Edición Nº 1616

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTICULO

    27 de Abril de 2000


    La Hora de los Cholos
    Todo parece indicar que llegó el momento de esgrimir con
    orgullo la identidad de "cholo".

    Actor Reynaldo Arenas, nuevamente de Inca pero esta vez en Italia, donde protagonizará el Inti Raimi.

    Escribe
    TERESINA MUÑOZ-NAJAR

    DE pronto el vocablo "cholo" -tan temido por algunos- con sus implicancias y definiciones ha vuelto a la escena nacional hasta acentuarse desesperadamente en las gargantas oficialistas. "Más vale -gritan éstas- chino conocido que cholo por conocer". Ambos, términos étnicos y con cierto sesgo racista que se seguirán escuchando hasta la segunda vuelta y, quién sabe, después.
    En verdad se han oído siempre pues en este país, el ser cholo o representar a alguna minoría, según el sociólogo Sinecio López, "no es un elemento de orgullo sino de discriminación".
    Para él, el tema de fondo en la candidatura de Alejandro Toledo y esa imagen de cholo con que se lo identifica -para la prensa internacional es el nuevo Pachacútec-, es que se ha puesto en evidencia la desarticulación entre las clases media y popular a raíz de la crisis de los partidos políticos y el surgimiento del modelo neo-liberal.
    "Esto -afirma López- originó un bloque social perverso: el de las clases muy ricas o muy pobres y, en el medio de ellas, Alberto Fujimori como operador de ricos y pobres". Y añade: "Toledo, por su figura y origen podría estar articulando, otra vez, en términos de imágenes esa coalición entre las clases media y popular". "Ahora, los criterios son más sociales que étnicos". Es decir, que cuando se habla de discriminación se asevera que los discriminados son los cholos, negros y "pobres" y cuando se señala a los discriminadores, no se dice blancos sino "ricos".

    Toledo en sus años de estudiante. Rasgos étnicos que, a diferencia de otro candidato, no son impostura ni disfraz.Al lado, Hugo Sotil, el cholo más popular de los últimos tiempos. Gran artillero de la Selección Peruana, también defendió los colores del Barcelona (España). Hoy forma jugadores.


    Lo que avizora Sinecio López, en un hipotético gobierno de Alejandro Toledo, es que "con un cholo en el poder, todos los cholos esgrimirán su identidad con orgullo". "Toledo -puntualiza- podría recomponer un bloque social roto dándole al país una mayor estabilidad social y política".
    El sociólogo Guillermo Nugent, por su parte, dice que "Toledo es la posibilidad, en mucho tiempo, de tener un presidente étnicamente normal. El representa, físicamente, al peruano promedio y, desde el punto de vista de la educación, superior al promedio". De acuerdo a Nugent, lo destacable de la presencia de Toledo es que sería el primer presidente cholo civil, por lo que quedaría demostrado que el Ejército -recordemos a Sánchez Cerro y Velasco Alvarado- ha dejado de ser la única institución que garantizaba la movilización social. "Toledo es producto de un proceso educativo", señala.
    Respecto al velado racismo que ha resurgido en ciertos sectores, Nugent asegura que hay una cultura criolla blanca que cada vez está más arrinconada en la que, efectivamente, pueden despertar esas "fantasías".
    El hecho es que somos un país de cholos. Triunfadores, postergados o temerosos de asumir nuestra identidad. Los que presentamos en estas páginas, más bien, motivo de permanente orgullo.
    Julio C. Tello, el sabio, era detenido en los hoteles norteamericanos cuando asistía a los congresos o mirado de lado por sus colegas locales: se creía que por el cabello hirsuto, tez oscura y baja estatura, no era nadie. Tello no se fijaba en esas nimiedades. Su gloria y aporte a la arqueología siguen en pie.

     

    Bella modelo de facciones peruanas. Viviana Farfán (18), ya se ha lucido en pasarelas europeas donde llama la atención por su piel canela y ojos rasgados.


    El mejor tenista peruano, Alejandro Olmedo, también llamado el "Cacique", se quedó con la mano estirada frente a los empingorotados hermanos Buse porque el cholo recogebolas les arrebató el campeonato nacional, mucho antes de su triunfo en Wimbledon. Ahora, en su residencia de Los Angeles, pasa el tiempo practicando el tenis con Charlton Heston y otras rutilantes estrellas de cine.
    El cholo Vallejo, inmortal y venerado.

    Olmedo inició su vertiginosa carrera tenística recogiendo bolas en un club arequipeño. Derecha, Descubridor de Chavín de Huántar, el sabio Julio C. Tello, era indio, hijo de indios.


    Hugo Sotil, amado por cholo, por valiente y por tal motivo perdonado por siempre de todos sus pecados.
    Si alguien busca un Inca ahí está el cusqueño Reynaldo Arenas. Envanecido de su origen, de sus días de pastor de ovejas en Cajamarca y de su amistad con el poeta Luis Hernández, con quien compartió la infancia porque su tía era el ama de llaves de la familia. Para él, actor con más de 28 años de oficio, es tarea primordial dar a conocer su cultura y raíces en todos los rincones del mundo. "El Perú sigue siendo una colonia manejada a control remoto", dice con tristeza. Arenas prepara maletas pues el próximo 5 de julio viajará a Italia para protagonizar el Inti Raimi. "Coincidirá con el Jubileo que celebra 2000 años de cristianismo y lo que nosotros queremos es demostrar que hace 2000 años, también, nuestros ancestros, una civilización organizada, tenían un día especial para la adoración del Sol, su dios".

    Actor Aristóteles Picho, cholo genial en las tablas y el cine. Centro, sociólogo Sinecio López asegura que Alejandro Toledo le dará prestigio a los cholos. Al lado, César Vallejo, el poeta universal.

     

     

     

     

     

     

     

     

     


    Chiste y Raza
    Cuando el humor toca jocosa o arteramente el factor étnico.

    DESDE el inicio de la campaña electoral, los chistes sobre los dos candidatos que llegaron a la segunda vuelta circularon en diarios, internet o el imaginario popular. Pueden hacer reír pero, en el fondo, expresan un sentimiento racista. En 1990, es preciso recordarlo, Alberto Fujimori, despertó una actitud fóbica que CARETAS (Nos. 1104,1105 y 1106) censuró repetidas veces. A continuación, dos chistes que aluden al origen de Alejandro Toledo y la caricatura que apareció en Expreso el 11 de abril, cuya intencionalidad salta a la vista.

    Alejandro Toledo manejaba su Mercedes por las calles de La Victoria cuando, zas, se le baja una llanta. Toledo desciende del automóvil, se quita saco y corbata y se dispone a cambiar de neumático. Estaba en plena maniobra cuando un negro sube rápidamente al asiento del volante y le dice: "Cholo, tu saca la llanta que yo me robo el equipo de música".

    Nuevamente Toledo por las calles de La Victoria pero a pie y buscando una plaza para su próximo mitin. Se acerca a un transeúnte y le pregunta: "Por favor, ¿cuánto me falta para llegar a Manco Cápac?". "Sólo la pluma, hermanito", le responde éste.

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal