Pasajes de Ida
Y trasvases que podrían sacar la vuelta.

Las candidaturas de Alberto Andrade y Luis Castañeda Lossio están conectadas por vasos comunicantes. La subida de uno le afecta al otro, y viceversa. Un estudio de la empresa de Opinión y Mercado CPI da luces sobre la manera en que se distribuyen los votos de ambos líderes, en caso de que uno de ellos no pase a la segunda vuelta electoral. Andrade se beneficiaría menos de los votos de Castañeda Lossio que éste de aquél. Del 22.3 que lograría el candidato de Solidaridad Nacional, en primera vuelta, 40.8 % engrosaría los votos de Andrade en segunda vuelta. En cambio, del 21.7 que sacaría Andrade en primera vuelta, 58.5 % cosecharía Castañeda si pasara a una segunda vuelta.

LA campaña electoral empieza a tomar un cariz singular. Las fuerzas políticas hablan cada vez más de unidad, y al mismo tiempo hacen denodados esfuerzos por consolidar espacios propios de poder.
Es lo que ocurrió esta semana en la Convención Nacional de Perú Ahora que terminó con el lanzamiento de Federico Salas a la presidencia, y con el nacimiento de Fuerza Perú, agrupación en la que confluyen sectores de centro izquierda.
En una lucha contra el tiempo, marcada por la angustia que a estas alturas debe generar el llegar a las 500 mil firmas para legalizar el movimiento, las agrupaciones políticas empiezan a precisar objetivos, y a ajustar sus propios perfiles con miras a pasar a un segundo piso en el que las conversaciones sobre alianzas y pactos pasan de la mesa al papel.
Por lo pronto, hay encuentros casuales, apretones de mano y sonrisas como las de Andrade y Salinas Sedó -coincidieron en el avión a Tacna-, pero nada más. Las conversaciones de fondo aún no cuajan.
Lo que más bien empieza a perfilarse en las organizaciones es su preocupación por nutrir sus estructuras partidarias con "jales" de diverso calibre y cantera. Entre ellos, los que tienen un claro peso específico son los provenientes de las filas militares.
Es una forma evidente de convocar a aliados que puedan servir de enlace con las propias Fuerzas Armadas. Este es el mensaje que, sin duda, envió Somos Perú, el pasado jueves 26, cuando presentó a los generales EP (r) Walter Ledesma, Daniel Mora Zevallos y Carlos Chamochumbi.

Rumbo a Tacna, Alberto Andrade y Jaime Salinas Sedó coincidieron en el avión. Se saludaron, aunque luego, en la procesión de la bandera, marcharían separados. Derecha, Perú Ahora lanza a la presidencia a Federico Salas.

Cuando el general Salinas Sedó apela al coraje como condición necesaria para presentarse a las elecciones con miras a impedir la reelección presidencial de Alberto Fujimori, no dirige su mensaje sólo a la sociedad civil.
No hay que olvidar que Unión por el Perú conserva en sus filas a los militares Carlos Mauricio y Pastor Vives. En Fuerza Perú, como integrante de DEMOS, está el general Rodolfo Robles Espinoza, mientras que Perú Posible de Alejandro Toledo cuenta con el apoyo del general Marciano Rengifo.
Hasta antes que aceptara el llamado de Alberto Andrade -a quien conoció durante el curso de Defensa Nacional que ambos llevaron en el CAEM-, el general Ledesma estaba encargado de reorganizar Unión por el Perú. Se le considera un hombre cerebral.
El general Chamochumbi, otro de los convocados por Somos Perú, es espada de honor de su promoción, relegado en el ascenso; en tanto que Daniel Mora Zevallos fue jefe de enlace peruano ante la Misión de Observadores Militares Ecuador-Perú (MOMEP).
Todos los partidos necesitan, dentro de su plan de gobierno, desarrollar una propuesta de Defensa Nacional, y es aquí donde los militares aportan su experiencia. Lo que llama la atención es que, en sus primeras declaraciones políticas, el general Mora Zevallos haya hablado de "repotenciar las Fuerzas Armadas", y que el problema con Chile y Ecuador no se ha solucionado del todo porque faltan definir los límites fronterizos en el mar, declaraciones que bien pueden ser causa de una carraspera diplomática.
Ahora bien, tampoco el hecho de llevar militares en las listas al Parlamento asegura que una mancha verde llegue al Legislativo. En realidad no son muchos los que en la historia reciente alcanzaron un cargo público vía las urnas. El general FAP Thorndike fue constituyente en 1978 por el Partido Popular Cristiano; César Fernández Maldonado integró el Parlamento en 1980.
Por el momento se vislumbran hasta cuatro bloques políticos: uno primero, oficialista (con dos movimientos inscritos Cambio 90-Nueva Mayoría, Vamos Vecino; y dos por lograr su inscripción, Poder 2000 y Alternativa Democrática), un segundo bloque formado por Somos Perú, otro tercero en el que está Solidaridad Nacional, y un cuarto no definido aún en el que se inscriben el resto de movimientos nuevos y descentralistas.


Con todo el (A)pollo. El pasado 25 de agosto, durante la turbamulta que protagonizaron ex trabajadores municipales en la ceremonia de inauguración del puente peatonal en la Av. 9 de Octubre, Rímac, una mujer lanzó un escupitajo al rostro de Alberto Andrade. CARETAS presenta reveladoras fotos de ese episodio, en el que se ve a estos extraños caballeros mezclados con los manifestantes. ¿Quiénes son?, ¿alguien los conoce? Por lo que se ve tenían urgencia de comunicar el resultado del operativo, pues hasta portaban radios.

De no avanzar una política de alianzas clara entre estos bloques, la única posibilidad de continuar la brega es seguir recolectando firmas para alcanzar la inscripción electoral y tener candidato presidencial y lista parlamentaria propia.
En el reciente cónclave de Perú Ahora quedó claro que es muy difícil a estas alturas lograr una política de alianzas en igualdad de condiciones entre los movimientos inscritos y los movimientos no inscritos.
Así las cosas, cada movimiento viene desarrollando un trabajo propio en el que los viajes a provincias tienen prioridad en sus respectivas agendas.
Somos Perú, por ejemplo, tiene programado ir este fin de semana a Iquitos o Ica para reforzar el trabajo de sus comités departamentales y presentar sus nuevas figuras.
En Ica, además de Lastenio Morales, se presentará a Raúl Sotil, profesor emérito de la Universidad de Ica; Alfredo Elías, industrial iqueño; Enrique de la Banda (Nasca), y Richard Durán (Palpa).
Luis Castañeda Lossio y Alejandro Toledo también tienen compromisos en el interior del país, en tanto que el recién lanzado a la piscina electoral, Federico Salas, espera ser ratificado en octubre próximo cuando Perú Ahora celebre su primer congreso nacional.
En suma, ver alianzas entre agrupaciones políticas de largo aliento tomará su tiempo. Lo que por el momento se atisba en el horizonte es un proceso de nuclerización de movimientos dispersos que empiezan a encontrar puntos de unidad.



© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.