Edición Nº 1616

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    27 de Abril de 2000


    La Tecnocumbia Del Crecimiento
    A ritmo de tecnocumbia el gobierno exhibe cifras espectaculares de crecimiento, mientras que Toledo recuerda que no hay empleo y las empresas siguen quebrando.

    Paul Krugman, uno de las más lúcidos economistas neokeynesianos, llega la próxima semana. Así, Francisco Tudela con sus gestos, Efraín Goldenberg con sus cifras y Ana Kohler de Euforia con sus meneos recibirán in situ un examen con lupa. Y es que el crecimiento promedio de 8,4 % en la "era Goldenberg" (octubre-marzo) ha arqueado más de una experta ceja.

    Krugman, neokeynesiano del largo plazo, va a maltratar el hígado a nuestros neoliberales.

    Escribe
    RAFAEL HIDALGO PEREZ

    "La clave del crecimiento es aumentar la productividad en el largo plazo" dijo en 1995 Paul Krugman, célebre economista del Massachusetts Institute of Technology (MIT) que, invitado por IPAE, estará en Lima el próximo jueves 4 de mayo. Gracias a ello, EE.UU. duplicó su PBI per cápita desde la Segunda Guerra Mundial y Japón lo multiplicó por 10 desde 1950. (Krugman MIT Press, 1995).
    El caso peruano en el mismo período en cambio ha sido particularmente frustrante porque en 1975, luego de 25 años de crecimiento, la economía empezó a trastabillar en serio.
    Según las cifras oficiales del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), claro, los años malos van quedando atrás. Según dicha fuente, la tasa de crecimiento promedio durante los 10 años de gobierno de Fujimori fue de 3,8% anual. Ni el Fenómeno del Niño alcanzó a romper esta racha (En 1998 el PBI creció en 0,3%).
    Y ahora con Efraín Goldenberg al frente del MEF (octubre-marzo) la presunta recuperación económica es notable: 8,4%. Sólo en marzo el PBI creció 11%, según el INEI. Este repunte ha llevado al presidente Fujimori a prever que el año 2000 el crecimiento se situará entre 6 y 7 % (por encima del 4% de la Carta de Intención con el FMI).
    Sin duda Alejandro Toledo de Perú Posible puso el dedo en la llaga pocas semanas atrás cuando, a pesar de estos guarismos, recordó que el ciudadano se pregunta "¿por qué no tengo "chamba?". Y los empresarios, "¿por qué estamos quebrando?". De hecho, hasta 1999, 3,500 empresas se presentaron en Indecopi y el nuevo programa de saneamiento en el año 2000 ya registra 133 empresas más.
    El candidato opositor, desconfiando de las cifras del INEI sobre el PBI (que se parecen a las cifras de la ONPE), ha prometido una auditoría internacional en sus primeros 30 días de gobierno.
    Según el ex ministro Javier Silva Ruete, el PBI per cápita, tal como andan las cosas, es un indicador más confiable. Y éste revela que en 1980 los peruanos estábamos mejor que en 1999 (expresado en soles constantes de 1979), porque de S/. 210,00 se ha bajado a S/. 197,00. Trece soles menos que hablan de los rigores impuestos por los frustrantes resultados de gestión económica en los últimos 20 años, incluyendo los 10 de fujimorismo.
    El economista Adolfo Figueroa, de la Universidad Católica, considera que el equilibrio económico en el decenio fujimorista es estable en un piso muy bajo (sueldos más bajos, pobreza más alta, desigualdad más pronunciada y gasto social público per cápita más reducido), razón por la cual el "crecimiento y desarrollo económico siguen un camino lento e inestable" ("El Perú de Fujimori 1990-1998" IEP). Una prueba de ello es que la pobreza y la extrema pobreza galopan en porcentajes alarmantes: 50,8% y 14,7%.
    Enrique Iglesias, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), señaló en Bangkok que "no hay forma de enfrentar el futuro de América Latina sin duplicar la tasa de crecimiento de 3,5%". Y no tuvo reparo en reconocer que luego de 15 años de reformas estructurales, el 20% de la población más rica en América Latina gana 12 veces más que el 20% más pobre. En Asia, los pobres ganan 4,5 veces más que los pobres latinoamericanos, enfatizó.
    Para aplicar la receta de Paul Krugman en el Perú, a fin de aumentar la productividad, no cabe duda, hay que realizar ajustes al modelo económico. Esto ciertamente implica, rebajar el costo del dinero (tasas de interés), tan ligado al concepto de riesgo-país, -agitado por los escozores internacionales que suscita la re-reelección- y a la estructura monopólica de la banca.
    Toledo ha planteado eliminar sobrecostos en las empresas, como el IES, rebajar otros impuestos como el IGV de 18% a 16, el de la renta de 30% a 15 y el ISC que no está referido a los combustibles. Con ello plantea aumentar el consumo -el llamado shock reactivador- para escapar de la recesión, y crear, de carambola, 400 mil empleos en los primeros tres meses. Claro que para ello precisa, admite, una inversión no menor de US$ 2,000 millones de dólares.
    Sin duda, para captar mayor inversión hay que garantizar una estabilidad que la re-reelección no fomenta. Iglesias, del BID, ante las mismísimas y pobladísimas cejas del ministro Efraín Goldenberg, en la cita de Nueva Orleans, EE. UU. el pasado marzo, dijo que "no puede haber una economía sana con una política enferma" y la clasificadora de riesgos Standard & Poors tampoco tuvo reparos en señalar que "la máquina política de Perú 2.000 se parece al PRI de México", lo cual no es ningún buen síntoma.
    Para aumentar la competitividad de la economía nacional, conquistando mercados internacionales, el paso obligado es modernizar la infraestructura, mejorar la calidad del gasto fiscal (sobre todo en educación), y atraer un mayor flujo de inversiones.

    Goldenberg: a falta de pan, buenos son "milagros".

    CRECER A LA COREANA O A LA CHILENA

    La experiencia coreana desde 1964, y la experiencia chilena desde 1973, demuestran que una de las mejores formas de crecer es aumentando las exportaciones del país.
    La gestión económica del gobierno de Cambio 90-Nueva Mayoría-Vamos Vecino-Perú 2000 no ha podido despercudirse del sesgo antiexportador del modelo, reflejado en una balanza comercial negativa a lo largo de toda una década. Nuevamente, mientras que en 1980 las exportaciones promedio eran de US$ 226 por habitante, en 1999 fueron de US$ 119.
    Para crecer, Corea, por ejemplo, recurrió a la estrategia de "los precios equivocados" como definiera la economista Alice Amsdem, mediante la intervención del Estado, lo que logró una rebaja sustancial en el costo del dinero y, en la década de 1960, una elevación del tipo de cambio. Progresivamente, conforme se crecía, disminuyeron los subsidios selectivos y los esquemas de promoción. En ese plan, Corea en el período 1970-88 creció a una tasa anual promedio de 8,2% ("Industrialización y Desarrollo", César Ferrari). Por cierto, la discrecionalidad de los funcionarios, y por ende la corrupción, como se demostró en la crisis asiática, no fueron ajenas al proceso.
    Chile, a su vez, tras 15 años de autoritarismo, procedió a desregular en gran medida sus mercados, acelerando la privatización. No siempre fue así. Entre 1982 y 1983 los bancos cayeron como castillos de naipes y el Estado asumió sus deudas. Hubo una fiesta del crédito como la del Perú en el período 1994-98.
    Chile ha conocido dos picos de crecimiento entre 1976-81 (con 7 % de promedio) y entre 1984-98, con una tasa similar. En esta última etapa el BCR chileno (a diferencia del inerme BCR peruano), procedió a mantener un tipo de cambio adelantado, estableciendo las restricciones a los capitales de corto plazo (para evitar un desplome del tipo de cambio) que en su momento se negó a realizar el ex ministro Carlos Boloña. En Chile, el BCR permanentemente induce la rebaja de la tasa de interés sin que los liberales mapochinos, -como en el Perú-, salgan a las calles a rasgarse las vestiduras.
    La próxima semana Krugman contribuirá a romperle el cuello a aquellos estereotipos.

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal