Edición Nº 1606

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     
    17 de Febrero de 2000
    Por FERNANDO ROSPIGLOSI


    Misiones Críticas

    LOS informes de las misiones del Centro Carter-NDI y de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), han sido concluyentes: en el Perú no hay actualmente condiciones para un proceso electoral libre y justo. Expertos y académicos extranjeros como los que estuvieron en los seminarios recientemente organizados por el Consejo de la Prensa Peruana, Transparencia y LASA (Latin American Studies Association) han coincidido en lo mismo.
    Algunos voceros del oficialismo -ayayeros, como los llama el presidente Alberto Fujimori-, los han insultado de manera grosera. "Viejito decrépito" le dijo la congresista Martha Chávez en un programa de radio al ex presidente costarricense Rodrigo Carazo, que encabezó la misión Carter-NDI.
    Al mismo tiempo, el presidente Fujimori y el premier Alberto Bustamante, disparan el otro cañón de la escopeta, y se muestran aparentemente permeables y receptivos. Ellos afirman que van a aceptar varias de las recomendaciones de las misiones internacionales.
    En verdad, es el antiguo juego aprista de la escopeta de dos cañones. Una demostración más del éxito que ha tenido el cabeza de lista del oficialismo, Absalón Vásquez, en adiestrar a las huestes fujimoristas en las viejas tácticas del partido de Alan García.
    La realidad es que el gobierno no va a ceder en ninguno de los asuntos esenciales, precisamente los que han permitido a Fujimori ubicarse adelante en las encuestas. Pero al mismo tiempo, saben que no pueden oponerse frontalmente a las misiones de observación, porque uno de los requisitos de la comunidad internacional para consentir las elecciones del 9 de abril, es que exista esa supervisión externa.
    Por eso fingen aceptar las recomendaciones, reconociendo y rectificando sólo asuntos secundarios y sin mayor importancia. Por ejemplo, retirar las inscripciones en los cerros ubicados dentro de instalaciones militares, "que es apenas la manifestación más visible de la injerencia de las Fuerzas Armadas en el proceso electoral", como ha dicho la FIDH. O conceder espacios gratuitos a los partidos 45 días antes en los medios del Estado, como Canal 7 y El Peruano, que tienen una escasa audiencia.
    Esas son cuestiones accesorias, que no afectan en lo sustancial la campaña del Candidato-presidente. En los puntos básicos no hay rectificación alguna:
    El uso de los recursos del Estado en la campaña electoral. El gran cambio de Fujimori ha sido semántico: ahora no hace inauguraciones, realiza inspecciones. Esa es una ridiculez, por supuesto. Y no constituye sino una reiteración de lo que dijo hace más de un mes, el 4 de enero. El hecho es que sigue paseándose por el país, con el dinero de todos los peruanos, con el pretexto que cada acequia que construye el Estado o cada metro de carretera, requieren de su presencia en el lugar para evitar que alguien se robe los fondos públicos. Lo cual, de ser cierto, implicaría que su gobierno está plagado de ladrones.
    Lo único que no ha explicado es dónde estaba cuando se gastaron los US$ 8,000 millones de las privatizaciones.
    El control de la Tv. de señal abierta. Ese es el otro gran asunto fundamental, y el gobierno sigue escudándose en la supuesta libertad de empresa para negar el acceso de la oposición al único medio de masas. En verdad, como han señalado varios de los expertos que estuvieron recientemente en Lima, sólo hay tres países en el continente donde no hay legislación precisa al respecto: Cuba, Haití y Perú
    En todas partes, incluyendo EE.UU. y Canadá, existe legislación o acuerdos que permiten el acceso gratuito, subvencionado por el Estado o pagado por los propios partidos pero con reglas precisas, a la Tv. Porque como es obvio, hoy en día las campañas electorales se desarrollan básicamente por Tv. Los mítines ya pasaron a la historia o, en todo caso, sólo tienen utilidad si aparecen en la televisión.
    Si no hay acceso equitativo a la Tv., simplemente no existe un proceso electoral limpio y justo, sino un remedo de comicios que sólo constituyen una mascarada para justificar la perpetuación del gobierno autoritario, como bien han señalado los observadores extranjeros.
    El tercer tema clave es el de la guerra sucia contra los adversarios del Candidato-presidente. La campaña inmunda de calumnias e injurias, ejecutada todos los días por el Servicio de Inteligencia Nacional a través de la prensa amarilla y varios canales de Tv., ha sido una pieza decisiva para lograr disminuir la intención de voto de los adversarios del Candidato-presidente.
    En ninguno de estos asuntos, el gobierno de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos está dispuesto a transar. Sólo efectuarán pequeños retrocesos. Quizás, cuando falten pocos días para el 9 de abril, hagan alguna concesión. Y eso, si es que se mantiene la presión externa.


    Email:frospig@amauta.rcp.net.pe

     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal