Culturales




El Teatro Por Dentro
Los caminos de la creación a partir de la experiencia del grupo Yuyachkani.

Escribe MARIA ELENA CORNEJO
Fotos GILMAR PEREZ

El director Miguel Rubio en primer plano y grupo de actores desarrollando sus propias líneas de investigación. Derecha, Teresa Ralli preparando "Antígona Huanca" que estrenará a mitad de año.

VARIOS factores fueron los que pesaron en la balanza a la hora del recuento: entre ellos, cumplir 25 años en lides teatrales y redescubrir el complejo carácter festivo que tiene el teatro andino.
Los Yuyachkani, se sabe, optaron desde sus orígenes por un teatro de reflexión y denuncia en base a la creación colectiva, en lugar del teatro clásico, recitativo, ligado más bien a la tradición occidental. En el camino, miraron hacia los Andes encontrando allí un elemento integrador y quizás explicativo de lo que puede ser la identidad peruana. "Asumir ese concepto de teatralidad, fue una lección y un reto".
Trabajaron con la voz, con el cuerpo, las máscaras, la palabra, los objetos, la música. Reflexionaron en torno al juego, al espacio, a la historia. Año tras año acudieron a la Fiesta del Carmen en Paucartambo, encontrando cada vez nuevos registros que incorporar a su propuesta. El conocimiento del teatro oriental abonó el terreno, enseñándoles hilos misteriosos que los emparenta a través de los mares desde la noche de los tiempos.

Ana Correa y la teatralidad de los objetos cotidianos.

Así llegaron a las Bodas de Plata, con ellas vino el festejo y luego entró a tallar la reflexión. Decidieron entonces compartir sus experiencias, mostrar su cocina creativa, compartir sus procesos de trabajo, demostrando que "el teatro no es producto de la inspiración sino de la chamba", dice Miguel Rubio, director del grupo.
"El teatro por dentro" se llama esta suerte de laboratorio de producción que empezará en abril, donde cada actor mostrará su entrenamiento particular para dominar la materia, rompiendo al mismo tiempo con esa idea del teatro como género literario. Desde esta perspectiva, Ana Correa trabaja dos aspectos: en "Una actriz se prepara", enseñará el proceso previo antes de salir a escena; y en "La rebelión de los objetos" evidenciará la teatralidad que adquieren las cosas a partir del juego creando metáforas escénicas de múltiples lecturas.
Rebeca Ralli trabaja la voz en "La palabra cantada", encontrando la melodía de los textos escénicos. ("Rebeca es capaz de encontrar ritmo a la guía telefónica", bromea uno de los Yuyas parafraseando a Ella Fitzgerald).

Augusto Casafranca desarrollando la metáfora del cuerpo ausente.

Augusto Casafranca parte de su trabajo en "Adiós Ayacucho" para reflexionar en "El cuerpo ausente" sobre el montaje escénico. Julián Vargas aborda el ritmo como elemento teatral para dar vida a un personaje, Débora Correa hace la propio a partir de las máscaras y Amiel Cayo en "El actor que danza" participa su experiencia como danzante de tijeras.
En esa línea, Teresa Ralli trabaja por un lado con la voz y el cuerpo, y por el otro, con la idea de memoria y olvido. Estos ejes estarán presentes en su próximo trabajo de creación titulado "Antígona Huanca", donde el texto clásico y el mito del Huacón en la cultura huanca encuentran elementos comunes que tienen que ver con la dualidad memoria-olvido.
Hay una preocupación adicional pero fundamental en el trabajo del grupo que los ha llevado a replantearse su relación con el público para incorporar a los jóvenes e interesarlos en el teatro. A partir de la experiencia con Cexes (Centro de Experimentación Escénica) creado para estimular la creatividad juvenil, este año los Yuyas multiplicarán sus confrontaciones con profesores y alumnos adolescentes. Espectáculos como "Andamios", dirigido por Ana y "Cambio de Hora" a cargo de Teresa, van por ese camino de investigación.
Por último, siendo el año del centenario del maestro Brecht, los Yuyas preparan para octubre (entre el 22 y el 31 en el Teatro Segura) un espectáculo de canciones con fragmentos de obras en base a partituras originales de dos íntimos colaboradores del dramaturgo alemán. No será ciertamente una puesta ortodoxa sino al más puro estilo Yuyachkani.


MAL MENOR
Chisme Show
Por JAIME BEDOYA

  • En impecable terno gris plata y corbata cyan de seda china, el equis veces candidato a la alcaldía de Lima, Ricardo Amiel, fue visto merodeando el Club Nacional el último fin de semana. Al verse reconocido buscó refugio en la sala de juegos La Vida es una Tómbola de la Plaza San Martín, donde ganara 42 soles jugando en las maquinitas Vegas State of Mind.
    Rogelia Luna, señora dedicada a la venta de golosinas en las inmediaciones del lugar, asegura que ya es la tercera vez que aparece, siempre preguntando por "el cumpleaños de la señorita Susana".
    No recuerda si llevaba paquete alguno, pero en persona lo encontró con más pelo y más simpático que en las últimas seis campañas municipales, fiándole dos cigarrillos Marlboro Light.

  • Marsella El Gigante del Lavado, pequeño can de estirpe dividida y de nombre demasiado largo, fue sorprendido una vez más intentando vanamente conquistar las alturas de Shirley II, joven husky últimamente diarreica hasta la deshidratación. Poco interesado en los repetitivos fracasos de su compañero, un tercer quiltro, el maduro Camerún, observó la escena sin pasión. Es de recordarse que Camerún -scottish terrier negro retinto- adquirió su nombre a raíz del mundial de Italia '90 certamen en que el moreno seleccionado africano causara sensación. Es decir, Francia '98 será el tercer campeonato mundial de fútbol de la mencionada mascota, mientras que resulta bastante probable que Marsella El Gigante del Lavado llegue casto inclusive a la próxima cita FIFA del 2002, sea ésta en Inglaterra, Brasil o Japón, aunque siempre con Joao Havelange en óptimo estado de salud.

  • Aburrido entre los paréntesis que permiten las desgracias de El Niño, Alberto Fujimori visitó una conocida tienda de departamentos del Jockey Plaza Shopping Center, donde adquirió -aparte de un chocolate Cadbury de 300 gramos- un mega tv Sony de 150 pulgadas. Fue enfático al pedir que se lo entregaran antes del 16 de marzo, fecha en la que reaparece el programa de César Hildebrandt. Como gentil deferencia le fue obsequiado un Nintendo 64 para Kenji, que un guardaespaldas de cabello entrecano recibió ante el enigmático silencio del mandatario. Al día siguiente cinco efectivos de la SUNAT participantes del operativo No Te Pases de Sobón 98 y luego de sancionar dicha tienda, merendaron en el local del Dunkin Donuts del referido centro comercial hasta pasadas la seis de la tarde comentando la pose sexual El Inflador difundida en reciente emisión de Intimidades.

  • Un personaje público, que tan sólo ha sido identificado por las iniciales L.B., viene siendo chantajeado por los sujetos en cuyo poder obra la videoteca completa de Las Suites de Barranco. La amenaza se habría materializado con el envío anónimo de una cinta de video marca Sankey. En ella, durante largos 40 minutos, se ve al susodicho parado a las puertas de la referida casa de tolerancia, donde a pesar de sus súplicas, amenazas y sollozos, es impedido de entrar.
    Al final de la grabación, resignado, el personaje abandona el lugar con las manos en los bolsillos.
    La cinta aparentemente no es nueva y ha sido grabada encima varias veces, pues al cabo de unos minutos en blanco aparece una grabación previa. Se trata de un capítulo de la telenovela Escándalo donde se aprecia actuando, aunque sin audio, al congresista Xavier Barrón. Luego hay dibujos animados.

  • Sin importarle un ápice su aspecto ventrudo, un personaje de la farándula cuyo nombre por ahora omitiremos, fue visto degustando un verdusco arroz con pollo dentro de un auto Datsun Stanza estacionado el último sábado a las 2.56 pm en la calle Talara del balneario de Punta Hermosa. Lo acompañaban dos mujeres de mediana edad, una de ellas completamente dormida y carente de dos o tres piezas dentales. Bolsitas vacías del saborizante Amarillito de Sibarita se notaban al costado del vehículo. Cuando nuestro reportero quiso recoger algunas de ellas como pruebas fehacientes, el sujeto en cuestión, transpirando y dejando caer unas cuantas arvejas entre palabras, alcanzó a vociferar "¡oiga, esto no es noticia!" como si alguien se lo hubiera preguntado. Las cosas hay que decirlas, le pique a quien le pique.