Culturales




Héroe de Conciencia
Hace ochenta y cinco años nació Albert Camus, uno de los escritores más influyentes del siglo XX.

Escribe JOSE GÜICH RODRIGUEZ

EL mundo en que vivo me repugna, pero me siento solidario con los hombres que viven en él, había escrito Albert Camus en cierta ocasión. Esa sentencia lapidaria del autor francés, nacido el 7 de noviembre de 1913, deviene ejemplo mínimo de una obra que conmocionó a las élites pensantes de su tiempo. Camus contribuyó, más que ningún otro creador contemporáneo, a refutar los fundamentos espirituales sobre los cuales la humanidad había erigido su ascenso, pero que no tardarían en desencadenar las grandes catástrofes bélicas del siglo. Además, replanteó coherentemente el papel que el intelectual estaba llamado a cumplir en sociedades constreñidas por las oscuridades del poder y su ejercicio envilecedor.

El autor de "La Peste" en los días del glorioso reconocimiento público que nunca lo encadilaría.

Junto a Jean-Paul Sartre -con quien compartiría andanzas para más tarde polemizar cáusticamente-, fue el responsable directo de que un término como existencialismo ingresara, con el riesgo natural de trivialización, al vocabulario del hombre común y corriente. Sumido en su precariedad cotidiana, ese ser antiheroico percibía, en las cenizas posteriores a la conflagración de 1939, el sentido del absurdo que constituía la preocupación esencial de ambos escritores. Sin embargo, mientras Sartre utilizó la literatura como vehículo de fatigas filosóficas y políticas -nunca sería más oportuno el término ancilar, creado por el polígrafo mexicano Alfonso Reyes para designar esos textos fronterizos-, Camus nunca escindió el acto de escribir de su declaración de principios frente a la realidad circundante, ni siquiera en los instantes más críticos.
En 1913, Argelia -una nación de Africa del Norte afectada hoy por la violencia del fundamentalismo islámico- era parte significativa de las posesiones coloniales francesas. En ese contexto geográfico nació el escritor (específicamente, en el departamento de Constantina). Su padre, un artesano de origen alsaciano, murió en la primera batalla del Marne (1914) -sangriento capítulo de la Primera Guerra Mundial-. Este hecho motivó que su familia se trasladara de Mondovi (su ciudad natal) a Argel, la antigua capital de ese territorio hollado por la presencia occidental y, en forma simultánea, baluarte de la cultura musulmana -sojuzgada por el imperialismo europeo-.
En Argel, inició su educación de la mano de Monsieur Germain, maestro de escuela -suerte de santo laico-, quien dejaría un recuerdo imborrable en el estudiante. Fue aquel modesto profesor de provincia quien le transmitió los principios sobre los que, años después, Camus articularía su propia versión del compromiso vital. Además, M. Germain le contagiará una febril pasión por el fútbol. Durante sus años de formación superior, fue guardameta del Racing Universitario de Argel. Una tuberculosis lo alejó de los campos de juego y de los estudios convencionales, a los que renuncia de manera tajante. A fin de subsistir, ingresó a la prefectura de la capital, donde se desempeñaría como redactor. Probablemente escribió sus primeros cuentos en este período, ya que aquel puesto burocrático le brindaba algún tiempo libre. Casi todos sus amigos cercanos eran musulmanes, víctimas de la discriminación y condenados a una ciudadanía de tercera categoría por la cruenta administración francesa.

El libro póstumo del creador.

A principios de la década de 1930 se traslada a París, donde se involucra en actividades políticas. Cuando estalla la guerra, en 1939, encuentra refugio en Clermont-Ferrand. Allí escribe la novela El Extranjero, que aparecerá en 1942. La ocupación alemana y el colaboracionismo abyecto de algunos estamentos inician una etapa oscura en la historia de Francia. De regreso a París, se integra a la red Combat. Silenciosamente, su primera novela ha despertado el entusiasmo de los jóvenes. Después de la Liberación (24 de agosto de 1944), Combat -medio de prensa clandestino- se convierte en diario público y Camus, jefe de redacción, es reconocido como escritor excepcional. El Extranjero remueve los fantasmas y angustias de un país postrado que emerge de las ruinas. En 1945 estrena Calígula, su primera obra teatral, drama de tesis sobre la libertad basado íntegramente en los escritos de Suetonio. Dos años después publica La Peste, posiblemente su obra emblemática. En ella, Camus plantea las implicancias de la responsabilidad individual, recurriendo a una epidemia metafórica cuyo referente inmediato es la invasión fascista. Incursionará brillantemente en el ensayo (El mito de Sísifo), género que le permitirá organizar las líneas básicas de su actitud esencial. Consecuente pensador, crítico implacable y defensor de la disidencia, recibió el Premio Nobel de Literatura en 1958. Su muerte prematura, ocurrida el 4 de enero de 1960 a causa de un accidente automovilístico, privó al mundo de uno de sus héroes de conciencia más universales.


El Dorado
Se encuentra en las calles de la ciudad una nueva entrega de la revista El Dorado, editada por Promperú. Su cuidadosa presentación visual, así como la calidad de los textos incluidos, hacen de ella un medio adecuado para conocer facetas culturales del Perú, a veces poco exploradas o sencillamente ignoradas. En este número, destacan los trabajos de Luis Nieto Degregori, María Elena Cornejo, Raúl Vargas y Rocío Silva-Santisteban. Turismo, gastronomía, riquezas naturales... cada tema es tratado con rigor, sin descuidar la amenidad. Ilustrada con fotografías de profesionales especializados, El Dorado constituye una útil fuente de datos acerca de un país diverso y, en muchos aspectos, virgen.


Inmanente Presencia
Enrique Bernales, Florentino Díaz, Carlos Villacorta y Chrystian Zegarra son cuatro jóvenes poetas provenientes de las aulas de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Bajo el auspicio de la facultad de letras y ciencias humanas llevarán a cabo el recital de poesía de "Inmanencia", nombre que los reúne en su reciente libro. Este martes 10, en el auditorio de humanidades a las 12 en punto.


Trama Cusqueña
Escritora peruana radicada en Madrid llega a Lima a presentar su reciente libro.

La escritora parece otear el horizonte de un pasado complejo

FIETTA Jarque dejó Lima hace quince años. Sin un objetivo claro, además del de experimentar nuevas situaciones y salir fuera, Fietta se fue sin pensar que volvería. Aquí laboraba en el diario El Observador, que ya empezaba a entrar en irreversible crisis. La incertidumbre y su característica inquietud le indicó como siguiente destino España. Madrid le ofreció varias posibilidades justo cuando ya pensaba regresar a Lima. Así, casi sin pensarlo se fue quedando. Hoy tiene a su cargo la sección cultural del diario El País y acaba de publicar su primera novela "Yo me perdono".
La novela transcurre en el Cusco del siglo XVII. El tema histórico siempre le llamó la atención, pero fue una conferencia de Jorge Edwards a propósito del quinto centenario del encuentro de dos mundos el que iluminó su camino. Poco se sabía de aquella etapa de transición. Fietta inició sus investigaciones en textos ya publicados y creó una situación que relaciona a cuatro personajes masculinos, todos ellos enteramente inventados por la autora.
Lo suyo es el desarraigo y el sentir de sus personajes, como tal vez el suyo propio, que se resiste a pertenecer a algún lugar en particular. Sin sentimentalismos, Fietta muestra la contraposición entre la tradición y el formalismo impuesto por la religión recreando los ambientes y reviviendo el siglo XVII. Las mujeres y sus melodramas no le interesan, pues Fietta es una mujer decidida y como ella misma dice refiriéndose a la mentada superioridad masculina, "esa batalla ya la he ganado."


Fútbol de Cuento
Nicolás Delfino, titular de la Federación Peruana de Fútbol, ha anunciado la convocatoria de un original certamen literario que pretende rescatar este deporte, otorgándole una dignidad que lo instale en el ámbito del quehacer cultural. Pelota de Trapo es la denominación de este concurso de cuentos, llamado a despertar, con seguridad, las mismas pasiones que veintidós hombres generan sobre el campo.


Enigma y Origen
El pintor Leoncio Villanueva vuelve luego de 2 años al circuito de las galerías limeñas, esta vez donde Lucía de la Puente en Barranco. Villanueva trabaja sobre la idea de descripción de creencias soterradas de la cultura, que las ideologías tienden a diluir. A través de la introspección el artista pretende rescatar aspectos optimistas referentes a la especie humana. "Origen" o "Variaciones sobre un mismo tema", donde el artista trabaja diferentes versiones de un cactus son dos de los exponentes de otra de sus vertientes temáticas, la evolución del planeta. El acrílico, la técnica mixta o el collage en gran formato presentan explosiva fusión de colores e íconos. La luna, formas geométricas, la figura humana y la grafía son elementos de expresión. A partir del jueves 5 de noviembre, durante un mes.