El Plan Brady


El Plan Brady

A Pagar se ha Dicho
Este viernes 7 en Manhattan el ministro Jorge Camet culmina el largo periplo de reinserción.

La culminación de la reinserción implica que los pagos de deuda externa en 1997 con respecto a 1996 se elevarán en 50%.

Los pagos de deuda externa del Perú son muy altos reconoció Michel Camdessus.

COLORIN colorado, la reinserción finalmente ha terminado. Este viernes 7 de marzo finalmente se cierra el Plan Brady.
Los casi 287 bancos acreedores recibirán Bonos del Perú por alrededor de US$ 6,250 millones por los que cobrarán US$ 5,236 millones en los próximos 30 años.
La mayoría de los bancos ha optado por los Bonos FLIRB que no necesitan una garantía adicional de manera que la compra de Bonos del Tesoro americano como colateral apenas llegará a alrededor de US$ 825 millones.
Claro que desde este año en que se empieza con una cuota inicial de US$ 1,435 millones, en la que han contribuido el FMI, el BID, el Banco Mundial y el Eximbank de Japón con US$ 626 millones, el resto (US$ 809 millones) corresponde al Tesoro que ahora sentirá y resentirá los pagos anuales de amortización e intereses. (Ver Cuadro).
Con los escasos instrumentos fiscales que el país posee (alrededor de US$ 9,000 millones) el país deberá tocar a plenitud aquella música celestial que desde 1990 deseaba escuchar el director gerente del FMI Michel Camdessus.
La culminación de la reinserción implica no sólo pagar el costo del Plan Brady sino también los recientes arreglos en el Club de París de manera que el servicio de la deuda en 1997 con relación a 1996 se elevará en un 50%.
Mientras que en 1996 se pagó alrededor de US$ 1,200 millones, en 1997 se deberá pagar la friolera de US$ 1,879 millones. En 1998 los pagos serán del mismo nivel: US$ 1,929 millones y para 1999, finalmente: US$ 2,220 millones.
En los predios del Comité de la Deuda Externa del ministerio de Economía y Finanzas (MEF) se afirma que con el Brady y el Club de París el Perú ha conseguido mejorar su perfil de pagos. El reperfilamiento -nuevo anglicismo en boga entre los deudólogos- es otra manera de decir que se rebajan las primeras cuotas pero así y todo las cuotas siguientes colocan en angustia permanente la caja fiscal.

Lo cierto es que si se toma como referencia los tributos de 1996 -con Fonavi incluido- en la que se menciona una presión tributaria de 14.1 % del PBI la deuda se lleva más de la quinta parte.
Tan grande es la lonja que ha causado preocupación en el propio Michel Camdessus, que ha señalado que los compromisos de deuda externa del Perú se han estabilizado en un nivel muy alto (Gestión 27/1/97).
Este elevado nivel de compromisos se debe a que la reducción de la deuda de US$ 10,560 millones no es del 50 % ni los US$ 5,000 millones que mencionó el presidente Alberto Fujimori en la clausura de Cade de 1995 (Cusco 5/6/95).
La rebaja que ha conseguido el ministro de Economía Jorge Camet según sus declaraciones de Londres sólo es de 29 %. (Ver Cuadro)
¿Qué falló entonces? Es común la tentación de sentirse generales luego de la batalla y, por lo mismo, lloverán críticas.¿La secuencia de las etapas, el golpe del 5 de abril, el equipo negociador?
El ex negociador de la deuda de aquél entonces Raymundo Morales sostiene que en aquella época se había bosquejado un mecanismo para utilizar US$ 1,000 millones en recomprar papeles de la deuda.
Al precio de cotización de aquel entonces con este monto hubiera bastado para comprar toda la deuda. Morales sostiene que se podría haber adquirido la deuda con la banca comercial cuando ésta se cotizaba al 18 % de su valor facial y hubieran bastado US$ 684 millones para rescatar los US$ 3,800 millones de deuda principal con intereses incluidos.
Ahora en cambio se han utilizado US$ 960 millones en la recompra de papeles de la deuda y sólo se han logrado rescatar US$ 1,320 millones de deuda principal.
En 1992, con reservas escasas y con el estigma de la hiperinflación de 1990 latente Raymundo Morales sostiene que el Perú hubiera conseguido una reducción de la deuda en el Club de París, como Polonia y Egipto que consiguieron reducir su deuda en 50 %, mientras que el Perú sólo ha conseguido como gollería un plazo de 30 años para pagar nada menos que US$ 15,000 millones.


