pocos, iba a consumarse. ¿Alguien lo puede dudar? Pues a ninguno de los corresponsales extranjeros le cupo la menor duda.

    Continuando felizmente con la labor iniciada por su antecesor, Fernando Andrade Carmona, el actual alcalde de Miraflores, Luis Bedoya de Vivanco, ha puesto particular énfasis en la cultura en ese distrito. Actualmente en el parque Reducto, embellecido y puesto en funciones por Andrade, se ofrecen conciertos notables. Recientemente estuvo allí, para deleite de los vecinos, la orquesta juvenil Olive de Bélgica, conformada por 30 adolescentes de 13 a 17 años, alumnos del colegio Nuestra Señora de Edegen, de Amberes, Bélgica. Poco antes se realizó otro extraordinario concierto de guitarra y flauta traversa, a cargo de alumnos del Conservatorio Nacional de Música. ¡Buena labor, alcalde (aunque no compense el alza de los arbitrios)!

    ¿Es una simple coincidencia que dos de los canales cautivos (por más que sean de señal abierta) hayan programado desde hace meses, para los sábados en la noche, en horario popular, dos programas tan deleznables, groseros y chabacanos como Los Cómicos Ambulantes y los Ambulantes de la Risa (la similitud en los nombres los denuncia)? Esa, unida al programa de la Bozzo, ¿es una mera casualidad, o constituye un operativo sicosocial para rebajar la capacidad de pensar del pueblo manteniéndolo malentretenido? Más parecería que de lo que se trata es de arrebatarle al pueblo su capacidad crítica, reemplazándola por esa basura.

    Aunque termine siendo un triunfo para Fidel (que le sacará el jugo hasta la última gota), es hora que el balserito Elián retorne con su padre a Cuba, al pueblo de Cárdenas. ¡No hagamos que la guerra fría se imponga a los sentimientos humanos! La patria potestad está por encima de todo al fin de cuentas. Cuando sea grande Elián tendrá el derecho de elegir (¿lo tendrá en efecto?)

    En todo caso podrá hacer su balsa propia.

    Los peruanos demócratas agradecemos a los embajadores extranjeros que, preocupados por lo que venía sucediendo en el país, se hicieron presentes manifestando sus observaciones antes de la primera vuelta. Ellos le mostraron al gobierno que en un mundo globalizado la exportación de productos tiene estrecha relación con la importación de normas democráticas.

    Murió, súbitamente, Gustavo Mohme Llona, director de La República, uno de los luchadores por la libertad. Su vida, como hombre, periodista y congresista, será en adelante un ejemplo para quienes sigan sus pasos.

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal