Edición Nº 1604

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     


    3 de Feb rero de 2000

    Primeros Pasos
    Reconocidas escuelas de ballet participan con sus pequeños elencos en "La fiesta de la danza".

     

    Alumnas de la maestra Ducelia Woll se preparan para demostrar lo aprendido. El futuro de nuestra danza está en sus ojos enormes.

    MIENTRAS que unas se arreglan la cinta que llevan en la cabeza o se ajustan el coqueto moño de su peinado, otras se apoyan relajadas sobre la barra y se rascan las espaldas. Una pequeña bailarina muestra su solo aprendido, buscando hilos invisibles de donde sostenerse. A su lado, otras compañeras ensayan movimientos complicados, la pierna de apoyo alargada, el gesto de los brazos graciosamente extendidos, un delicado movimiento del tronco y la inclinación simultánea de la cabeza. La impresión de fugacidad de sus movimientos queda adicionalmente subrayada por los aleteos de sus opacos tutu.
    Los gestos infantiles de las bailarinas nos dan la impresión de una delicada y deliciosa ternura muchas veces vista en un cuadro de Degas, por ejemplo. Pero no por manida deja de ser encantadora: niños que dan sus primeros pasos en el ballet, que descubren el lenguaje de cuerpos que aún no terminan de crecer.
    Con la intención de crear un espacio para mostrar los adelantos de aquellas niñas que inician su contacto con el ballet, el Consejo Nacional de Danza, con los auspicios del ICPNA da inicio a un nuevo evento, con un título un tanto predecible: "La fiesta de la danza".
    Esta celebración permitirá que el público pueda apreciar desde los primeros trabajos de danza que realizan los niños en las diferentes escuelas del medio, hasta las performances de las mayores, apropiadas ya de técnica y decididas a pisar fuerte en los escenarios para mayores.
    Pero además del ataque de ternura, ¿Qué hace especial el trabajo del ballet con los niños? Para Ducelia Woll, miembro del Consejo junto con Fernando Torres, Lili Zeni, Susanne Chion y Beatriz Morachimo, se trata especialmente de la espontaneidad natural de las pequeñas. La técnica recién se empieza a enseñar a partir de los 8 a 9 años, mientras que los más pequeños pueden recibir una especial introducción al ballet. "Tú tienes la responsabilidad de despertar el interés de los niños, es el reto del profesor estimularlos. Ellos llegan frescos, libres, con un enorme deseo de aprender..." explica.
    Nótese que al escribir esta nota en todo momento nos hemos referido a un arte ejecutado por pequeñas jovencitas. Y es una lástima, por que los varones tienen aún vedado el territorio de la danza por culpa no tanto de padres chapados a la antigua, sino especialmente por sus propias madres. "Qué pena me da cuando veo a niños bailando folclor con un ritmo excelente, y cuando les proponemos a las madres inscribirlos en cursos de ballet, nos miran raro y por su prejuicio les niegan la posibilidad de bailar..." lamenta Woll.
    Quizás eventos como éste sirvan también para renovar viejas mentalidades. El baile se inicia a partir del 9 de febrero a las 6:00 p.m., todos los miércoles hasta el 22 de marzo. En el escenario del ICPNA limeño (Jirón Cusco 446) se sucederán la Escuela de Maricarmen Silva, el Ballet de la Municipalidad de Jesús María, el Ballet Studio Murias Izquierdo, Danza Lima, Danzart, el Estudio de Ballet Arabesque, la Escuela Nacional de Ballet, Collage, Danza Viva y Terpsícore. En el último día se tiene previsto la confrontación de todas éstas frente al público. A ver si los niños nos enseñan a mover nuestros endurecidos cuerpos. (Enrique Planas).


     


    Nota Ritual
    Chamánica experiencia musical se escucha en la Alianza Francesa de Miraflores.

     

     

    Tito la Rosa y Octavio Castillo reviven ancestrales instrumentos.

    NO hay límite. Por eso la llaman música experimental. Cada timbre garantiza conexiones con el cosmos. Nivel de Kai Pacha, Hanan Pacha y Uju Pacha; música que conecta al aquí, al ahora y a las profundidades del tiempo. Ideal para limpiar sus registros musicales en el verano del milenio, oír a la Pachamama, viajar al cosmos o alinear sus chacras. Se recomienda hacer ayuno antes del vuelo o estimular la catatonia con brebaje y cura de humo.
    "Ritual" es el nombre del recital que ofrecerán los chamanes-músicos Tito La Rosa y Octavio Castillo en el auditorio de la Alianza Francesa de Miraflores. Interpretan, entre otros instrumentos, la quena de hueso de llama, antaras de pluma de cóndor o de piedra fósil, campanas tibetanas, flautas cherokee, diminutas ocarinas de gran sonido, además de vasijas silbadoras de chancay y flautas dobles asháninkas. A este museístico repertorio de instrumentos ancestrales se le unen sintetizadores, instrumentos contemporáneos, y otros confeccionados por la ceramista Ana María La Rosa, además de un respaldo de cinco años de investigaciones y estudios académicos.
    Las raíces de la dupla mezclan las tonadas de las fiestas patronales carhuacinas con orientaciones clásicas. Fusión ancestral y contemporánea, que le llaman.
    Acompañados por el cajón de Chocolate Algendones, las campanas tibetanas de José Antonio Núñez, la tabla hindú de Pepe Chiriboga, y la voz de Cucha del Aguila, Tito La Rosa y el ex frágil Tavo Castillo se presentan en la Alianza Francesa de la Av. Arequipa. La purificación de la platea está fijada para el 9 y 16 de febrero, a las 8:30 p.m. (MFN).


    CLICHE
    SIN CHISTE

    Juegos visuales alrededor de una pareja de recién casados, sin una historia que logre escarbar un centímetro en las pasiones o el desamor, es lo que deja el video digital "Peruvian Cliché", escrito y dirigido por el actor Giovanni Ciccia. El video puede verse todos los sábados de febrero en el Bar La Noche de Barranco, a las 8:00 pm. Lástima que Tatiana Astengo no repita su concierto del estreno, que realmente salvó aquella función.

     


    Caicedo Crítico
    Sandro Romero, compañero de ruta del mítico escritor colombiano, presentó sus críticas de cine en la Filmoteca de Lima.

     

    Un nuevo libro para resolver el rompecabezas de la apasionada obra de Caicedo. Esta vez desde la pasión cinéfila.

    "Ojo al cine" forma parte del mapa para navegar entre los diferentes textos de Andrés Caicedo, todos publicados de manera póstuma, por decisión irrevocable del escritor, guionista, dramaturgo y cinéfilo colombiano. Responsables en la edición de estos diferentes textos post-mortem fueron sus tenaces compañeros de viaje, el escritor caleño Sandro Romero, y el cineasta Luis Ospina, quienes se encargaron tercamente de mantener sin sosiego la tumba del amigo.
    "Andrés se ha convertido con el tiempo, en un compañero de camino..." cuenta Romero, quien llegó a Lima para presentar, ayer miércoles en la Filmoteca de Lima, el grueso volumen de críticas cinematográficas compilado por ambos cómplices caicedianos y publicado por el grupo editorial Norma. Y añade: He recopilado su obra postuma, he montado su obra de teatro y ya llevamos más de cien representaciones, he ido a Francia a escuchar sus escritos en otra lengua, con Ospina hemos vivido buena parte de nuestras vidas degustando la tragedia caicediana. Creo que nunca se ha ido de nuestro lado -comenta.
    -Siento que Ojo al Cine, por ser un libro de Ideas y teorías sobre el cine, resulta también un libro que lucha contra la coyuntura de los años setenta...
    -Creo que una de las virtudes de este libro es, precisamente, esa lucha contra el tiempo. Ustedes en el Perú tienen el privilegio de contar con grandes críticos de cine. En Colombia, es una pena, todos están desapareciendo. Unos, porque se suicidan, otros porque la cinefilia les hace estallar el corazón. El libro de Caicedo es un ejemplo de oficio, de obstinación y desmesura. Su loca pasión por el cine fue tan grande, que uno le perdona sus caprichos y hasta su arrogancia. El libro peca por exceso, es cierto, pero es que ahora todo el mundo peca por defecto. Y Caicedo se vuelve el ejemplo elocuente de una generación y al mismo tiempo, da cuenta de la memoria de los años setenta, época fascinante en la historia del cine.
    -En Caicedo lo culto y lo lumpen se alimentan en una relacion no resuelta...
    -Andrés era una especie de angelito empantanado. Un niño bien, ahogado en la perdición. En la época en que Andrés vivió, se confrontaban, de forma tajante, la derecha con la izquierda, la rumba con la revolución, las drogas con el marxismo leninismo. Tenía una fascinación por los "mundos corrompidos", y así como su actitud política fue de izquierda por razones generacionales, su corazón estaba al lado contrario de la lucha de clases. ¿Cómo entender que adorase a los Rollings Stones, a John Ford o a David Cronenberg sin tener cargos de conciencia? Creo que a Andrés le interesaba la marginalidad a toda costa.

     


    Mario Vargas Llosa fabula sobre la increíble desproporción y locura de las dictaduras.

    Aguándole la Fiesta al Chivo

    Poco después de poner el punto final a su última novela, "La fiesta del chivo", ya la editorial Alfaguara le compraba a los agentes literarios de Mario Vargas Llosa los derechos de publicación, con una suma tan millonaria como secreta. De esta forma, desde marzo Iberoamérica recordará las tres décadas sangrientas de la dictadura del desproporcionado general Trujillo (1930-1961) puesta en labios de Urania, mujer que lleva en su memoria y en su asombro toda la historia. Fijada a finales de abril, la vuelta de MVLL al país con motivo de la presentación del libro, marcará sin duda la coyuntura posprimera vuelta electoral. De seguro que el escribidor no sólo cumplirá en presentarnos al tirano dominicano, sino que trazará también la parábola que lo vincule en su corrupción humana y política con la maquinaria gubernamental que actualmente soportamos.

     


     

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal