El Extraño Mal de Yanamayo
Terroristas sufren una extraña enfermedad que al parecer deforma
los huesos. Maritza Garrido Lecca sería una de las víctimas.

El emerretista Jaime Castillo Petruzzi denunció el pasado 20 de junio que varios presos políticos presentaban deformaciones óseas en el cráneo y el paladar. Se presume que son más de siete los afectados en el penal de Yanamayo.

Escribe ORAZIO POTESTA

DE los 45 minutos de entrevista que sostuvo con el periodista Tomás Mosciatti, director de radio Bío Bío, el pasado 20 de junio, a través de un aparato aún no identificado, el emerretista Jaime Castillo Petruzzi hizo una extraña denuncia.
Declaró que 7 presos políticos sufrían una enfermedad desconocida en Puno y en todo el país, causada, según él, por las pésimas condiciones carcelarias. "De una población de 400 presos políticos, hay 7 casos de deformaciones: prisioneros a quienes les han salido huesos en diferentes partes de la cabeza, en especial en el paladar".
Pese a que su familia lo niega, una de las afectadas por esta enfermedad sería Maritza Garrido Lecca (34), la ex bailarina y ex guardiana de Abimael Guzmán Reinoso, detenida en 1992 junto al líder terrorista, y que ahora se encuentra de nuevo en Yanamayo (3,800 metros) luego de estar por poco tiempo en Socabaya (Arequipa, 2,230), penal al que fue trasladada a principios de julio por razones humanitarias.
Castillo Petruzzi dijo también que la Cruz Roja ya estaba informada y que era posible que mandara a realizar algunas biopsias (análisis de tejido) a los afectados, aunque no se ha podido certificar si esta prueba ya se ha efectuado. Según Petruzzi, los presos se quejan de dolores en la cabeza y en los maxilares.

Senderista Maritza Garrido Lecca dio a conocer que tiene una protuberancia en el paladar.

El martes 13 de julio pasado, el Defensor del Pueblo, Jorge Santistevan, visitó Yanamayo junto al padre Hubert Lanssiers como parte de las labores de la Comisión de Indultos, y entre las quejas que recibió de los reclusos, estuvo la de esta rara anomalía. En esa ocasión, los presos le comunicaron que ya no eran siete sino más de diez (algunos dijeron 14) los afectados.
CARETAS conversó con la doctora María Rivera Chira, experta en enfermedades de altura de la Universidad Cayetano Heredia. Fue tajante: "En los 40 años de experiencia que tenemos jamás hemos registrado ese tipo de deformaciones óseas en altura, pese a que hemos trabajado mucho tiempo con mineros de Cerro de Pasco que viven a 4,300 metros de altitud. Esto es rarísimo y debe ser motivo de análisis clínico".
Y si de huesos se trata, CARETAS consultó al doctor Artemio Subauste, jefe del Departamento de Traumatología de la Clínica Javier Prado en qué casos un hueso de la cabeza y el paladar podía deformarse. "Mire, lo que me dice es muy raro. Los huesos que suelen deformarse son los largos como el fémur (muslo) o el húmero (brazo) ya sea por obra de la osteomalacia que los ablanda y rediseña, y la osteoporosis, que los descalcifica y fractura. Los del cráneo, que yo sepa, no se deforman, salvo que los aprisionemos con una máquina".

Penal de máxima seguridad de Yanamayo en Puno, ubicado a 3,800 metros de altitud. En su interior se incubaría una extraña enfermedad.

Veamos. Si no son huesos, ¿qué podría ser entonces? Uriel García, reconocido médico patólogo, declaró a CARETAS: "Si son varios los afectados, se trata de una pequeña epidemia. Puede que estas deformaciones sean causadas por una bacteria llamada estafilococo, que produce bultos duros en la piel o por una larva denominada cisticerco, que se aloja en los intestinos del ganado y que al ser expulsada a través del excremento a veces contamina el agua de consumo humano. También causa lesiones y protuberancias".
Wilfredo Pedraza Sierra, director del Programa de Asuntos Penales y Penitenciarios de la Defensoría del Pueblo, se entrevistó con Maritza Garrido Lecca el 8 de julio pasado cuando ésta estuvo en Socabaya y confirmó que la enfermedad existe y alarma. "Me dijo que tenía una deformación en el paladar pero que eso, si bien hasta el momento no le ocasionaba serios problemas de salud, le preocupaba mucho".
Según Pedraza, en Yanamayo ya habrían hecho una operación de cirugía menor a una interna que presentaba el mismo problema que Garrido Lecca.



© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.