Fraccionamiento

Un Ligero Respiro
Para algunos deuda tributaria parece deuda externa.


Los empresarios
industriales
Carlos Castro
y Eduardo Farah
sostienen que las
empresas se verán
en figurillas
para cumplir.


Hugo Sologuren
de la Cámara
de Comercio
de Lima y jefe
de la SUNAT
Jorge Baca
Campodónico
en hora clave.

¿Podrán cumplir con sus obligaciones las empresas que se han acogido al fraccionamiento tributario? Este es el primer reto complicado que se le presenta al nuevo jefe de la SUNAT Jorge Baca Campodónico.
Una encuesta realizada por las Cámaras de Comercio entre sus asociados indica que en Lima un 30 % no podrá cumplir con sus compromisos y que a nivel nacional el porcentaje se elevará a 33%.
Tal como va la economía, el incumplimiento de las empresas que se acogieron al fraccionamiento tributario puede superar el 50%, afirmó Hugo Sologuren, presidente de la Cámara de Comercio de Lima.
Este magro vaticinio es compartido por Carlos Castro, gerente general de Industrias Nettalco que estima que sólo el 30% del total de empresas, que se acogieron al régimen de fraccionamiento tributario podrán salir airosos del fatídico cronograma.
Hace algunos días, como curándose en salud, el presidente Alberto Fujimori anunció que se modificarían los plazos que empezaban a correr el viernes 28. El día D el propio ministerio de Economía y Finanzas publicó un comunicado confirmando el anuncio presidencial.

Las empresas en dificultades han recibido cierta flexibilización para el fraccionamiento. No es suficiente.

Con este anuncio informal, que hasta el cierre no se santificaba mediante un decreto supremo que modifique el reglamento del D. Leg. 848, se postergaba por una semana el primer pago, se corría el plazo de vigencias de las cartas fianzas de garantía y se permitía que los impuestos declarados el día de pago puedan cancelarse hasta fin de mes.
Aire, oxígeno y nitrógeno para las 75,412 empresas asfixiadas por el enfriamiento, que saben que el incumplimiento de dos cuotas los aleja del beneficio del fraccionamiento.
Si bien el gobierno ha aflojado el dogal, el mes de marzo es uno de los más difíciles no sólo porque las empresas y personas naturales se aprestan a regularizar el pago del Impuesto a la Renta, Impuesto Predial, sino porque también es el mes de las matrículas escolares. ¿La caja aguantará tantos pagos?
De las solicitudes presentadas el 54.6% (47,823) acordó pagar a plazos involucrando una suma de S/. 1,820 millones, a lo que se agrega un 13.2% (11,574) que pagaron al contado S/. 145.4 millones.
En el caso de solicitudes que provienen de multas 32 % (28,054 solicitudes) se acordó que los pagos se realizarían sin moras hasta que la deuda extinga siempre y cuando se cumpla el cronograma.

William Rhodes del Citibank, chino de risa. Los pagos se inician.

La presión tributaria sobre el sector formal de la economía viene aumentando justamente cuando las ventas son menores, los intereses bancarios no bajan y el dólar barato promueve la competencia de los productos importados, tanto que 900 de las 2,400 empresas más importantes del país sufrieron embargos a cargo de la Oficina de Cobranza Coactiva de Principales Contribuyentes.
La propia Sunat ha informado en febrero que 350 de las 500 empresas, consideradas como principales contribuyentes, y que todavía se encuentran dentro del procedimiento de cobranza coactiva, se habían llegado a acoger al fraccionamiento tributario.