Soldado De La Paz




Soldado De La Paz
Denegri Luna: historia de un peruano ejemplar.

A los 18 años el historiador empezó a reunir una biblioteca que llegó a los 50 mil volúmenes.

LAmuerte del historiador Félix Denegri Luna es una gran pérdida para la cultura peruana y también para la causa de la integración latinoamericana. El escenario y el instante de su muerte lo confirman: ha fallecido en Quito, a donde había viajado para una reunión de intelectuales convocada en favor de una causa que él venía alentando con fervor: la fraternidad entre los pueblos hermanos del Perú y el Ecuador.
Denegri era uno de los peruanos que mejor conocía de libros, tratados, archivos, mapas, periódicos, panfletos y testimonios inéditos diplomáticos o privados respecto a las relaciones entre nuestros dos países. Es fama que su biblioteca privada de 50 mil libros y colecciones -entre éstas, la mejor hemeroteca acopiadora de periódicos peruanos- era la más copiosa y rica de la América Latina.
Iba a cumplir 80 años el 11 de enero próximo. Un paro cardíaco terminó con esta vida fecunda. Entre sus trabajos más notables figuran los libros En torno a Ramón Castilla; Manuel de Mendiburu, Prefecto de Tacna; El Mariscal Domingo Nieto y la Iniciación Republicana; dos volúmenes de la Historia Marítima del Perú y su reciente Perú y Ecuador. Apuntes para la historia de una Frontera.

Activista de la hermandad con Ecuador, no habia vacilado en alistarse como movilizable en 1941.

En este último libro, escrito con la colaboración, que él exaltó generosamente, del capitán de fragata de la Armada Peruana (r) Jorge Rafael Ortiz Sotelo y el periodista Ismael Pinto Vargas, presentó un panorama completo, algo así como una biografía de nuestra frontera con el Ecuador.
Allí se demuestra, por ejemplo, cuán inexacta era la alegación ecuatoriana de que el Perú había arrebatado a nuestro vecino medio millón de kilómetros cuadrados. Lo reconoce, sin embages, recuerda, el historiador ecuatoriano Enrique Villacís Terán en su libro Ciencia, Patriotismo y fe:
"El Oriente mantenido por el Dr. Tobar Donoso (el canciller ecuatoriano que firmó el Protocolo) representa el 90% de la riqueza minera y petrolera de esa región, la casi totalidad de la energía hidráulica, de las tierras agrícolas y ganaderas; en tanto que las tierras retenidas por el Perú, anegadizas y en formación, serán útiles sólo después de largos siglos. La parte plana que permanece (con Ecuador) representa 102,330 kilómetros cuadrados, un territorio casi igual a Guatemala y Cuba, mayor que Panamá y otros países de Centroamérica".
Profesor de la Universidad Católica, ex presidente de la Academia Nacional de Historia, miembro del Instituto de Altos Estudios José de la Riva Agüero de la Universidad Católica y codirector, con Jorge Basadre, de la Colección Biblioteca de la República, Denegri Luna fue un apasionado de la cultura y en particular de la historia. Por eso mismo consagró sus energías últimas y sus desvelos finales a la causa de la unión entre dos pueblos que son los más parecidos entre sí de nuestra variopinta y promisoria América.


En 1996, cuando aún estaban frescos los recuerdos y las heridas de la guerra del Cenepa, Félix Denegri Luna publicó, con el auspicio del Instituto Riva Agüero y la Bolsa de Valores de Lima, su enjundioso libro Perú y Ecuador. Apuntes para la Historia de una Frontera. El siguiente fragmento de su Introducción demuestra la visión de futuro y de fraternidad del historiador.

"Sobre las bases sólidas que nos dé la verdad, que la Historia sirva como instrumento de acercamiento de nuestros pueblos, que nacieron hermanos, evitando que se perpetúen enfrentamientos estériles, que las más de las veces suelen estar al servicio de mezquinos y transitorios intereses políticos.
"Para lograr esta meta debemos resguardarnos de cualquier concesión a los tentadores cantos de sirena de patrioterismos fáciles y dañinos, por un lado. Por el otro, que una falsa cordialidad sacrifique la verdad en pro de lograr un ficticio y temporal apaciguamiento. Ambas posiciones conllevarían a resultados equívocos, artificiales y perecederos.
"Esto ha sido comprendido por un creciente grupo de intelectuales peruanos, que viene trabajando seria y perseverantemente en esa dirección. Similar actitud se viene gestando en el Ecuador. El gran abanderado de ella fue el desaparecido Alfredo Pareja Diezcanseco. Personaje ilustre de proyección continental y de inequívoca y valiente trayectoria ecuatoriana. Esperamos que esta clase de esfuerzos no decaigan y que, por el contrario, se intensifiquen en ambas repúblicas. Esto es, tenemos la convicción de que la verdad histórica servirá a la integración de nuestros pueblos. A eso apunta este trabajo".