Arte Adoptable
Por segunda vez el Museo de Arte busca auspiciadores para financiar sus restauraciones.

Pedro Pablo Alayza, director del
Museo de Arte, junto a una de las
obras en proceso de restauración.
Al centro, los pigmentos
desgastados de un lienzo.
Derecha, representación de
un santo a la que se le colocó
un nuevo lienzo para proteger
la zona posterior.

PEDRO Pablo Alayza cuelga el teléfono, sonriendo. Una segunda empresa se ha decidido en este momento a financiar la restauración de un antiguo óleo del Museo de Arte. El director se alegra de un mecenas más, pero eso aún no es suficiente. En total, son doce las obras que serán restauradas en el programa "Sea parte del arte".
Es el segundo año en que el Museo desarrolla este proyecto de recuperación. Se eligieron pinturas que debían cumplir con dos requisitos: daños relativamente graves en obras demasiado importantes para ser exhibidas continuamente. Los óleos pertenecen a los siglos XVII, XVIII y XIX. La mitad fue pintada por la Escuela Cusqueña, y la mayoría es de tema religioso. Sus medidas varían entre lo pequeño ("Cardenal Pacelli" con sus 65 x 54 centímetros) y lo más grande ("San Nicolás de Bari" con 186 x 142 centímetros). Los gastos totales de la restauración de estos doce cuadros están calculados en 24,000 dólares. Los mecenas contribuyen con 2000 dólares como parte solidaria. Sin embargo, cada cuadro exige diferentes trabajos de restauración y, por ende, diferentes gastos. Aquéllos con menos deterioros sirven, por lo tanto, para pagar los demás. Los colaboradores, independientemente del cuadro adoptado, encuentran sus nombres en los rótulos, junto a cada una de las pinturas expuestas.
Esa forma de financiar trabajos de mantenimiento de pinturas la implementó Alayza en el año 1997. Según el director, estos pioneros fueron calificados como padrinos de hormigas o de árboles. Actualmente, se ha ampliado a varios campos. En Lima, tuvo mucho éxito el patronazgo de balcones antiguos. "Con esto podemos sensibilizar a la gente respecto a la urgencia de mantener nuestra herencia cultural", dice el director del Museo. Hasta la fecha se han inscrito Repsol, el estudio de abogados Rodrigo Elías y Medrano, la consultoría Apoyo, La empresa Precor y 2155 Escuela de Negocios.
A algunas piezas les falta color en diferentes puntos. Otros presentan agujeros, o poseen un lienzo débil. Otros necesitan lo más común: renovar el barniz, que de todas formas se oscurece con el tiempo. Cada cuadro ostenta sus propios puntos críticos. El taller de restauración, bajo la dirección de Rossana Kuon Arce, ya ha analizado las obras -con qué tipo de pigmentos están pintadas, cual fue la técnica usada, qué calidad tiene el color, el lienzo y la madera del marco-. Para ello, Kuon trabaja con varios expertos, historiadores del arte, químicos y, en ocasiones, biólogos. Sobre la base de un principio, se trabaja con sumo cuidado, restaurando lo mínimo posible de tal modo que sea corregible, pues se supone "que en los próximos 50 años las técnicas de restauración avanzarán mucho", explica Alayza. Aquí surge lo imprevisto: nadie sabe cuándo puede concluir una restauración. El director cuenta con diciembre como plazo ideal (aunque no obligatorio), mes en el que será posible apreciar los doce lienzos, justamente para la Fiesta de Arte del Museo. Se apreciará, entre otros, "San Joaquín y la Virgen". Cuadro que animó al segundo auspiciador, un directivo de Repsol que lleva el mismo nombre del santo. (Doris Näger).


Paraíso de Dante
Músico peruano es galardonado con beca.

Valdez y su mundo privado: una partitura y un piano.

EN 1997, la obra sinfónica coral del arequipeño Dante Valdez Los Años Doblados, cantata en siete movimientos para solistas coro y orquesta, fue seleccionada para participar en el Sexto Festival Mundial de Música Contemporánea. Desde entonces, el reconocimiento internacional de su obra es creciente. En 1998, a raíz del estreno de la ópera Esperanza Andina el gobierno ruso le concedió una beca para estudiar composición en el prestigioso Conservatorio "Rimsky Korsakov", de San Petersburgo. Previamente, la Municipalidad de Arequipa le otorgó el Diploma y la Medalla de la Ciudad, en mérito a sus logros artísticos.Actualmente, cursa el doctorado de esa especialidad en la institución mencionada. Ingresó con el calificativo de excelente. Feliz retorno.


