Edición Nº 1604

 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTÍCULO

    3 de Febrero de 2000

    Hambre y Arena
    Ultimas oleadas de invasiones devienen en tragedia y ponen en evidencia el abismo social en que vivimos.

    Ya en CARETAS 1602 calificamos a la invasión de Pamplona, del 31 de diciembre pasado, como un problema social de dimensiones peligrosas. Ahora, más de 10.000 personas llevan dos semanas asentadas en unos territorios que no les pertenecen. La pasividad de la PNP, la ineficacia de las instituciones del gobierno y la incapacidad del modelo económico para beneficiar a cientos de personas han provocado esta situación. Los invasores piensan que van a ganar, bajo la sombra de su cartel "Perú 2000". Sin embargo, siempre pierden. Extorsionados por los traficantes de terrenos, manipulados por los políticos y desesperados por su propia miseria, siempre pierden.

    Escriben
    PATRICIA CAYCHO CUBA
    CARINA VAZQUEZ PRADO


    Existe una gran masa que, en su demanda por mayores derechos económicos, transgreden los de otros. Centro, El alcalde Pumar pidió ayuda a la PNP desde el 22 de enero, pero nada. El saldo, 5 muertos. Derecha: La invasión de Pamplona del 31 de diciembre pasado fue el inicio de esta última oleada.

    VILLA El Salvador necesita que la salven. Desde el 21 de enero, 67 hectáreas de cultivos y criaderos han sido ocupados por más de 10.000 personas. Acaso con ánimo redentor, decidimos pasar la noche del jueves 28 en este nuevo lugar invadido. El día anterior habían matado allí a 5 personas.
    Luego de pasar tres "garitas" de control -en donde los guardianes con linternas y cuchillos escondidos entre los pliegues de las casacas, nos hacían repetir "somos de CARETAS"- llegamos al área más grande de la invasión, entre las avenidas 1ro. de mayo y Calle 8. Todavía quedaban restos humeantes de jojoba.
    Según los invasores, ese terreno estaba abandonado y no tenía guardián. Si es así, entonces, la señora Sucesión Malache Vargas, propietaria de la Mz. E-3 de la Sociedad Unión de Colonizadores, era un fantasma y su propiedad de 47.560 m2 de frutales pura imaginación.
    La invasión está dividida en 38 grupos de 30 personas cada uno. En cada grupo se erigen, irónicos, los letreros de "Perú país con futuro".
    Un grupo nos recibió amablemente. Su afabilidad contrastaba con la prepotencia de los guardianes nocturnos, que a la 1:00 a.m. del viernes 29 nos sugirieron marcharnos por nuestra propia seguridad. Horas más tarde, instigaron la quema y destrucción de las últimas plantas que existían.
    Los invasores decían provenir de varias partes de Lima, incluso de El Callao, de donde se dice que provienen los traficantes de tierras más avezados del medio. Chalaco o no, el sábado 29 vimos a un tal "Negro Manzanito", de quien se dice que recién ha salido del penal de Lurigancho.
    Cuando Erik comenzó a hacerle algunas tomas, "Manzanito" blandió su machete. Luego nos esperó en la salida. Los guardianes del propietario del fundo Malache tuvieron que escoltarnos.
    Yo me enteré por unos amigos que iba a haber una invasión y como el alquiler que estoy pagando es demasiado caro, decidí que me debía unir, era la respuesta que la gran mayoría daba cuando se les preguntaba por su presencia en el lugar.
    Las respuestas aparentemente ingenuas abundaban más que las pulgas en la invasión. Uno de los delegados de grupo, quien no dio su nombre "por seguridad" nos brindó estas declaraciones.
    -¿De dónde vienen ustedes?

    Solitario policía frente a grupo de invasores, y sugestivo slogan oficialista.Derecha, Ante la inoperancia de la Policía, Oscar Benavides, protege las tierras que cultiva hace 30 años.


    De Chorrillos, San Juan, Santa Anita, La Victoria. Se han pasado la voz rapidito porque veían movimiento y rápido se avisaban.
    -¿Por qué invadieron ahora y no hace tres meses?
    No sé si antes se habrá sabido o no se habrá sabido, o habrán estado viendo cómo invadir acá, no sé señorita.
    -¿Por qué la invasión se llama Perú 2000?
    Esteee, ése era, esteee... el nombre que nos ha gustado. Bueno como entramos a la era 2000 de esa forma.
    Al propietario del establo de "Villa Rica", Oscar Benavides, nieto del ex Presidente del mismo nombre, le han informado que tras la invasión en Villa el Salvador están las manos negras de Absalón Vásquez, Migdonio Bellota y Alberto Kitazono, este último líder del naciente movimiento oficialista "Nuevo Milenio", cuya mira está en las próximas elecciones municipales.
    Por otro lado, el viernes 28 a las diez de la mañana, uno de los reporteros de CARETAS vio en el Trébol de Javier Prado a un camión carguero repleto de esteras que al parecer iba rumbo a Villa El Salvador. Le seguía los pasos un camión del Ejército.
    El sábado 22 a la 1 de la tarde apareció un camión del Ministerio de la Presidencia ofreciendo agua a diestra y siniestra. ¿Cristiana compasión del ministerio encargado de la campaña re-reeleccionista de Fujimori?


    Otra coincidencia sospechosa. El año pasado, la Universidad del Callao, en convenio con CORDELICA, habría estado dando cursos para formar "Promotores Sociales". Algunos podrían haber ido a parar a la tormentosa invasión salvadoreña.
    José Peralta, vocero de la Central de Invasores, comenta: El alcalde Pumar ha metido personas infiltradas para dejar mal al Presidente de la República. Luego rechaza cualquier posibilidad de reubicación. Tenemos una idea fija de lo que queremos, dice.
    Para rematar su posición agrega: Nosotros estamos de acuerdo con la situación que él (Fujimori) está llevando. Lo apoyaría en una reeleción en forma de reconocimiento. Confesión de parte.
    Los invasores dijeron que llevan días intentando contactar con los propietarios, pero éstos no aparecían. Sin embargo, al señor Jaime Lulli, propietario de una granja de engorde ubicada en la Mz. B de la Asociación La Concordia, lo encontramos el sábado, a mediodía parado junto a su auto, viendo de lejos su terreno invadido.

     


    En sus diez años de gobierno, Fujimori ha vuelto las espaldas a la grave crisis habitacional que atravesamos. La ineficacia de instituciones como COFOPRI han agravado el problema del déficit de viviendas. Las últimas invasiones parecen responder más que a un movimiento espontáneo, a una planificación programada desde muy altas instancias políticas. ¿El gobierno estará usando esta vieja técnica para captar votos?


    Nos contó que aunque había intentado hablar con los invasores, éstos no sólo lo insultaban, sino que también le amenazaban con sus armas. El señor Jaime Lulli no iba solo, la Policía lo acompañaba. A pesar de ello, su terreno fue arrasado y su almacén de materiales de construcción saqueado.
    Cuando nos llevó hacia su terreno, nos enocntramos con que el perímetro también estaba invadido, pero de pintas "Perú país con futuro". ¿Un futuro sin respeto a la propiedad privada?
    Este gran delito ecológico y contra la propiedad ha cobrado ya 5 víctimas y ha afectado a varios propietarios: los Malache, quienes sufrieron la poda y quema de sus 47.560 m2 de frutales; los Wong Chang que vieron arder durante toda una noche sus 4.000 plantas de jojoba; o Jaime Lulli, que presenció cómo saqueaban su terreno valorizado en más de 300 mil dólares.

    Invasora que necesitan reubicarse. Muchos de ellos han sido víctimas de los traficantes de tierras.


    Los terrenos invadidos estaban considerados como zona agropecuaria con reglamentación especial. Esto se aprobó por acuerdo de Consejo y Ordenanza 195-98 de la Municipalidad de Lima.
    Hay que recordar que cinco personas murieron la noche del 26. Uno de ellos, Melitón Quispe, un joven que fue con su esposa a "averiguar" qué sucedía, terminó involucrado en el grupo de gente que fue abaleada en la Calle 8, con una bala en la espalda.
    Cuando su esposa y sus dos hermanos mayores se acercaron al lugar donde encontraron el cuerpo, la joven cogió un puñado de tierra y exclamó: ¡Esto es sangre! y casi se desmayó. Las cataratas de llanto de los hermanos y la muchacha han sido el injusto precio de este hecho que, a todas luces, no ha sido espontáneo, sino provocado en el apremio de la campaña electoral.

    Ni Casas Ni Cosas

    En todo el país hay un déficit de más de un millón de viviendas. La pobreza también se expresa en la falta de techo.

    JORGE Ruiz de Somocurcio, presidente de la Comisión de Desarrollo Urbano de la Municipalidad Provincial de Lima, sostiene que nuestra ciudad -y el Perú en general- han crecido históricamente por invasiones.
    Para él se podrían considerar a las invasiones como una suerte de "adiposidad" que se incorpora a los asentamientos ya constituidos.
    De acuerdo a información procedente de la Cámara Peruana de la Construcción, el Perú posee un déficit acumulado de poco más de un millón de viviendas.
    En ninguna parte de América el problema de la vivienda se soluciona únicamente por el camino de las invasiones. Aquí se da porque no hay una política de vivienda.
    Y mientras no exista ésta, seguirá el caos. La población del país está calculada actualmente en 25,5 millones. Si cada hogar está constituido para efectos de cálculos por cinco personas, existen actualmente en el país 5,1 millones de hogares.
    Este problema continuará puesto que según CAPECO, el programa Mivivienda financiará en el mejor de los casos 15 mil viviendas anuales.
    El resto de la oferta de viviendas se dirigirá a los sectores altos de la población que en términos cuantitativos son minoritarios. Adicionalmente este tipo de construcción está en crisis porque no es posible colocar 4.000 viviendas edificadas en los últimos dos años.
    La dureza del mercado del suelo y la vivienda hacen difícil para una gran mayoría las posibilidades de alojamiento por lo que el poblador busca otras soluciones. Deriva entonces la presión hacia las tierras periféricas que serían motivo de invasión.
    En Lima hay todavía lugares disponibles. Las Pampas de Ancón (aprox. 40.000 Hás.), Pampas de San Bartolo (aprox. 60.000 Hás), Ciudadela Pachacútec. Allí el planteamiento indica una manera óptima en que la ciudad podría crecer.
    El problema se agrava por la inexistencia de una banca de fomento, de un Banco Hipotecario, la inoperatividad del programa de Mivivienda. Es un cuadro complejo cuyo origen estuvo en quitarle a las municipalidades el papel de organizar el crecimiento de la ciudad. Todo esto se dio en los diez años del fujimorismo.
    Hasta 1998 COFOPRI, que se creó para sanear los asentamientos humanos informales existentes sólo hasta 1997, había entregado 214.721 títulos a nivel nacional. Sin embargo, señala que no cuenta con un listado de Asentamientos Humanos y Pueblos Jóvenes, e ignora actualmente el número de hogares en situación de demanda de vivienda.
    Pero años antes la municipalidad provincial llevó adelante unos programas que pueden servir de ejemplo de cómo se debe manejar el problema:
    -1985 Huaycán (Ate) benefició a 80.000 personas en más de 200 hectáreas.
    -1986 Mi Perú (Ventanilla) benefició a 50.000 personas.
    El director municipal de desarrollo urbano en estas épocas era el mismo Jorge Ruiz de Somocurcio.
    -Otro ejemplo es el kilómetro 39 de la Panamericana Norte, donde se dio terreno a más de 20.000 personas.
    Antes, al ejecutar alguno de los programas de asignación de terrenos arriba aludidos, cada distrito confeccionaba una lista de personas que necesitaban un terreno, verificando que no existiera tráfico de tierras y que quien lo solicitara efectivamente carecía de vivienda. Ahora las cosas parecen estar de cabeza.


    La Ultima Ola

    Desde mediados de diciembre, varias invasiones se han producido en Lima y provincias.

    LAS invasiones modernas se iniciaron con el mítico Ernesto Sánchez Silva "Poncho Negro", quien dirigió las invasiones al cerro 7 de Octubre en setiembre de 1964. A continuación, una cronología de las últimas ocupaciones:
    17 de diciembre de 1999
    Invasión en el distrito de Villa El Salvador. Zona Tercera Etapa California. 600 personas invaden 4 hectáreas.
    18 de diciembre de 1999 (mediados)
    Invasión e inmediato desalojo en San Juan de Lurigancho. 100 familias invaden colegio estatal, y son desalojadas por moradores de la zona.
    19 de diciembre de 1999
    Desalojo en Pamplona Alta, San Juan de Miraflores. 150 personas que invadieron terrenos estatales fueron desalojadas pacíficamente por la Policía.
    22 de diciembre de 1999
    Disputa por terreno en las lomas de Carabayllo. Invasores son desalojados violentamente por traficantes de terrenos. La PN llegó dos horas más tarde.
    26 de diciembre de 1999
    Asentamiento Humano Los Huertos de Villa. Tres heridos durante rebelión de invasores en contra de la asociación dirigida por César Pozú Izaguirre y Luis Pillaca, quienes cobraban 200 dólares de cuota inicial por cada lote de terreno.
    7 de enero del 2000
    Invasión en una zona de Pamplona Alta. 200 familias ocupan un área de 10.000 m2. Hoy, la ocupación se ha extendido hasta los 500.000 m2, e incluye hasta 10,000 invasores.
    Entre el 21 y el 26 de enero del 2000
    Invasión en Villa El Salvador. sobre 67 hectáreas de uso agrícola ubicadas en la zona agropecuaria de Villa El Salvador. Llegan 10.000 personas.
    29 de enero del 2000.
    Monseñor Bambarén, presidente de la Conferencia Episcopal, señala que si la Policía no ha actuado es porque detrás de la ocupación hay intereses políticos.
    27 de enero del 2000
    Invasión en La Molina. Más de un centenar de personas toman una área descampada de 3.400 metros cuadrados.
    30 de enero del 2000
    Desalojo de invasión en Villa María del Triunfo. 3000 invasores salen de terrenos destinados a convertirse en zonas verdes.
    30 de enero del 2000
    Desalojo de invasión en Surco. Un centenar de familias asentadas en 34.000 metros son desalojadas por la Policía.
    30 de enero del 2000.
    Invasión en Chimbote. Más de un centenar de familias ocupan un kilómetro cuadrado con la aprobación del alcalde de Chimbote, Guzmán Aguirre Altamirano.

     



  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal