Cine-TV


Canal De La Revancha

Los Vera y el futuro de ATV.

Por FERNANDO VIVAS

EL Canal 9 ha sido fiel al castigo. Soportó las inclemencias de los cambios de mando, los desencuentros familiares, la competencia de frecuencias más unidas. Vio impotente cómo sus cuadros eran jalados, sin tener que persuadirlos mucho, al 2 (Michel Gómez) y al 4 (los hermanos Romero). Perdió puntos hasta bajar a la media tabla de la Tv. peruana. Pero no perdió sus blancos. Ahora que lo retoma la administración del mismo Julio Vera Abad que comandó su mejor época y que se lanzó a la multimedia con el diario "El Mundo" y Stereo 100, sigue siendo el canal de los AB, de ceja levantada aunque no snob, de espíritu juvenil aunque no pueril. "A pesar de todo, se ha mantenido dentro de su mismo público objetivo" confirma JVA, ATV ha perdido bastante en la refriega de padre vs. esposa e hijos pero no ha cambiado de giro. No hay mucho para invertir, admite su director, "pero la inversión no es sólo económica, también se realiza en proyectos y tenemos la infraestructura necesaria para hacerlos rendir". Se mantendrá "Campaneando" y "En Persona", más deportes, música y un noticiero remozado con los exiliados del 2, Quijandría y Viaña. La libertad de prensa será consigna y sano negocio de ATV.

Graciela Abad y Julio Vera Abad al mando de ATV.

Vera Abad sabe que somos un país segmentado y no se engaña con cifras generales. "El 5 juega a los totales" dice, y "el 4 ha perdido su histórica primacía en el estrato AB". "No voy a impresionar con mis ratings pero cuando se segmente saldré ganando". El pase de un elitizado Hildebrandt de Uranio que no llegaba ni a Comas hacia una ATV de alcance nacional le ha duplicado puntaje total y le ha ganado una considerable franja del golpeado C. El D, sobre todo si se trata de grupos de edad infantiles, carece de interés para los anunciantes, pero igual para él van el fútbol y otros encantos populares que la Tv. no puede soslayar. En un mercado donde los teleastas compran enlatados y venden trozos de público a sus clientes, los cálculos de Vera son tan descarnados como los de sus rivales.
Lo que no está calculado son los días o meses que durará la administración de Julito. Las objeciones del ausente Julio Vera Gutiérrez a la sentencia que ha permitido a su esposa Graciela Abad tomar la administración del canal y depositar su confianza en su hijo, han ingresado a una vía procesal que amenaza ser tediosa. El fantasma de la inestabilidad sigue suelto en plaza y los Vera Abad necesitan tiempo para cazarlo y zurrarlo. ¿Cuánto será? Ojalá que el suficiente.

Nota: Esta columna dejará de aparecer unas semanas por vacaciones de este cronista.


A Quinua y Agua
Energéticos Cecilia Alegría, Dr. Pérez Albela y Mayte Loredo

  • La nueva tendencia oficial es hervícola y naturista. El Ministerio de Educación auspicia el pluriconducido "Energía todo el día" que, bajo la doctrina del magnesol y los soufflés de quinua del doctor José Luis Pérez Albela, salmodia las difíciles vías de la salud de lunes a viernes de 9 a 10 a.m. (TNP) La "huaracina" Claudia Dammert y el gurú doméstico Oscar Cicconi, conductores centrales, reviven el flower-power en versión utilísima y de señito para los alérgicos a las ondas negativas y los condimentos de explosión (aunque el entusiasmo glucoso de Cecilia Alegría en los consejos pueda tener el mismo efecto). Con la bonhomía a flor de piel y la risueña actitud proselitista de los iniciados, este espacio intenta convivir con los colesterosos antojos de las señoras del cuatro, aunque, por lo pronto, la cocinerita vegetariana Mayte Loredo desista de degustar los anhelados churrascos del pueblo. (L.A.).


    Cada Domingo
    Jessica Tapia y Miguel Durand.

  • Ni ómnibus ni hebdomadario, pero sí una salchicha dominical en horas en que el zapping sólo se fija en la programación informal y relajada en el recuento de la frivolidad semanal. La idea de "Domingo a Domingo" de Pantel es simple y para funcionar sólo requiere un buen editor que conozca el archivo del canal y un par de conductores con sonrisa de circunstancia. Miguel Durand es un esbozo de galán y animador (algo, un mal corte, una carencia de chispa o estilo, impide hasta ahora que cuaje en alguno de los dos cometidos), Verónica Ayllón es la típica chica de la que se cree que sus facciones, cierta delicadeza de gestos y la gratuita pronunciación del inglés la convierten en periodista cultural. Jessica Tapia es un esbelto y hermoso témpano que anuncia un progresivo deshielo. Los libretos son sosos pero sin ellos los chicos quedarían desamparados. El espacio merece replantear sus difusos encantos.


    Mariano Querol

  • Veo lo menos posible la televisión y ello por dos razones:1o. Que consume mucho tiempo como fuente de información. 2o. Que la mayor parte de los programas, salvo prácticamente los informativos, son catastróficos desde el punto de vista cultural, llámense telenovelas, programas cómicos, programas "estelares" y educativos. Veo que los programas de mayor rating son justamente los más grotescos, los más violentos, y que un programa aumenta su rating a medida que se vulgariza, masifica, echa mano de bromas estereotipadas, permite la agresividad del conductor frente a sus invitados, la patanería, la chabacanería. Esto corresponde a una banalización de la cultura, y la selección de programas locales significativos es algo muy difícil, ya que lo que más se difunde es lo huachafo y no lo elegante. Veo que las bellezas, tanto masculinas como femeninas, se buscan más por el volumen de los músculos, bíceps de hombres y/o de otras partes del cuerpo de las mujeres, y no por lo que podría llamarse estético, que no forzosamente tiene que ver con patrones occidentales, ya que hay bellezas indígenas, negras, y de otras etnias que no siguen los patrones helénicos. Veo, pues, con claridad, que seleccionar cuidadosamente los programas es muy conveniente para no llenarse las horas con lo que yo llamaría la pobreza espiritual televisada. En este panorama deprimente de la televisión nacional hay que felicitar a los canales y programas que se esfuerzan por mantener en alto la educación, la espiritualidad, que no es forzosamente religiosidad, y la cultura.


    Picotazos
    - "Ya es hora de decir basta, de dar un tate'quieto.
    - Un tranquilo, Chino.
    - Eso es lo que quería decir."

    Alberto Andrade entrevistado por César Hildebrandt.