Edición Nº 1616

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    27 de Abril de 2000


    La Sombra de Fuji

    Develando la identidad del nuevo publicista de Fujimori, que se mantuvo hasta hoy en el segundo plano del poder.

    Experto en realizar vendedores spots publicitarios, producir megaeventos al son de la tecnocumbia y en escalar posiciones. En poco tiempo se ha convertido en el publicista estrella de la agrupación electoral Perú 2000, superando a Borobio y a Winitzky, y en una suerte de nuevo asesor de imagen del candidato-Presidente Alberto Fujimori. ¿Quién es Carlos Raffo?

    En el mitin del cierre de campaña de Perú 2000, observado a la distancia por Absalón Vásquez y Moisés Wolfenson, Carlos Raffo cuchichea con el candidato Alberto Fujimori.

    EN todas las presentaciones del Presidente-candidato Alberto Fujimori -sea onda tecnocumbia o acartonada conferencia de prensa- aparece pegado a él como un chicle. Es grandulón, ojeroso (más adelante se verá por qué) e invariablemente lleva puesto en la cabeza un head set, que es a la vez un audífono y un micrófono portátil desde donde imparte órdenes. No es su guardaespaldas. O, mejor dicho, pretende serlo en cuanto a su imagen pública. Se llama Carlos Raffo y es, entre los publicistas Borobio y Winitzky, el llamado a remangarse la camisa. Digamos, el Absalón de la publicidad.
    Pero, ¿cómo llegó un joven de 32 años a convertirse en la sombra de Fujimori? En los años ochenta, Raffo destacó como publicista en la ciudad de Arequipa, las malas lenguas dicen que era capaz de vender el Misti. Vino a Lima a probar suerte, en 1986 fue uno de los disc-jockeys de la popular radio Studio 92, cosa que le dio facilidad para engancharse con el público masivo. Estudió en el Instituto Peruano de Publicidad. Y hace dos años pasó a ser gerente de marketing de Croma Producciones donde -cuenta un publicista de la competencia-, impuso un estilo de producción de comerciales en seria, rápido, efectivo, casi como una fábrica, aunque descuidando el trato personal con el cliente.
    Parece ser que fue un amigo común quien lo contactó con la Primera Dama, Keiko Sofía Fujimori, a quien además de hacerle videos para la Fundación por los Niños del Perú, le grababa sus fiestas de cumpleaños. Si utilizó a Keiko con el objetivo de terminar al lado de su padre, pues entonces me saco el sombrero, dice un publicista, porque quiere decir que es un hombre ambicioso que trabaja con objetivos a largo plazo. En la guerra y en la publicidad, todo vale. Una vez dentro de Palacio, fue fácil para un tipo como él, entrador, campechano y arribista, acercarse al Presidente y venderle la idea de realizar una miniserie basada en el rescate de los rehenes de la casa del embajador de Japón. Está descontado que Fujimori aparecería como uno de los actores principales. Así empezaría Carlos Raffo a convertirse hoy en día en el publicista de mayor confianza del candidato Fujimori. Borobio y Winitzky ven asomar el serrucho bajo sus pies.
    Desde entonces, Raffo, contratando la infraestructura técnica y el personal de su antigua agencia, Croma, que incluye a su camarógrafo y a su productora estrella, estuvo en capacidad de ofrecerle a Perú 2000, desde su nueva agencia, Pro, una amplísima gama de servicios publicitarios, desde el alquiler de camiones para llenar mítines hasta la realización de videos técnicamente perfectos.
    Poco a poco fue haciendo trabajos cada vez mayores, hay que ganarle a Borobio, se repetía, ...cada spot que hacemos es un triunfo.... porque todavía estamos a prueba. Para 1999 la agencia Pro ya había realizado más de un spot para el gobierno, sobre todo los de la saga "Perú, País con Futuro". Y ha trascendido que se están realizando una serie de trece comerciales, en uno de ellos una casa es arrasada por un huaico. El mensaje es: "no hay que dejar que todo lo construido se destruya". El huaico, obviamente, alude a Toledo.
    La tácita presentación de Pro como agencia oficial del candidato Fujimori, se dio con la grabación del Presidente anunciando su participación, como líder de la alianza electoral Perú 2000, en las elecciones generales de abril. Varios publicistas, sin saber quién había realizado el video, reconocieron en él un trabajo de cámara e iluminación verdaderamente eficaz, destinado a mostrar a un candidato sonrosado y rejuvenecido. Lamentablemente el buen director de cámaras, llamado Coco Vélez, luego fallecería en el accidente automovilístico ocurrido durante la gira proselitista de Fujimori en Huancayo, donde también resultó herido de gravedad Pepe, el hermano menor de Raffo. En esas dos ocasiones -la presentación de la candidatura y el accidente-, el premier Bustamante y voceros de Perú 2000, respectivamente, se encargaron de encubrir a la agencia Pro, afirmando que se trataba de personal de la productora independiente Croma.

    Cassette que circula como parte del marketing. Derecha, juntos en la conferencia de prensa en casa de la madre de Fujimori.


    Quienes han trabajado con Raffo, lo describen como un tipo superchambeador como profesional y sobón de personalidad, cosa que concuerda con el perfil de personas que elige el Presidente Fujimori para su entorno. Suple su falta de talento con chamba, dicen, pero no se piense que es un personaje siniestro. Por el contrario, dicen, es el típico muchacho de barrio, un criollazo, capaz de bromear y codearse con los edecanes y que trata de tú a Absalón Vásquez. Pero al referirse al Presidente, lo hace con sumo respeto y excesiva admiración. Lo llama "el señor" y no se cansa de contar anécdotas suyas, por ejemplo, que es el mismo Presidente quien se encarga de peinarse y maquillarse antes de una presentación ante cámaras.
    Además de ese peculiar rasgo de su personalidad, fue su jovialidad lo que lo hizo ganarse las simpatías de Fujimori. Los que han ido con ellos a provincias, cuentan que esos viajes son un solo de chistes y risotadas, cosa que de hecho ayuda al candidato a menguar las tensiones propias de su campaña. Pero además de la simpatía, Raffo se ha sabido ganar la confianza de Fujimori, convirtiéndose en un publicista con atribuciones de asesor. A tal punto que tiene la familiaridad como para agarrarlo del hombro y darle indicaciones al oído durante sus presentaciones públicas.
    Convertido en un personaje público, CARETAS trató de comunicarse con Carlos Raffo pero éste mandó decirnos que no estaba dispuesto a declarar. Hubiera sido interesante conocer, por ejemplo, cómo es que se coordinan las transmisiones en simultáneo por los canales de señal abierta, o cuánto es el monto y de dónde provienen sus honorarios. En todo caso, la Ley Electoral exigirá a los candidatos, después de las elecciones, a dar cuenta de sus gastos de campaña.
    Fue volviendo de un viaje proselitista que a Fujimori se le ocurrió la idea de crear una canción, en ritmo de tecnocumbia, destinada a levantar sus votos en los sectores C y D. El Presidente propuso "La Canción del Chino", pero Raffo, mosca él, le hizo notar que canción sonaba amecida y que mejor sería cambiar esa palabra por otra que diciendo lo mismo denotara "avance", "empuje". Y así nació "El ritmo del Chino".

    Mónica Cevallos, cantante de "El ritmo del Chino".


    El Presidente escribió la letra en un papel que sacó de su bolsillo. De vuelta a Lima, esa misma madrugada (de allí las ojeras), Raffo estaba llegando al estudio de grabaciones Digital, de Euding Maeshiro, de la mano de Mónica Cevallos, reconocida cantante de jingles. Me sacaron de la cama y me dijeron que era un trabajo muy importante y con buena paga, dice Mónica, mi voz, por la hora en que grabamos la canción, se escucha ronca y por eso los que me conocen nunca me reconocieron. Por su parte, Maeshiro afirma: Me pidieron que creara, en base al sonido digital, una melodía tecnocumbia que pegara inmediatamente, dos días como máximo.
    Tal pegada ha tenido el tema que, por si las moscas, el 18 de abril fue registrado en la oficina de Derechos de Autor del Indecopi. Se lee: número de expediente 436-2000-ODA; letra: Alberto Fujimori; música: Digital. Ya sabemos, pues, a qué podría dedicarse el ciudadano Fujimori una vez que, por fin, deje el poder. Rossy War, Ana Kolher, Ruth Karina, estén prevenidas. Guerra avisada, no mata gente. (G.A.T.)

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal