Edición Nº 1604

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTÍCULO

    3 de Febrero de 2000

    Las Nuevas Armas del VOTO
    Personalización excesiva y hegemonía de la Tv.: una cohetería propagandística que no siempre da los resultados apetecidos.


    "Si un referéndum solicita que el Presidente pueda postularse nuevamente, ésa será la voz del pueblo, que deberá acatarse". Frase de una congresista en un libro que dará mucho que pensar. No: no se equivoque. La frase no es de ninguna dama peruana. Pertenece a la diputada ultramenemista argentina Leonor Barcia. (Donde ella puso Menem, nosotros escribimos el presidente). La referencia viene en un volumen consagrado a estudiar las campañas electorales de América Latina en 1997 y 1998 y que, en esencia, precisa hasta qué punto las lides electorales de América Latina se han "americanizado" desde 1980. Rasgos distintivos del proceso son: personalización de las campañas y predominio abrumador de la televisión. La diferencia estriba en que la propaganda televisual es gratuita para todos los partidos en algunos países, y en otros es monopolio de gobernantes o grupos de poder económico.


    Escribe CESAR LEVANO

    EL volumen que comentamos ofrece material para un ejercicio de política comparativa. Parece mandado hacer no sólo para que se informen los ciudadanos, sino también para que hasta los políticos paren la oreja.
    Campañas electorales y Medios de Comunicación en América Latina se titula el libro, editado por Frank Priess, director del programa de Medios del Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo Latinoamericano (CIEDLA), de la Fundación alemana Konrad Adenauer, y Fernando Tuesta Soldevilla, sociólogo por la Universidad Católica del Perú y con estudios de doctorado en Ciencias Políticas por la Universidad de Heidelberg, Alemania.

    TELEVISION GRATUITA

    En un país donde la televisión de señal abierta resulta feudo del Presidente-candidato, será consuelo de muchos el recordar que no siempre el bombardeo televisivo se vuelve demoledor. Venezuela es un ejemplo reciente. El Partido Acción Democrática tuvo en 1998 una gran campaña de Tv., sumamente creativa, y, sin embargo, Hugo Chávez barrió en las urnas.
    "Una vez más quedó demostrado", dicen los editores en su Introducción, "que una campaña televisiva exitosa no basta por sí misma, sobre todo no es suficiente cuando no puede apoyarse en un clima ampliamente favorable entre la población y que incluso trabaja en su contra".
    En este caso, la propaganda costosa resultó, por sus resultados, gratuita. Esto nos lleva a ver cómo hay otro tipo de gratuidad de la Tv. En Brasil, por ejemplo, los partidos que intervienen en una elección tienen derecho a 50 minutos de radio y de televisión gratis durante tres días de la semana. Un tercio de este tiempo es compartido en parcelas iguales por todos los partidos que tienen candidato presidencial; dos tercios se distribuyen proporcionalmente de acuerdo al número de congresistas de cada partido. No se permite, en cambio, contratar propaganda pagada en radio o Tv.
    En Colombia, hay acceso gratuito a los medios: en Tv., 10 minutos, dos veces por día. Hay que precisar que hasta las últimas elecciones, las televisoras eran del Estado, el cual las daba en concesión contratada a particulares.
    En Chile, la Tv. de señal abierta está obligada a dar 30 minutos diarios a los partidos. A cada uno le tocan cinco minutos. Los horarios se dividen en dos tandas: a las 12 del día y a las nueve de la noche. (Por si acaso, en Chile está prohibida la propaganda en los cerros).
    El gobierno financia a los partidos en Ecuador; pero fija un tope de espacios en Tv., prensa y radio.
    La República Dominicana ha establecido por ley que todos los partidos y candidatos tienen acceso igual a los medios.

     

    Fernando Tuesta, coeditor de un libro bueno para toda clase de ciudadanos.

    FINANCIAMIENTO ESTATAL

    Al igual que en Europa Occidental, en algunos países de América del Sur existe el sistema de financiamiento público a los partidos.
    En Argentina se entrega un dólar por cada voto obtenido en la elección previa. Además, los presidentes o gobernadores que aspiran a la reelección no pueden inaugurar obras públicas cuatro meses antes del voto. Tampoco pueden hacer uso de bienes o patrimonios públicos.
    Colombia financia a partidos y movimientos con personería jurídica. El Consejo Nacional de Elecciones fija, con seis meses de anticipación, el máximo de subvención.
    Costa Rica establece una financiación previa, de acuerdo con un presupuesto formulado con anterioridad.
    Paraguay financia con US$ 350 mil a los partidos que presentan candidatos a presidente y vicepresidentes. Los partidos no pueden recibir aportes financieros de personas naturales o jurídicas por encima de US$ 35 mil.
    Singular es la forma de subvención en República Dominicana. Destina a los partidos el 1/2% del presupuesto del país en años electorales y 1/2% en años no electorales.
    Finalmente, Venezuela financia a los partidos con un tope de US$ 27 millones, que se distribuyen entre los partidos de acuerdo a la votación que obtengan para la cámara de diputados.

     

    Torta en que la parte de la oposición contiene veneno.

    CRISIS Y VIGENCIA DE PARTIDOS

    Fernando Tuesta Soldevilla explicó a CARETAS el panorama:
    Es curioso. En América Latina tenemos la influencia estadounidense en cuanto a los medios y la europea en cuanto a la constitución y organización de los partidos políticos. Esto constituye una compleja trama de dos influjos que son diametralmente opuestos: en Estados Unidos los medios son privados y tienen influencia, y los partidos son débiles. Son partidos que se constituyen en función de las campañas y su jerarquía partidaria importa poco. El europeo es el partido ideológico, el partido de la organización, de las militancias y los emblemas.
    Tuesta Soldevilla arroja luz asimismo sobre algunas diferencias notables entre los países estudiados, por expertos de cada uno, y que son Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Paraguay, Perú, República Dominicana y Venezuela. No se incluyó México ni Bolivia porque allí no hubo elecciones en el lapso estudiado.

    El despojo del Canal 2 suscitó protestas que no cesan.Centro, Pastrana, de Colombia. Allí hay acceso gratis a la Tv. derecha, Ex presidente Menem: Argentina subvenciona a los partidos.


    Una de ellas es que no en todos están en crisis los partidos, por lo menos no en el grado que se comprueba en el Perú, Venezuela y, a la luz de los recientes acontecimientos, Ecuador.
    En todo caso, el núcleo sigue siendo la personalización y la televisión. Es decir, el personaje antes que la idea; y la imagen que comprime la idea y a veces la reemplaza.
    Recuérdese, por ejemplo, que en la campaña de Mario Vargas Llosa, en 1990, hubo no sólo exceso de publicidad del Fredemo, sino multiplicación desmesurada de personajes; es decir, de aspirantes a un asiento en el Congreso.
    Fujimori cambió las cosas, primero sin saberlo, y ahora queriéndolo: En la campaña de 1995, prohibió que los candidatos de sus listas parlamentarias asomaran a las cámaras de Tv.
    Ahora bien: la televisión es una gigantesca lente de aumento.
    Tuesta Soldevilla nos explicó: "Puede ser populismo, y populismo del nivel más chato; pero es un populismo mediático. Fujimori va a un lugar, y dice: `usted, señora, ¿qué quiere?'. `No tenemos puesto policial', le responden. De inmediato anota la demanda. Luego, se sube a una silla y anuncia la buena nueva por megáfono. Las señoras lo vitorean. Pueden ser cincuenta. No importa. Eso lo van a ver dos millones de personas a través de los noticieros".

    LA CUESTA DE LA ENCUESTA

    En su estudio sobre las elecciones municipales de 1998 incluido en el volumen, Tuesta Soldevilla acoge esta frase de Juan Carlos Hurtado Miller, competidor de Alberto Andrade por la alcaldía de Lima: "En el primer grupo (A y B) el candidato de Somos Perú recibe un buen respaldo, mientras que en los pueblos jóvenes y sectores urbanos marginales (C y D), nosotros ganamos."
    Si eso hubiera sido así, Hurtado hubiera, en efecto, ganado. Los segmentos económicos C y D (aún no se había detectado el E) sumaban el 80 por ciento de la población limeña. Al final, recuerda el texto de Tuesta, "el perfil elector de Somos Perú se modificó, ganando apoyo en sectores urbano-populares". Hurtado obtuvo un decoroso tercio de los votos válidos: 32,66%.
    Una de las muchas sorpresas que el volumen depara al lector es el de las encuestas en Brasil. Allí, indican los dos autores del estudio respectivo, hay tres grandes encuestadoras. Pues bien: resulta que, mes a mes, de marzo a octubre de 1998, las tres coinciden casi exactamente en los porcentajes respectivos de los tres candidatos presidenciales.
    Esto puede deberse a las particulares condiciones que norman en Brasil este tipo de consultas: los sondeos a ser divulgados tienen que ser registrados ante la justicia electoral. Allí se debe indicar quién contrató la encuesta, recursos invertidos, metodología, sistema interno de control y verificación, nombre de quién financia el trabajo. Además, los partidos tienen derecho a solicitar pormenores del sondeo, incluidos sistemas internos de control e identificación de entrevistados.



  • ../secciones/Subir

  • qui  

       
    Pagina Principal