Cruzada Por Florián
El poeta Mario Florián ha vuelto a ser protagonista de la noticia,
aunque esta vez con visos dramáticos. Sucede que el escritor
se encuentra internado en el Hospital Rebagliati (piso 11-C,
habitación 1163), aquejado por graves dolencias.
Una magra pensión del magisterio no le permite solventar
los altos costos del tratamiento. A los 80 años de edad,
este clásico del indigenismo es víctima del abandono.
Desde esta tribuna, invocamos la ayuda urgente
de instituciones y personas sensibles.
El teléfono es 263-2225. Salvemos a Florián.


El cuento de las 1,000 Palabras
Atención, cuentistas de toda pelambre: mañana, viernes 26, a las 6.00 p.m., culmina el plazo de recepción de trabajos en la nueva versión del Concurso "El Cuento de las Mil Palabras". Recientemente, viejos conocidos del certamen, como Fernando Iwasaki y Andrés Cloud, recibieron los primeros galardones en el XX Premio Copé.


NUÑEZ UNIVERSAL.- Por primera vez se expone en Lima la obra de uno de los más importantes paisajistas peruanos de todos los tiempos: el arequipeño Alejandro Núñez Ureta (1920-1974). Este acontecimiento cultural ha sido posible gracias a la Fundación del Banco Continental, que ha inaugurado una muestra dedicada al pintor en la Galería de esa entidad -cuadra 6 de la Av. Larco, esquina con Tarata-. Núñez Ureta nació en el barrio de San Lázaro, en el seno de una familia de renombrados artistas. Ingresó a la Escuela de Artes y Oficios de Lima. A los veinte años, en 1940, obtuvo un premio otorgado por la Embajada del Japón. La exposición incluye acuarelas, apuntes en carbón y caricaturas.


MAL MENOR
El Benignismo

Por JAIME BEDOYA

ES rarísimo. Hasta hace poco, Rolando F.(*), connotado anacoreta, jamás se hubiera permitido tal desliz. El, que espantaba con ascos a la menor hija de un dilecto amigo cada vez que ésta jugueteaba inocentemente con su hirsutismo facial, dio de improviso una muestra clandestina de humanidad: cuidándose de no ser visto y con la mirada indefensamente vidriosa, le ofreció su meñique a la pequeña mano a la vez que solapadamente susurraba el cálido apodo de la menor: bebuchis, bebuchis, toma dedo.
Ella, desacostumbrada a toda simpatía por parte del piludo, estalló en llanto. Rolando F., quien maldecía a la lactante, acababa de ver La Vida es Bella. No se trata de un caso aislado.
Inusuales manifestaciones como ésta, de emotividad en personalidades tendientes a la melancolía y al cultivo del sufrimiento -los que los limeños graciosamente llamamos chunchos cultos-, permiten a los especialistas acuñar un nuevo término: el benignismo.
La aplomada idiosincrasia limeña, cuyos matices del gris ya Unanue relacionaba meteorológicamente con un clima igual de apocado (ni frío, ni caliente), serían luego corroborados por el coloquialismo del alcalde satírico Valega con su profético e infalible aquí hasta los microbios se acojudan. Ahora este ánimo lóbrego parecería acusar una grieta por donde se cuela una humedad sentimentaloide: la lágrima fácil, mediterránea, cultivada por Roberto Benigni.
Según Heymans, se puede clasificar como emotivo a todo aquel "que siempre está dispuesto a maravillarse o derramar lágrimas por los motivos mas fútiles". Agréguese a esto reflejos de excitabilidad cardíaca demasiado vivos, tendencia a los espasmos viscerales, deficiencias de ciertas glándulas endocrinas, en fin, toda una gama clínica de predisposiciones varias a la impresionabilidad que el mundo ha abrazado como una reivindicación finisecular de la sensibilidad hiperventilada.
Anatómicamente, Benigni es un privilegiado para el tema. Su cráneo, alargado horizontalmente -dolicocefalia- presenta un marcado abultamiento occipital -sensibilidad- así como un ensanchamiento de la región posterior -zona de la cirscunspección. No es de soslayar su origen toscano, donde el noble chianti presente ya en las mamaderas agudiza tempranamente el sistema nervioso parvular, por no hablar de la muy posible presencia etílica de los caldos de uva Lachrima Christi del Vesubio, en la Campania, donde restos de lava han nutrido el suelo cargándolo de propiedades telúricas y lacrimógenas.
Protobenignis locales serían Mario Poggi, Hugo Plevisani o Jaime Lértora (estupenda configuración craneal), los tres ostentan raigambre itálica y personalidades espasmódicas. Aunque, al margen de ser extranjero pues desarrollóse como ser sentimental en esta tierra, sería imperdonable ignorar al finado Humberto Vílchez Vera. El fue el creador -desde el trepidante programa Domingos de la Bondad- de esa exacta síntesis que, con las lacrimales inflamadas al borde de la queratitis, clamaba: "¡No voy a llorar¡".
Sensibilidad, delicada solidez.

-----------
(*) Nombre ficticio para proteger la identidad del anacoreta real.


Sagrada Materia
Artista paraguayo en Galería Pancho Fierro.

Spatuzza junto a una de sus raras creaciones, producto de la exploracion matérica

CARLOS Spatuzza es un artista paraguayo que nació en 1966. En la actualidad -y hasta el domingo 4 de abril-, la Galería "Pancho Fierro", del Centro de Artes Visuales de la Municipalidad Metropolitana de Lima, exhibe una muestra individual del plástico. Esta lleva por título Sobre cáscaras, pirecas y demás hierbas. Entre 1984 y 1990, Spatuzza realizó estudios de Artes Plásticas en la Universidad Nacional de Asunción. Más tarde, cursó talleres de grabado en diversos países de Latinoamérica. Tiene en su haber nueve exposiciones individuales, y ha participado en más de treinta colectivas (Italia, España, Francia, Brasil, Uruguay, Argentina, Cuba, México, Estados Unidos y Japón). Sus obras fueron expuestas en las bienales de artes gráficas llevadas a cabo en Egipto, Eslovenia, Polonia y Yugoslavia. Spatuzza somete los diversos materiales a una manipulación destructiva cuyo objetivo es, según Carlos Colombino, un intento de escarbar las vísceras de las cosas. La muestra puede visitarse en Pasaje Santa Rosa 110, Lima, de lunes a domingo (11 a.m. a 8.00 p.m.), y viernes y sábado, de 11 a.m. a 10 p.m.


Poetas que Parten
La poesía en lengua castellana perdió,
el último fin de semana, a dos de
sus voces más representativas.
Una de ellas fue el español
José A. Goytisolo, quien se suicidó
arrojándose desde el balcón de
su departamento. La segunda,
el mexicano Jaime Sabines,
autor de una obra ampliamente
reconocida por propios y extraños.


Notaria del Lenguaje
Rumania y Rumanía
DON Manuel Seco dice en su diccionario de Dudas que "El nombre de la nación europea puede ser Rumania o Rumanía. La primera forma es la que utiliza la Real Academia de la Lengua y tiene en su apoyo la analogía con otros nombres geográficos (Alemania, Albania, Lituania, etc.). La segunda, Rumanía, tampoco carece del apoyo analógico (Turquía, Oceanía, Etiopía, Andalucía, etc.). Esta ha sido la forma más usada hasta no hace mucho, y debemos reconocer que tiene la ventaja de marcar la distinción con el nombre románia, que designa el conjunto de los territorios de lenguas románicas.
A don Manuel Seco, con mi debido respeto, le puedo argumentar que, ni Turquía, ni Etiopía, ni Andalucía están incluidos en las recomendaciones de don Rufino de J. Cuervo, que da como única excepción Oceanía tal como lo anoté en la notaría a la cual usted hace mención.
En España y en otros países de habla hispana mucha gente pronuncia y escribe Rumanía, pero el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española sólo reconoce Rumania, y en los casos de duda es la Academia la máxima autoridad.
Creo que en esta forma queda claramente explicado que no se debe decir ni escribir Rumanía sino Rumania.

EL NOTARIO