TIEMPO DE OPERA

Juan Antonio de Dompablo, Javier Suárez Ribaudo y Massimo Pezzutti interpretan a Pong, Pang y Ping. Derecha:Ivonne Garreaud y Luis Alva, de Prolírica, junto al `emperador' Andrés Santa María. A su lado, un gentil Pietro Mianiti saluda a la soprano Svetla Krásteva.

EL martes 12, empresarios, artistas e intelectuales invitados al estreno de la ópera Turandot le prestaron más oídos a la música que a la política. Mientras los nuevos ministros juramentaban en Palacio, en el Teatro Segura, remozado a toda vela, se estrenaba la célebre obra de Giacomo Puccini con la que Prolírica abrió su temporada. Los anfitriones del estreno -Alfonso Bustamante y Leopoldo Quintano, de Bancosur- mostraban satisfacción por la diligencia con que Luis Alva había dispuesto todo para el éxito de la puesta. Esta era una ocasión especial, pues por primera vez Alva hacía las veces de asistente del regis de la Scala de Milán, Franco Vacchi, el director artístico en esta ópera. Un avant premier del bel canto pocas veces visto y escuchado.

Andrés Santa María no sólo personifica al emperador Altoum sino también dirige el coro nacional. Centro: Fanny Rodríguez, Paola Azaña, María Eugenia Bieberach y Rossana Cosentino representan, en la ópera, a la tentación. Derecha: María Rosario de los Heros, Isabel Barcley, Betty Bustamante y Rosario Chiri.


© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.