Los Mil Nombres De Artemio
Tiene cuatro identidades, dos lugares de nacimiento y se le dio por muerto en 1997. Pese a esta marea de dudas, el supuesto número uno de Sendero Luminoso es buscado por las FF.AA. y la Policía.

Imagen de Artemio extraída del video de Zorba el Griego filmado entre 1988 y 1989.

Escribe ORAZIO POTESTA

EL lunes 16 circuló en San Martín un comunicado del Frente Huallaga que dio a conocer la muerte del "brazo derecho" de Artemio, el camarada Manuel, ocurrida el sábado pasado, en manos de soldados del Ejército que lo encontraron junto a otros subversivos -que lograron escapar- en el sector de Guineayco, distrito de La Pólvora, en Tocache.
CARETAS ha conocido de buena fuente que Manuel no es el "brazo derecho" de Artemio (todo apunta a que es Clay) sino, más bien, un subversivo que cobró cierta notoriedad al encabezar, el 30 de julio pasado, la quema de tres vehículos de una compañía china encargada de la construcción de 20 puentes en Tocache.
El martes 10, algunos canales de televisión informaron que las Fuerzas Armadas habían cercado a Artemio y que su captura era cuestión de horas. Este dato tampoco habría sido exacto. Para empezar, no hubo un "cerco" sino una operación de búsqueda realizada por una patrulla del Ejército luego de que un miembro de la seguridad de Artemio, capturado el 5 de agosto pasado, informara que éste se encontraba en el caserío 7 de Octubre, ubicado a 5 kilómetros al noreste de Aucayacu. Decenas de soldados acudieron a ese lugar pero el terrorista más buscado del Perú había escapado.

Artemio junto a Abimael Guzmán y la cúpula de Sendero Luminoso. Esta imagen también pertenece al video Zorba el Griego.

Pese a estas distorsiones, el esfuerzo desplegado por nuestras Fuerzas de Seguridad (en los departamentos de Ucayali, San Martín y Huánuco) para capturar a Artemio es notable, pero resulta curioso pensar que van tras los pasos de un personaje que ni siquiera saben cómo se llama.
La Policía cree que se llama Filomeno Cerrón Cardoso, y el Ejército, Gabriel Macario Alá. El diario Ojo publicó en 1998 que su nombre era Ciro Chamorro, y La República, en julio de este año, que era José Luis Pérez, de acuerdo con declaraciones del presidente Alberto Fujimori.
Todos los caminos -y los nombres- parecen conducir a Artemio, el supuesto número uno de Sendero Luminoso (SL) tras la captura policiaca de Feliciano, y los apelativos pretenden abrir una presunta trocha: Julio, Julián, Jota Jota y Javier.
A pedido de CARETAS, Felipe Páucar, periodista que reside en Huánuco, intentó recolectar datos concretos sobre este personaje y encontró hechos curiosos y casi mágicos. Visitó caseríos y distritos alejados de Tingo María en los que bien puede decirse que el Diablo perdió el poncho.
Constató que para algunos pobladores, Artemio no existe, y que, incluso, forma parte del imaginario popular del oriente, lleno de fantasías y cucos. Algunas personas -cuenta- se sorprendían. Era como si les hablara de un fantasma.
Sin embargo, en el caserío de Venenillo (distrito de José Crespo y Castillo, margen izquierdo del río Huallaga y a la altura del kilómetro 38 de la carretera Marginal), Páucar se topó con un campesino que conoció a Artemio cuando éste llegó a Tingo María en 1983.
Esto fue lo que dijo: Nació en Sullana, es moreno y con dejo norteño. Nos comentó que antes de venir para acá hizo Servicio Militar en un cuartel del Ejército, en Lima, y por eso usaba el corte de pelo como soldado. En 1984 fue al caserío Pueblo Nuevo y le habló a los vecinos del proyecto de Sendero. Dijo que era economista y que quería ayudarlos a ganar más dinero y aprovechar sus cosechas.

En los últimos días, en San Martín, Ucayali y Huánuco, se intensificaron los operativos militares y policiales para capturarlo.

Páucar sostiene que por esas épocas, la población de Venenillo y sus alrededores no mostraba el rechazo tajante que ahora tiene respecto a SL: Todos estaban resentidos con el Estado por la represión brutal que hubo en 1979 y 1980 contra los cocaleros.
CARETAS, no obstante, recogió otro trascendido: que Artemio nació en Arequipa hace 49 años y que no llegó a cursar estudios superiores, a diferencia de Guzmán y Feliciano.
El poblador, además, dijo a Páucar que Artemio era muy conocido en Aucayacu, Tingo María y Tocache, y que incluso fue padrino de varios niños que ahora andan por los 15 ó 16 años.
Contó además que en 1991 casi cae capturado. Cerca a Venenillo, iba a realizarse una reunión de líderes de Sendero Luminoso. El Ejército se enteró y unos soldados esperaron camuflados, cerca a una trocha, el auto que llevaría a Artemio, pero cometieron el error de intervenirlo cuando todavía no lo habían recogido.
Sangre fría: Un pariente mío -refiere el campesino- vio cuando Artemio le disparó en la nuca a un mando de segundo nivel. Aquí aparece un Artemio duro y celoso que mataba en nombre de SL. Sin embargo, años después, según la opinión de algunos expertos en violencia, Artemio habría empezado una racha de ejecuciones, ya no en nombre del Partido, sino para proteger su jerarquía y poder.
Jenny Rodríguez Neyra (44), camarada Rita, capturada en octubre de 1998 por el Ejército, describió a Artemio como una persona de piel mestiza, cabellos abundantes e hirsutos, ojos negros, nariz aguileña, frente pequeña, de contextura gruesa y de 1,70 de estatura.
Hace un par de años, dos arrepentidos, que aparecieron en un reportaje de La Revista Dominical, lo acusaron de abusador sexual y traidor: A las camaradas jóvenes las violaba -dijeron-, y si éstas no querían las mataba, lo mismo que a sus parejas.
Sin embargo, pareciera que lo que interesa a estas alturas es el poder militar que podría tener Artemio y si es capaz de rearticular a SL.

Identikit de Artemio realizado por las Fuerzas Armadas de acuerdo con los testimonios de algunos terroristas capturados. A la derecha, afiche del Comando Político- Militar de Leoncio Prado en el que se le identifica como Ciro Chamorro.

Un asesor del Comando Conjunto de las FF.AA. entrevistado por CARETAS dijo: En 1997 tuvo bajo su mando a 400 hombres, a quienes iba a utilizar para ejecutar un plan estratégico operativo (PEO) hecho por él ese año y que buscó llegar del Alto Huallaga hasta Piura.
Esta fuente afirma que si bien este plan abortó al ser encontrado por las FF.AA. entre las pertenencias del responsable del Batallón Nipón Ucayali, Pablo Huaccha (muerto en una emboscada el 26 de agosto de 1997), demostraría que Artemio posee dotes de estratega y que podría en este momento articular a SL en el Alto Huallaga.
Eduardo Toche, investigador de Desco, piensa, en cambio, que Artemio apenas tiene 60 ó 70 efectivos, y que además es un mando sin mayor formación ideológica y política, y que por eso es incapaz de rearticular y dirigir lo que queda de SL.
El asesor citado agrega: Se presume que Artemio llegó al Alto Huallaga a principios de 1980, cuando tenía 35 años, y en el marco de una dificultad estratégica: SL no había logrado consolidar su propuesta en Ayacucho, Huancavelica y Apurímac por la acción de las Rondas Campesinas y las FF.AA.
Años después, por esta crisis
-sostiene- la zona del Alto Huallaga creció en importancia, y Artemio añadió a su conocimiento político e ideológico, la experiencia militar. Se convirtió en un experto en atentados e incursiones, pero, sobre todo, en mimetizarse en su medio geográfico para no ser atrapado.
Se especula que a finales de la década de 1980, y lejos de convertirse en el líder de hoy, Artemio era uno de los encargados de cobrar cupos a los narcotraficantes a cambio de protección, hecho aprobado por Guzmán porque con eso se financiaba el proyecto senderista. Artemio, además, aprovechó este oscuro nexo para armar a sus columnas y lograr así una capacidad de respuesta significativa frente a las FF.AA.
Este "mérito" le habría permitido participar en algunas actividades de la Cúpula Central, lo que quedó demostrado con su aparición en el video Zorba el Griego, filmado entre 1988 y 1989.

En 1987, centenares de miembros de Sendero Luminoso ya estaban asentados en el Alto Huallaga. Artemio habría llegado a principios de la década de1980.

De hecho, la habilidad que desarrolló en el campo militar le sirvió tiempo después para salir ileso de las operaciones Aries y Tauro, realizadas en 1994, en las que fuerzas combinadas del Ejército, la Marina y la Aviación peinaron durante varias semanas el Alto Huallaga. En ambas, murieron sus cuadros Rosemberg, Johnson y Mancini.
Fue con la derrota estratégica de Sendero Luminoso tras la captura de Guzmán y gran parte de la cúpula en 1992, y la dificultad de Feliciano de reconformar el nuevo Comité Central, que el Alto Huallaga se convierte ahora en una especie de refugio y último reducto.
En 1996, el nombre de Artemio empieza a difundirse a través de los medios de comunicación. Ya había consolidado su jerarquía y logrado un equilibrio estratégico personal respecto a un Feliciano que ya estaba diezmado en hombres y armas, pero que tenía el peso de ser el último líder histórico en libertad y, por tanto, el encargado de rearticular a SL. Se dedujo luego que Artemio jamás comulgó con esta última sentencia por causa de su ambición y altanería.
Isaías Rojas, del Instituto de Defensa Legal (IDL), detalla estos rasgos de su personalidad: Feliciano había encomendado a la camarada Rita, vincular el Comité Regional del Huallaga con sus pares de Lima y Ayacucho, pero Artemio la ignoró pese a ser una líder histórica de SL.
Se especula también que fue Artemio (por medio de uno de sus hombres) quien entregó información acerca de la ubicación de Feliciano y Rita. Esta terrorista, según La República, fue encontrada en 1998 atada de pies y manos en las cercanías de una base militar en Huánuco.
Pareciera que el castigador de traidores se convirtió en uno de ellos. Y quizá fue su relación con el narcotráfico lo que le hizo perder todo horizonte. Rojas opina: Su débil formación política e ideológica pudo haberlo conducido a la corrupción, y por eso el Partido ya no era lo primero para él.
Toche, por su parte, tiene una opinión tajante. Cree que con Artemio, el proyecto de SL terminó: Su violencia, en lugar de política será social: robos y saqueos a comunidades como delincuentes comunes.
Con la caída de Feliciano el 14 de julio pasado, Sendero Luminoso se acercó más a su final fáctico. Ahora queda buscar a Artemio. No se sabe hasta cuándo dará batalla.



© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.