¿Quiénes Son
Los Chilenos Del MRTA?

La ruta continental de un cuarteto cuyo dogma era la violencia.

Concepción Pincheira Sáez: se batió ferozmente al momento de su captura.

Natural disgusto suscitó la versión oficial sobre el pedido de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de un juicio distinto -no para que se libere- a los terroristas chilenos del MRTA, los cuales al final, con el proceso debido y de acuerdo con la ley, de todas maneras recibirían sin duda cadena perpetua. Pero el alboroto causado por la desinformación dejó en la penumbra la naturaleza de los crímenes y la trayectoria de los chilenos presos en el Perú. El siguiente informe pinta de cuerpo entero a los cuatro personajes y su largo recorrido por los caminos de la lucha armada en Chile, Nicaragua, El Salvador y el Perú.

Escribe DAVID MONTOYA

EL abogado Jorge Espinoza Cárdenas presentó el martes 8 una acción de Hábeas Corpus en favor de los chilenos Jaime Castillo Petruzzi, Lautaro Mellado, María Pincheira y Alejandro Astorga, sobre la base de la sentencia de la Corte Interamericana de Costa Rica que pide un nuevo juicio para estos terroristas.
Mucho revuelo ha causado esta resolución internacional, pero muy poco se conoce de la agitada vida "revolucionaria" de los chilenos del MRTA.
En 1957, se forma el primer Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en Venezuela, producto de la influencia de la guerrilla castrista en Cuba que entonces luchaba contra la dictadura de Batista. Al año siguiente, Luis de la Puente Uceda rompe con el Partido Aprista y forma el Apra Rebelde. Aventura a la que se acopla el joven Javier Valle Riestra, quien, antes de que empiece la acción guerrillera, se retira de la aventura. En 1961, De la Puente forma el MIR en el Perú y en 1963 decide iniciar la lucha armada y se interna en la selva, pero es rápidamente sofocada por las fuerzas del orden en 1965.
En Chile el MIR es formado por Miguel Enríquez en 1960, tras el triunfo de la revolución cubana, bajo la concepción de una organización militar. Desde esa fecha, el MIR chileno se prepara para la lucha armada y entrena a sus cuadros en su país y en Cuba.

"Cárcel del pueblo" en que mantenían secuestradas a sus víctimas. El recaudador era Jaime Castillo Petruzzi (a la derecha). Uno de los primeros secuestrados fue el empresario Julio Vera quien permaneció en cautiverio ocho meses en 1986.

Luego del triunfo de Salvador Allende, el MIR ocupa un papel activo en el nuevo gobierno socialista de Chile. A pesar de que discrepaban -por su radicalidad- en muchos puntos con Allende, la guardia personal y de seguridad del presidente estaba constituida por militantes del MIR. En ese tiempo Jaime Castillo Petruzzi fue enviado a entrenarse en Cuba, y en algún momento llegó a custodiar el Palacio de La Moneda.
Apenas producido el golpe pinochetista, el joven Jaime Castillo Petruzzi enrumba a París a capacitarse. Elige la Universidad de la Sorbona. Allí, en la Facultad de Historia, se conoce con otro estudiante: Víctor Polay Campos, con quien entabla una gran amistad.
Polay, llegado a esa Universidad en 1970, estableció en esa época estrecha amistad con Alan García. Regresó al Perú en 1976. Con conocida militancia aprista, abandona esas posiciones para militar en el MIR El Militante, una de las muchas escisiones que tuvo el MIR primigenio de De la Puente.
La organización de Polay entabla relaciones internacionales con su pares de América Latina, especialmente en Cuba y Centroamérica, y apoya a los militantes chilenos que huían de la dictadura de Pinochet y los pone a buen recaudo en el Perú. Lautaro Mellado y Alejandro Astorga, según fuentes policiales, utilizaron esta modalidad. Basan su afirmación en el movimiento migratorio que figura en sus pasaportes.
En 1978, Polay y el MIR El Militante se divide y surge de él una facción que luego se convertiría en el Partido Comunista Revolucionario (PCR) que durante muchos años dirigiera Manuel Dammert. Luego el MIR El Militante "depurado", con Polay como su dirigente, sumado a la escisión denominada Partido Socialista Revolucionario- Marxista Leninista, que dirigía Luis Varese, forma el MRTA. El resto es historia conocida.

"El MRTA llegó a contar con más armas que las que tuvimos en la guerra del Pacífico".

El MRTA aparece oficialmente en 1982 con algunos atentados menores, como detonación de explosivos a agencias bancarias. No se comparaba entonces al sangriento protagonismo senderista.
Lo nuevo es que Luis "Gigi" Varese tuvo que huir prácticamente del MRTA, porque Víctor Polay quería afianzar, mediante las armas, el liderazgo del movimiento terrorista. Algunos militantes de izquierda recuerdan que cuando Varese fue a Nicaragua a apoyar la revolución triunfante de los sandinistas, tuvo que llegar al aeropuerto Jorge Chávez con custodia personal.
De París, Jaime Castillo Petruzzi enrumba a El Salvador y se incorpora al Frente Farabundo Martí. Obtiene la dirección de una emisora popular que apoyaba a los revolucionarios salvadoreños. Allí se conoce con María Pincheira Sáez.
Luego de dos años, Castillo Petruzzi y la Pincheira deciden ir a Nicaragua a apoyar la revolución sandinista ante los problemas que tenían con los "Contras". Por supuesto, ambos habían reforzado su conocimiento y entrenamiento militar en El Salvador y Nicaragua con frecuentes viajes a Cuba.
En la competencia de terror del MRTA con Sendero, este último le saca varios cuerpos de ventaja, ya que va consolidando su organización a nivel nacional y desde 1986 por lo menos anuncia el cerco final de la ciudad (Lima), y por consiguiente, la toma del poder.

Luis Varese discrepó con Polay. Centro: el chileno Astorga. La foto de al lado corresponde a Polay en la selva.

Este hecho desespera a Polay y manda llamar a Jaime Castillo Petruzzi de Nicaragua para que se integre al MRTA. Este viene con la Pincheira y se ponen a diseñar la nueva línea militar emerretista. Por cierto, que el MRTA mantuvo los lazos que el MIR El Militante había establecido con Centroamérica y Cuba, por lo que regularmente enviaba a sus cuadros a entremiento militar.
Castillo Petruzzi, junto a María Pincheira, Lautaro Mellado y Alejandro Astorga, con el pleno respaldo de Víctor Polay, conciben los secuestros a prominentes empresarios y las "cárceles del pueblo" como una forma de obtener dinero para comprar armamento moderno y suficiente. El compañero "Rolando", como se le conocía también a Polay, y Castillo Petruzzi, convinieron en que Sendero Luminoso avanzaba por el apoyo financiero que obtenía del narcotráfico.
Y llegaron a juntar una cantidad tal de armamento que, según el coronel Juan Gonzales Sandoval, el emerretólogo de la Policía Nacional junto con el coronel Marco Miyashiro, señala que la incautación policial que se hace al MRTA supera todo el armamento de la Guerra del Pacífico.
La ferocidad de los chilenos del MRTA, y en particular la de Castillo Petruzzi, es conocida por todos los peruanos. Allí está el cruel asesinato del empresario minero David Ballón Vera, que fue rematado personalmente por este terrorista. Algunos arrepentidos del MRTA conocen también que fue Castillo Petruzzi quien asesinó a un miembro del comando que secuestró al empresario vidriero Miyasato, porque se compadeció de los reclamos de su víctima. El coronel Gonzales Sandoval recuerda la ferocidad que también mostró la chilena Pincheira cuando fueron detenidos en la calle Vesalio de San Borja: disparaba con armas de largo alcance a diestra y siniestra.
Es muy probable que tales personajes, en el supuesto de un nuevo juicio como pide la Corte Interamericana, volverían conforme a ley, a recibir la pena de cadena perpetua.


© 1995 - 1999 Empresa Editora Caretas S.A.