Caretas 1582 : Controversias




Por FERNANDO ROSPIGLIOSI

Guerra De Nervios
DESPUES que el Canal 2, que es completamente dependiente de los servicios de inteligencia que dirige el ex capitán Vladimiro Montesinos, sostuviera el domingo pasado que la CIA propuso a los mandos de las FF.AA. peruanas un plan para una "intervención multinacional" en Colombia, no cabe duda del origen de la filtración que empezó a circular en el mes de julio.
En esa ocasión, la versión filtrada a la prensa era que Montesinos, había informado al Comando Conjunto de las FF.AA. de un plan norteamericano para crear una fuerza multinacional con los vecinos de Colombia e intervenir militarmente en ese país.
Y ahora reaparece otra vez, pero en boca de voceros oficiosos del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN). Caben pocas dudas de cuál es el origen de la información. Surgen entonces dos interrogantes: ¿es verosímil la información? Y ¿cuál es el interés de Montesinos en hacer circular esa versión?
Sobre lo primero, es difícil saber si realmente la CIA ha estado proponiendo eso. De lo que no cabe duda es que no tiene ninguna viabilidad, por lo menos tal como se ha difundido.
De los vecinos de Colombia, sólo el gobierno peruano ha expresado una postura que podría traducirse en un propósito intervencionista. En Ecuador, el presidente Jamil Mahuad, abrumado por los problemas internos, no parece deseoso de buscarse un conflicto adicional. Sin embargo, a diferencia del Perú, la frontera ecuatoriano-colombiana sí es lugar de trasiego de narcotraficantes y subversivos.
Según algunas versiones, las fuerzas armadas ecuatorianas están modificando su entrenamiento, poniendo más énfasis en prepararse para enfrentar a las guerrillas y no tanto en una guerra convencional.

Al otro extremo, el impredecible presidente venezolano, Hugo Chávez, también parece encaminado -al igual que Fujimori- a torpedear el plan de paz del presidente colombiano Andrés Pastrana, pero desde el lado opuesto. Chávez ha manifestado su disposición a dialogar por su cuenta con las Farc, y antes había brindado hospitalidad a otro de los grupos guerrilleros colombianos.
Peor aún, la inteligencia militar colombiana cree que Chávez ha permitido en meses recientes, el paso por la frontera colombo-venezolana de 5,000 armas provenientes de Centroamérica para las Farc. De hecho, Chávez se ha opuesto a que los aviones espía norteamericanos, que ahora están despegando desde las islas de Aruba y Curazao, frente a las costas de Venezuela, sobrevuelen su espacio aéreo para dirigirse a Colombia. ¿Tendrá algo que ocultar, será solidario con las Farc o es sólo antiimperialismo principista?
El presidente brasileño Fernando Henrique Cardozo ha negado rotundamente cualquier posibilidad de intervención de su país. Y hay que creerle. Brasil es un gigante y, aunque algo venido a menos por las dificultades económicas recientes, tiene aspiraciones de potencia mundial. Jamás aceptarían el gobierno y las FF.AA. brasileñas servir de peón a los EE.UU. en su propia frontera, en una región que ellos quisieran que fuera su zona de influencia.
No hay posibilidad, entonces, de esa supuesta fuerza multilateral. Lo que sí parece que aumentará en el futuro inmediato, es la ayuda militar norteamericana a Colombia. Ahora, unos 200 militares estadounidenses están entrenando a un batallón del ejército colombiano y a la policía. Es probable que en pocos meses estén adiestrando a dos batallones más, y que el flujo de ayuda militar en material y pertrechos siga creciendo. Pero sobre todo en inteligencia. En ese tipo de lucha antisubversiva, saber dónde están y hacia adónde se desplazan los guerrilleros, es decisivo.
Teóricamente la ayuda es para combatir el narcotráfico, pero en la práctica servirá también para enfrentar a las Farc.
En suma, se trata de una operación de "guerra de baja intensidad", que los norteamericanos han puesto en práctica con éxito después de Vietnam. En El Salvador funcionó y es probable que en Colombia también.
Finalmente ¿cuál es el interés de Montesinos en difundir esa versión? La semana pasada José Miguel Vivanco, de Human Right Wacht, le dijo a CARETAS en Washington que se trataba de una maniobra publicitaria de Montesinos. Él y Fujimori también estarían tratando de mejorar su deteriorada posición ante funcionarios norteamericanos.
Pero además de todo eso, podría tratarse también de una operación de guerra psicológica, enfocada tanto contra el presidente Pastrana, que está tratando de salvar desesperadamente un proceso al borde del naufragio. Y contra las Farc. A la vez, la opinión pública colombiana y latinoamericana estarían siendo "sondeadas" y "ablandadas".

_________

Email:frospig@amauta.rcp.net.pe



© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.