Edición Nº 1607

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     


    24 de Febrero de 2000

    Bailada Voladora
    Exótico y audaz arte marcial de la Capoeira llega del Brasil para quedarse entre nosotros.

    Levantando vuelo. Danza mezclada con arte marcial empieza a sumar seguidores en Lima.

    A simple vista pareciera que se sacan la mugre: patadas voladoras, cachetadas, cabes, barridos, llaves al cuello. Más cerca se entiende que todo es pura finta, o lo que es mejor, pura danza. Se llama Capoeira, y empieza a ponerse de moda entre los más jóvenes. Se trata de una mezcla brasileña muy antigua de ritmo, acrobacia, lucha y baile. Y si bien nació como la única forma de defensa que tenían los esclavos africanos ante la explotación de los portugueses, aquí se la puede practicar con otros ánimos liberadores.
    La historia de la Capoeira es larga y difícil. Durante el siglo XIX, esclavos angolas, congos y mozambiques superaron sus diferencias tribales, y junto con los indios tupi guaraníes, se unieron para enfrentar al enemigo blanco con violentas revueltas. Muchos de estos hombres encontraron en la selva, la Capoes, el lugar ideal para resistir la reacción portuguesa. Rebeldes que por el lugar agreste de su pelea fueron bautizados como capoeristas.
    En el siglo XIX se acabó la esclavitud pero continuaron la discriminación, la injusticia, la pobreza. El negro capoeira que no robaba para sobrevivir era contratado como guardaespaldas. Sin futuro, no sorprende que los sectores más pobres de la ciudad formaran pandillas para organizar saqueos. Y todo crimen, todo exceso contra la sociedad, se asoció con la práctica de la capoeira. Tanto que el gobierno llegó a dictar penas como la cárcel o los azotes, a todos aquellos, negros, blancos o indios, que se entregaran a esta danza "vandálica".
    En 1920 un bahiano conocido como el Maestre Bimba, decidió abrir una escuela de capoeira, pero cambiándole el nombre para evitar la persecución oficial. La bautizó como Lucha Regional Bahiana, y con sus cultores se presentó una década más tarde ante el mismo presidente. Al mandatario Getulio Vargas le gustó tanto el espectáculo que decidió de un plumazo abolir cualquier decreto que vaya en contra de la práctica de este baile. Hoy día la capoeira se practica en las calles de Bahía y Río de Janeiro por supuesto, pero también llega hasta las aceras de Nueva York y Barcelona. Y como suele suceder, el Perú es uno de los últimos países de Latinoamérica que acusa recibo de esta afición.

    Con esta danza los esclavos se enfrentaron al poder portugués.


    Esta historia apasionante nos la contó Bruno González, uno de los pocos instructores de capoeira en el Perú. Para él, en un principio ésta fue un arte disfrazado, que escondía en sus movimientos muchas danzas guerreras africanas, enriquecido con toda la violencia cotidiana que el esclavo estaba acostumbrado a ver y sentir. "En sí es un arte de lucha, porque gracias a ella lograron su libertad..." explica.
    Hoy, esta danza tiene un sistema y un método de enseñanza muy parecido al de las artes marciales. Y movimientos tales como "la patada arco iris", "la patada quijada", o "el vuelo del murciélago" son sólo parte de los diversos aspectos en los que el practicante de este arte puede manifestar su creatividad. "Si quieres te dedicas a luchador, o bien puedes dedicarte a la música y canto con los instrumentos de percusión que forman parte de esta danza" dice González. "Cuando uno empieza a practicar capoeira se da cuenta de que no es difícil. En las exhibiciones la gente nos ve dando saltos fantásticos y cree que esto es sólo para atletas jóvenes, pero cuando asisten a clases, descubren que la capoeira les ayuda a despertar las habilidades dormidas. Se dan cuenta que al final pueden lograr muchas cosas con su cuerpo", agrega.
    González es uno de los muy pocos que enseña Capoeira como manda la tradición brasileña. Sus clases se inician la próxima semana en la Escuela de Danza Pata de Cabra, en Juan Fanning 325, Miraflores. Ojo, que aquí el baile no se aprende a las patadas. (Enrique Planas).



    Llega Manu Chao
    Ex líder de Mano Negra viene a despertar el auditorio del Parque de la Cultura.

     

    El explorador más inquieto del rock actual de visita.

    MANU Chao viaja. Y lo hace de la mejor manera: irresponsablemente. Supera las fronteras sin documentos, totalmente clandestino. Sus maletas son sus canciones de ritmos latinos y espíritu revolucionario, temas simples y desarmante austeridad. Quien ha escuchado su primer disco en solitario Clandestino, puede dar fe de ello. Sus 16 temas entre la denuncia y el intimismo, se construyen básicamente sobre la guitarra y su hipnótica voz, como si en estos tiempos rendidos a las computadoras y sus efectismos todo fuera cuestionado por un músico callejero que nos canta en medio del ruido, dentro de nuestro microbús.
    Manu renueva el lenguaje del rock mundial y lo hace en silencio. Pero en cualquier momento monta una nueva banda y la convierte en la fábrica musical más excitante del nuevo milenio. Y tiene con qué: en su mochila lleva toneladas de talento, apretado, listo para descomprimir.
    El Servicio Cultural, Científico y de Cooperación de la Embajada de Francia se encargó de incluir a nuestra ciudad en el recorrido latinoamericano del músico franco-gitano. Córrase la voz: a mediados de abril Manu Chao despierta al por ahora tímido auditorio del Gran Parque de la Cultura. Y aunque los incondicionales de la desaparecida banda Mano Negra deberán aceptar que Manu Chao dejó atrás la pachanga punk de aquella institución del rock latino, sin embargo, la madurez del ahora solista convence a propios y extraños con su marcada cadencia reggae y latina. Hay que oírlo.



    Al Desierto Nuevamente

    Enfermo ya, el dramaturgo francés Bernard Marie Koltés volvió hacia su pasado para mirarse adolescente. Y el recuerdo es grato, le sonríe para saldar cuentas con su educación, soñando desprenderse de este mundo inconmovible. Este uso de la memoria dio origen a "El Retorno al Desierto", primera y última comedia de Koltés, escrita en 1998 antes de morir de sida. Quienes no pudieron verla en la sala de la remozada Asociación de Artistas Aficionados durante el festival organizado por el Centro de Artes Escénicas, tienen ahora una nueva oportunidad: la obra vuelve a presentarse con el mismo elenco y el mismo director, Laurent Gutmann. Lo que cambiará será el escenario. El desierto espera quieto en el auditorio del Centro Cultural de la Católica, desde el jueves 9 de marzo, a las 8:00 p.m.


     

    Una reflexión del medio audiovisual como espacio obligado.

    lmágenes Muntadas

    Provocador artista visual Antoni Muntadas, se apropia las salas del Centro Cultural de España.

    A lo largo de 20 años, a pesar de los sube y bajas del oficio, de los cambios de rumbo y la diversidad de propuestas y logros, el español Antoni Muntadas ha sabido utilizar siempre los medios audiovisuales para actuar sobre los medios espaciales. Lo que en buen cristiano significa que, utilizando video, fotografía y audio, ha sabido inventar un paisaje, un medio ambiente televisivo o publicitario, en el cual vivimos como peces en el agua turbia.
    Videos e instalaciones, juntas o por separado, así como fotomurales y performances realizadas en puntos tan distantes como lo son Venecia de Sao Paulo, prestigio que ya quisieran tenerlo otros hispanohablantes miembros del círculo del arte internacional. Preocupado por las relaciones del individuo con lo social, su trabajo provoca al espectador para reflexionar sobre su realidad, así como los contrastes entre la experiencia social e individual. Por ello es una buena noticia que gracias a las gestiones del Centro Cultural de España el creador visual español nos visite y saque de la aduana su ambiciosa muestra titulada simplemente "Muntadas", como para que no quepe duda que los limeños veremos una buena selección de la obra de este renovador de los lenguajes plásticos. La exposición se inaugura el martes 7 de marzo a las 7:30 de la noche, y sorprenderá hasta el 24 de abril. Imprescindible.

     

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal