Por AUGUSTO ELMORE

UN propietario alquila un local comercial, afecto a arbitrios municipales que deberían ser pagados por el inquilino, que es quien usufructua la propiedad. La municipalidad supuestamente encargada de cobrar esos arbitrios oportunamente, no lo hace porque una abusiva ordenanza municipal (claro: la soga y la cabra) señala que inquilino y propietario son solidarios en cuanto a arbitrios se refiera, y es por eso que la municipalidad ni se molesta en cobrar lo que está en posibilidad y a su alcance cobrar, porque inclusive cuenta con facilidades coercitivas que no posee el propietario. Es que la municipalidad sabe que, así el inquilino termine abandonando el local alquilado, siempre quedará el manso del propietario para hacerse cargo de los arbitrios que le habrían correspondido al inquilino y que la negligencia municipal no cobró en su momento. Eso me parece totalmente abusivo de parte de las municipalidades, porque estimula a los inquilinos a no pagar los arbitrios que les corresponden y castiga a los propietarios que, encima, tienen que pagar el predial. Eso me parece totalmente injusto.

  • Y hablando de municipalidades: felicito al alcalde de San Isidro por la enérgica y decidida acción desarrollada en relación al edificio que en forma irregular se construyó en la vera del bosque El Olivar. La demolición del piso levantado abusivamente por encima de los reglamentos que rigen en la zona es un acto de justicia, y una valiosa y ejemplar acción municipal ejecutada por el alcalde Gastón Barúa, que ha dado evidente muestra de su capacidad de hacer cumplir los reglamentos; ejemplo que ojalá sigan otros alcaldes de Lima metropolitana.

  • Ya que estamos en esa onda de reconocer méritos ajenos y creo que ya lo dije hace un tiempo: el Programa de Apoyo al Repoblamiento, que dio como fruto el retorno al terruño de más de un centenar de migrantes de la sierra, es uno de los más positivos que se conozcan, y debemos reconocer el acierto del gobierno en ese sentido. Ojalá nomás que el Programa haga todo lo necesario para evitar que los migrantes que hoy vuelven a su tierra, no estén pronto de regreso. Esa gente debe ser apoyada, abastecida y orientada para que el terruño no les resulte ahora inhóspito.

  • Ya van por lo menos tres largos feriados en los que al menos el sector público no ha trabajado. No sé si se quiere con eso que la gente se acostumbre a trabajar cada vez menos. Porque a trabajar poco se aprende rápido.

  • En la época de Perón, cuando reinaba la demagogia, a los días lunes se les decía San Perón, porque contaban con su anuencia. Y fue así como la Argentina se fue a la ruina. Bendecida por San Perón.

  • Aquí los viernes sin trabajar ¿a qué santo estarán dedicados?

  • Ha habido varias renuncias ediles a Somos Perú, pero también a Vamos Vecino. Es que donde las dan las toman.

  • Que conste que fui el primero en señalar que a qué tanto escándalo por la tonta mentirita de Rosa Elvira Cartagena, cuando en el Perú de hoy la mentira es el pan nuestro de cada día y ha llevado a altos puestos a mucha gente. Luego fue el arzobispo de Lima, Monseñor Luis Cipriani, quien dijo lo mismo. Y finalmente ha sido la misma Rosa Elvira quien en su reportaje reciente declaró: "No pensé que fuera para tanto. Total, personas más importantes que yo mienten todos los días". ¡Uáu!: ¿A quienes se habrá referido?

  • Un millón de dólares para que los miembros de la selección se los repartan es el premio que recibirán en el remoto caso de que ésta se clasifique para el mundial. ¡Qué buen ahorro que hará el país cuando en las primeras eliminatorias nos eliminen! (Claro que ese será el único caso en que ahorro no es progreso, sino todo lo contrario).

  • La doctora Martha Hildebrandt no sólo será recordada por su enorme conocimiento del idioma y su contribución a desasnar a muchos en ese tema. Tampoco lo será solamente por su lamentable actuación en el desafuero de los miembros del Tribunal Constitucional. A la doctora, hoy presidenta del Congreso, deberá recordársele también por haber realizado una importantísima y proficua labor cultural en el Congreso de la República, el último de cuyos frutos es el hermoso libro denominado "La memoria del ojo", dedicado a conmemorar el centenario de la inmigración japonesa al Perú. Con texto de José Watanabe, el libro es un homenaje a aquellos japoneses, la mayoría de origen muy humilde, que con su esfuerzo y dedicación al trabajo se ganaron un lugar en este suelo a veces adverso y cruel. Contribuyeron a la excelencia del libro mencionado, además del poeta Watanabe, la historiadora Amelia Morimoto y la capacidad iconográfica e investigadora de Oscar Chambi. Honor al Mérito.

  • Como este es el único país en el mundo en que los paros generales no los organiza la oposición al gobierno sino el gobierno mismo, estoy esperando ansiosamente que el ejecutivo, con miras a promover el turismo interno, decrete feriado todo el mes de diciembre próximo. ¡Qué paja, tío!



    © 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.