Edición Nº 1606

 

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

    17 de Febrero de 2000

    Por FERNANDO VIVAS

    Relleno Matinal
    ¿Qué cubren los noticieros mañaneros cuando no cubren nada?

    EN sus mejores años -de 1985 a 1996- la televisión matinal se ajustaba al biorritmo nacional. "Buenos días Perú" tuvo en sus comienzos a preguntones tan despiertos como Alfonso Tealdo y César Hildebrandt; en "Primera edición", entre jojoletes de Federico Salazar y Sol Carreño se hacía ocasionalmente buen periodismo. El noticiero de la mañana no tenía el filo del nocturno pero nos ponía literalmente al día, nos daba el santo y seña para salir a la calle, llegar al trabajo y no pecar de desinformados. Era la compresa con tecito caliente (infalible receta casera) para diluir las legañas.
    Ahora es una pasarela de naderías que ha inhibido, como sus equivalentes nocturnos, sus funciones de informar y debatir. Ya no caben las entrevistas a menos que las haga para el 5 Enrique Vidal, oficioso empapelador de opositores y sumiso corderito ante los invitados gobiernistas. A estos les da el pie para que suelten el libreto mientras finge que pregunta. Peor es Miguel Durand en el "Confirmado" del 7. Pero las mañanas son largas y hay que matar el rato. Estos son algunos de los temas que se cubren para no cubrir nada:
    El talkshow del doctor Fernandini: El bloque matinal de "24 horas" ha reemplazado asistencialismo por noticia. Todos los días el consultorio está abierto a diabéticos, lunarejos, hipertensos, tetascaídas, culigordos, atropellados, quesofrescos, ludópatas, bulímicos, frígidas o eyaculadores precoces. Mauricio y su enfermera Valia Barak no fungen de expertos así que cuentan siempre con un especialista al lado, pero pueden hacer acopio de todo lo que aprendieron sobre técnicas de entrevista para cucharear a sus pacientes y hacer que la gordita cuente, susurrando bajo la faja, cómo después de la lipo su vida ha comenzado de nuevo. O, con dramática y atinada sobriedad, la víctima de una tragedia narre el trance que le tocó vivir.
    Curso de vacaciones útiles por microondas: Antes fue Martín Calderón. Ahora los chicos de las microondas son Gunter Rave, Mijail Patzl y Mathías Brivio. Buenote, cariñoso con la tía Sol y mosca para responderle al primo Federico, Mathías, por ejemplo, nos lleva en vivo y en directo a emocionantes encuentros de fullcontact entre mocosos, a clases de origami y plastelina, a carreras de mascotas con sus dueños, a la clínica de muñecas, a tertulias con los niños down. La microonda degeneró en la rutina.
    Erikanovelas: La Stockholm es viva y simpática, no se calla ante Federico y tontea a Sol. Cumple eficazmente el encargo de promocionar las telenovelas del canal y con su productor Eduardo Lavado hace algo de periodismo de espectáculo. Erika luce empeñosa, como diciéndonos "esto es una pequeñez pero la voy a hacer bien". ¿Y si sólo sabe hacer pequeñeces? Espero que no.
    La pasarela matinal: Una fija. Las chicas muestran los diseños vanguardistas de sus profesores de corte y confección, las bombachas del milenio, la moda retro y también la del futuro. Pueden descender en microondas por la escalera eléctrica de Larcomar o ir de frente al set de "Primera edición". Esto último es mejor porque así Federico puede puntearlas con la mirada mientras Sol le jala las orejas. Otra cansina rutina que a veces el encanto de algunas modelitos hace llevadera.
    La música a lo bestia: Aquí nadie tiene corona y eso es democrático. Al músico se le da a escoger. Ahí está el escenario, agarra tu guitarra, despierta a tu gente y haz lo que puedas y si no, playback nomás, y no te molestes cuando te zampemos los créditos de despedida sobre la cara. Todo califica para las mañanas y así han desfilado las legañas de Pedrito Suárez Vértiz, la resina de Pelo Madueño, la caspa de Libido, los bostezos de Lucila Campos después de desayunar pan con chicharrón y cebolla, las axilas sin afeitar de Naamin Timoyco.
    "Para todos" de Canal A es la apoteosis juvenil de todo lo anterior, habiendo amputado su función noticiosa (algo de ello hay en el espacio de entrevistas políticas "Esta mañana" conducido por Guido Lombardi). La información y el debate; bien, gracias. Los mañaneros nacieron para alternar noticia y segmentos temáticos, pero lo último acabó suplantando a lo primero mientras la conversación coyuntural se reprime o se limita al fútbol, al cine y a las gemelas Bernaola. Hay que lavarle las legañas a la televisión mañanera.







    Escribe ANEL TOWNSEND

    Anel Townsend: "veo noticieros por razones de trabajo".

    •Dado que la política no es frecuente en la Tv. abierta recurro al cable. Sintonizo Canal N, que me permite enterarme de lo que ocurrió en el día. Me entusiasmo con los comentarios de Fernando Rospigliosi, y no es un comercial. Veo "Vértice", donde pude comprobar cómo Beatriz Merino salió airosa de un panel algo agresivo. Cuando tengo tiempo alcanzo la Hora N de Jaime de Althaus. Aunque mi preferencia es por N no dejo de ver CCN, a pesar de que la mayoría de sus comentaristas simpatizan con el candidato reeleccionista. Se dan debates interesantes como el que protagonizaron Agustín Figueroa y Jorge Trelles. Si me alcanza el tiempo veo a Marco Aurelio Denegri y a Antonio Cisneros. Los noticieros de señal abierta son de sintonía obligatoria por razones de trabajo. Para informarme del panorama internacional sintonizo la BBC, TVE, CNN, CBS y Globo. Rompiendo la rutina política, la presencia de mi hijo Andresito me lleva a sintonizar Cartoon Network, Teletubbies, Barney, Discovery y Animal Planet. Cuando llegaba a casa a tiempo para descansar, veía capítulos de la telenovela "El amor de mi vida", que no es la clásica telellorona y toca temas como la libertad de expresión. Finalmente, algunas veces alcanzo a ver las Biografías de los Grandes de la Historia.

     



    Russel Crowe y Al Pacino, fuente y periodista en nominada "The insider".

    Oscar Intruso

    En el Oscar 72, tras los escapismos shakespeareanos y pacientes ingleses de años pasados, el cine norteamericano se mira el ombligo: tragicomedia de la opulencia y el desencanto en la favorita "American beauty", suspense y truculencia en "El sexto sentido", justicia y negritud en el sur profundo en "The Green Mile", y, en "The insider" ("El intruso"), la ética de la verdad en el terreno discretamente minado del periodismo televisivo. Menudo tema para el efectista Michael Mann -creador del clásico "Miami vice"-, para el nominado Russel Crowe y para un par de actorazos como Al Pacino y Christopher Plummer. El primero es el científico Jeffrey Wigand que enfrenta el dilema de hacer pública o no una denuncia que pondrá en jaque al país y a la industria del tabaco. Pacino es el productor Lowell Bergman de "60 minutes", el legendario programa de investigación gringo, que arriesga su carrera por airear la nota. Plummer encarna al célebre Mike Wallace. El `intruso' peleará por estatuillas y en el intento dramatizará algunos principios de ética y Tv. que por aquí están tan venidos a menos.




    Picotazos

    -"¡Martha Hildebrandt es un manjar!"

    -Luis Delgado Aparicio debatiendo con Fernando Rospigliosi en CCN.

     


     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal