Edición Nº 1599


 

  • Portada
  • Nos Escriben...
  • Mar de Fondo
  • Heduardo
  • China te Cuenta...
  • Ellos & Ellas
  • Culturales
  • Caretas TV
  • Controversias
  • Lugar Común
  • Piedra de Toque
  • Mal Menor
  •  

     

     

    ARTÍCULO

    23 de Diciembre de 1999

    Joyita de Aeropuerto

    La pista de aterrizaje de Diamante, en los linderos de la Reserva Nacional del Manu, despierta -nuevamente- la codicia del narcotráfico.

    El aeropuerto de Diamante, ubicado a sólo media hora de vuelo de la frontera con Bolivia, era tan estratégico como insospechado. Derecha: radiooperador sólo tiene flechas para defenderse.

    Mide 1.200 metros de largo por 100 metros de ancho. Fue construida en la década del cincuenta y ha sido utilizada por madereros, petroleros y turistas, pero no hizo noticia hasta 1994, cuando un operativo antinarcóticos desbarató un laboratorio de cocaína en el lugar, decomisando 3.500 Kg. de pasta básica. Se trata de la remota pista de aterrizaje de Diamante, Madre de Dios, a la que aparentemente el narcotráfico ha echado la puntería de nuevo.



    Escribe MARCO ZILERI
    Fotos ERIC DAÑINO


    ENTRE las nubes por fin se divisa el aeropuerto de Diamante. La pista de aterrizaje, estirándose en medio de la jungla del Manu, parece haberse abierto con una hoja de afeitar. Es de pasto, perpendicular -si cabe la expresión- a los caprichosos meandros del río Madre de Dios, vital para el bienestar de los lugareños y codiciada, muy codiciada.
    Basta esperar una noche de luna llena, según los pobladores de la región, para saber cuánto.
    Una de esas noches fue la del 30 de agosto pasado. Los nativos Piro de la comunidad de Diamante lo recuerdan bien porque era el día de Santa Rosa de Lima. A eso de las 11, dicen, se pudo escuchar durante largos minutos los motores de un par de aviones sobrevolando la pista de aterrizaje. Según aseguran, las naves no llegaron a aterrizar.
    La historia se repitió el 15 y 16 de noviembre. Esta vez se trató de una avioneta que iba acompañada de un avión cuatrimotor que la sobrevolaba. Lo hizo dos días consecutivos. La dupla hizo recordar las operaciones de aterrizaje del narcotráfico, en la que un avión permanece en el aire sobrevolando el perímetro de operaciones -haciendo tronar sus motores- mientras una avioneta aterriza clandestinamente.
    ¿Prospección petrolífera? ¿La DEA? Puede ser. Pero para los pobladores de Diamante un avión dando vueltas sobre una remota pista de aterrizaje, en plena noche y en medio de la selva, sólo puede significar una cosa: cocaína.

    Gustavo Moscoso ha visto de todo en estas junglas. Hasta narcos. Derecha: pasta básica decomisada en 1994.



    TRES TONELADAS DE PBC

    Hace cinco años, el 24 de febrero de 1994, una operación antinarcóticos del Ejército encontró en el aeropuerto de Diamante un laboratorio de cocaína y 3,657.75 kilos contaditos de pasta básica.v Ubicada en el llano amazónico, en los linderos de la Reserva de la Biosfera del Manu, la pista de Diamante era un centro de acopio y transformación de droga, tan insospechado como estratégico. El aeropuerto de Diamante se encuentra situada a media hora de vuelo de la frontera con Bolivia así como del Cusco, pero el acceso por tierra toma dos días.
    Gustavo Moscoso, legendario tour operador del Manu y actual concesionario del aeropuerto, recuerda el día que se tomó una cerveza con Cachique Rivera en Boca Manu.
    -Estaba sentado en la terraza con vista al río cuando apareció este personaje, botella en mano, y me invitó una copa. Nunca supe de quién se trataba. Habían tantos foráneos merodeando en ese entonces, y lo más prudente era no hacer muchas preguntas. Sólo meses después, cuando fue detenido y apareció en la Tv., me di cuenta con quién había estado bebiendo", dice.
    Fueron meses de bonanza en los que los dólares circulaban alegremente de mano en mano. La razzia no se hizo esperar. Las Fuerzas del Orden arrestaron a quince personajes de Boca Manu y cuatro nativos de Diamante, y muchos otros pobladores fueron requisitoriados. Los colombianos, sin embargo, más conocidos que la ruda a esas alturas del partido, lograron fugar.
    Ahora nadie quiere que los "narcos" regresen, ni que las Fuerzas del Orden vuelvan a intervenir sin distinguir la paja del narco.

    7 a.m. en la comunidad de Diamante, la población se reúne con Silvio Campana de la Defensoría del Pueblo. Lo acompaña Carlos Trigoso.



    DIAMANTE EN BRUTO

    El pasado 3 de diciembre el representante del Defensor del Pueblo en el Cusco, Puno y Madre de Dios y tres provincias del Apurímac (Abancay, Grau y Cotabambas), Dr. Silvio Campana, realizó una visita a la zona acompañado de Martín Vega, delegado de la Defensoría del Pueblo en Puerto Maldonado, el Dr. Felipe Pacuri, asesor legal de la Federación de Comunidades Nativas de Madre de Dios (FENAMAD), Gustavo Moscoso y CARETAS.
    La comunidad de Diamante ha solicitado formalmente a las autoridades la presencia de un destacamento policial permanente en el aeropuerto, ubicado dentro de los linderos de la comunidad.
    -"Si no esto va a seguir", señala Carlos Trigoso, presidente de la comunidad.
    La solicitud ha caído en oídos sordos. Por el contrario, según testimonios recogidos por la Defensoría del Pueblo, la comunidad viene siendo presionada por autoridades policiales y judiciales de Boca Manu con un aparente afán de extorsión.

    Técnico PN Juan Alberto Tapia, comisario de Boca Manu, junto a la lancha inutilizada con la que cuenta su delegación para patrullar el río. Aún así, según diversas fuentes, encontró la manera de llegar a la comunidad de Diamante para extorsionar a los nativos.


    -"Quieren que "cantemos", que digamos quiénes son los que volaban. Incluso el juez de paz ha llegado a acusarnos de recibir armamento", dice Trigoso.
    Diamante es un caserío de 65 familias dedicado fundamentalmente a la agricultura de subsistencia. La pobreza extrema es elocuente, tanto como el temor que tienen sus pobladores de ser involucrados en el narcotráfico.
    La pista de aterrizaje es su única fuente de ingreso. Construida en la década de 1950 por madereros de apellido Slater, ésta fue luego administrada en la década de 1970 por el consorcio petrolero integrado por Geophysical-City Service-Copecsa antes de pasar a manos de los nativos Piro, en la década de 1980, cuando se titularizaron los linderos de Diamante. Una auténtica joyita en el corazón de la selva.



    Chalecos Azules
    Intermediando entre el ciudadano y el Estado, la Defensoría del Pueblo cumple un año en el Sur Andino.

    En Boca Manu, el retorno del narcotráfico es una amenaza latente.

    UN antiofídico para salvar la vida de un nativo mordido por una serpiente fue uno de los encargos urgentes que llegaron a bordo del Twin Otter de la FAP en el que viajó la representación de la Defensoría del Pueblo del Cusco a Diamante (ver nota principal).
    El medicamento llegó justo a tiempo para salvar una vida, pero quedó en el aire una pregunta venenosa: ¿Por qué el centro de salud de Boca Manu no contaba con lo necesario para atender un accidente común en la selva?
    La delegación de Defensoría del Pueblo pronto descubrió la razón al visitar el centro de salud de Boca Manu: el refrigerador no funcionaba. Así, el único nosocomio en la provincia de Fitzcarrald -ubicada a dos días de distancia por tierra de Puerto Maldonado y el Cusco- hace meses que no puede almacenar antiofídicos ni vacunas. La Defensoría del Pueblo tomó nota.
    Según definiera Silvio Campana de la Defensoría del Pueblo "es un derecho ciudadano ser atendido por todas las autoridades: policía, fiscal, profesor, médico", y es misión de la Defensoría "proteger a los ciudadanos y supervisar a las entidades del Estado".
    La DP no tiene capacidad punitiva ni ejecutiva. La persuación es su principal arma, y logran hacer la diferencia.
    En toda visita itinerante la Defensoría del Pueblo recorre cada uno de los establecimientos públicos de la localidad para indagar sobre su situación: la comisaría (y un vistazo a los calabozos), el juzgado, la escuela y el centro de salud. También se entrevistan con el alcalde, el gobernador y el prefecto. Así mismo se convoca a la población para escuchar sus reclamos y sugerencias.
    En ese plan, el pasado 17 la Defensoría en el Cusco cumplió un año de inaugurada. Sus visitas itinerantes los han llevado a 13 provincias cusqueñas y varias otras jurisdicciones en los departamentos vecinos. El caso del teleférico a Machu Picchu, las discrepancias entre la Federación de Productores de Hojas de Coca del valle de La Convención y ENACO, el envenenamiento de 24 niños en Taucamarca, la "leva" militar y casos de abuso de autoridad como los de Litivaca y Chumbivilcas han recargado su agenda.
    Pero ahí están, con sus chalecos azules, hilvanando fino entre el ciudadano común y silvestre y el Estado a veces tan indiferente.

  • ../secciones/Subir

  •    

       
    Pagina Principal