La Vida en un Hilo



La Vida en un Hilo
La precaria salud de algunos de los rehenes en la residencia.

Uno de los rehenes evacuados por su estado crítico. Ahora Cerpa ha dicho que ya no se liberará a nadie más, no importa cual sea su situación.

El lunes pasado el presidente Alberto Fujimori desmintió una versión sobre un plan de intervención militar, pero insistió en que si algo le pasara a alguno de los rehenes el gobierno adoptaría otra actitud. Se sabe que en las conversaciones preliminares, el ministro Domingo Palermo ha planteado que se liberen a los enfermos. Pero el cabecilla del comando emerretista, Néstor Cerpa, se niega a evacuar a nadie más.

Viceministro Juan Mendoza Marsano.

"No te preocupes yo estoy bien. El que se encuentra mal es Moisés, nos turnamos para darle de comer...", dice uno de los rehenes, vocal de la Corte Suprema, a su esposa en una de sus cartas.
El cardiólogo Enrique Pareja de la clínica Santa María, sostuvo en un informe médico a fines de diciembre, que el entonces presidente de la Corte Suprema es portador de cardiopatía hipertensiva y de insuficiencia coronaria. Recomendó que Pantoja sea tratado urgentemente en un centro hospitalario y que es indispensable que evite el estrés.
Hace menos de una semana la Cruz Roja llevó una silla de ruedas a la residencia. Nadie explicó para quién era, pero en medios judiciales se sospecha que el usuario sería Moisés Pantoja.

Congresista oficialista Gilberto Siura, mostrado el 31 de diciembre pasado. Poco antes los médicos de Neoplásicas habían recomendado un nuevo examen para determinar si la sospecha de un recrudecimiento del cáncer gástrico era cierta.

El magistrado escribió a su mujer: "me preocupa mi estabilidad o equilibrio, mas cuando camino un poco parece que lo pierdo, luego tengo que parar para agarrarme de algo".
En otro párrafo añade, "la artritis no me deja escribir ni leer porque se me adormecen los dedos, las manos y los pies."
El de Pantoja no es el único caso crítico. El congresista Gilberto Siura tiene también graves problemas de salud. A finales de enero, cuando se constituyó un nuevo equipo médico para atender a los rehenes, su esposa, Emérita Falcón de Siura, pidió que se incluya un gastroenterólogo para que examine al parlamentario que padece de cáncer gástrico. Siura debería ser operado en enero de este año.
Según la historía clínica N° 252560 del Instituto de Enfermedades Neoplásicas, de abril de 1991, a Siura le encontraron una lesión tumoral en el antro gástrico, cuya biopsia fue informada como adeno carcinoma.
Se le diagnosticó cáncer gástrico y lo operaron. En julio de 1996 Siura nuevamente empezó a perder peso y se le encontró una lesión sospechosa por lo que se le recomendó una nueva operación.
Cuando Néstor Cerpa lo presentó el 31 de diciembre, junto a otros rehenes, se le vio muy demacrado.
Juan Mendoza Marsano, viceministro de Energía y Minas, es otro de los rehenes con problemas de salud. Según la historia clínica N° 34881 de la Clínica San Pablo, tiene una hernia inguinal dolorosa. El médico Gustavo Farfán recomendó una operación inmediata por las complicaciones que podía acarrear.
Mendoza estaba en ese trance cuando fue tomado en rehén por el MRTA.
El ingeniero Mendoza era amigo del minero David Ballón Vera, secuestrado y asesinado por el MRTA.
Aunque éstos son casos críticos que se conocen, otros rehenes también sufren diversas enfermedades. El canciller Francisco Tudela tiene asma, el general Carlos Domínguez padece de flebitis.
Además, el prolongado encierro, las difíciles condiciones al interior de la residencia y los temores de un desenlace violento provocan comprensibles tensiones. La Cruz Roja está abasteciendo de Rigotril, un medicamento para la depresión a todos los rehenes.

NO MAS LIBERACIONES

En las conversaciones preliminares, el interlocutor del gobierno Domingo Palermo planteó que el MRTA libere a aquellos rehenes cuyos cuadros clínicos sean graves. "El Arabe" no admitió la demanda, dado que Néstor Cerpa fue categórico cuando salió el general Rivas, el último en ser liberado: ya no habría más rehenes que saldrían de la residencia.

La acumulación de basura se ha convertido en un peligro para los rehenes.

El último comunicado de los subversivos dice que no van a "permitir la evacuación de ningún prisionero más, es posible su tratamiento al interior de la residencia, pues cualquier enfermedad es producto de un alargamiento de las negociaciones."


Ex presidente
de la Corte Suprema
Moisés Pantoja, sufre
de hipertensión y artritis.

Así las cosas, sólo una mayor rapidez en las negociaciones que permita la liberación de todos los rehenes puede resolver los problemas de salud.


Desde la Cárcel
Carta de emerretista Miguel Rincón desde el penal de Yanamayo.

Miguel Rincón capturado cuando preparaba la toma del Congreso en noviembre de 1995.

ROMPIENDO el aislamiento total del penal de máxima seguridad de Yanamayo, nos dirigimos a la opinión pública nacional e internacional:
1. Saludamos con emoción y firmeza revolucionarias a las fuerzas especiales del MRTA que han tomado la residencia del embajador del Japón, que demuestra el desarrollo político-militar del MRTA y desmiente rotundamente toda la propaganda del régimen fujimorista.
2. Nuestra absoluta identidad con todos los objetivos planteados por los compañeros y nuestra plena confianza en los mandos que la conducen, en particular el comandante Néstor Cerpa Cartolini.

Los penales siguen siendo un problema.

3. La dictadura se niega a negociar la liberación de los prisioneros tupacamaristas señalándonos como delincuentes terroristas.
(...)
4. Mientras que los prisioneros tomados por el MRTA, a pesar del gigantesco, sofisticado y agresivo cerco, tienen garantizados todos sus derechos como prisioneros de guerra: acceso a los medios de comunicación, entrevistas con el periodismo, vínculo permanente con la Cruz Roja y la Iglesia, alimentación y salud adecuada, comunicación con sus familiares, y como ellos mismos lo han manifestado, un trato digno, sin hostilizaciones ni maltratos, además todos aquellos que no tengan que ver directamente en la política antipopular y antinacional de la dictadura han sido liberados incondicionalmente.
En cambio, la situación de los prisioneros tupacamaristas es diametralmente opuesta.
(...)
5. Estas características generales de las prisiones políticas en el Perú, se agravan aún más en Yanamayo, y sobre todo durante la gestión del actual director Cmdte. Víctor Ordinola Ruiz, acentuando aún más todas las restricciones e imponiendo otras que carecen de respaldo alguno legal, como la negativa de dar a conocer el reglamento del penal o la prohibición de que prisioneros que viven en pabellones distintos puedan siquiera intercambiar saludos, motivos por los cuales las sanciones se han incrementado sustancialmente, en particular contra las mujeres combatientes tupacamaristas.
Esta práctica contra los prisioneros tupacamaristas se ha acentuado aún más luego de la toma de la residencia del embajador del Japón, se nos prohíbe la visita de nuestros familiares, e incluso se ha llegado a prohibir el ingreso de alimentos y medicinas, las requisas abusivas y sistemáticas se han agravado aún más contra los tupacamaristas, ante las protestas se responde con más sanciones.
Todo esto está creando un clima cada vez más tenso en el cual pueden ocurrir en cualquier momento hechos de extrema gravedad. Los combatientes tupacamaristas hemos señalado a las autoridades nuestra protesta, hemos venido realizando demostraciones de protesta, agitación, chanqueteos de rejas, mítines en los pasillos, etc. y hacemos pública nuestra decisión de seguir luchando contra este régimen. Se nos ha hecho conocer veladamente la amenaza de traslado a Challapalca y aún de aniquilamiento selectivo o masivo, los combatientes tupacamaristas reiteramos nuestra decisión de lucha y de asumir, como nuestros compañeros en la embajada, los costos necesarios y aún nuestra propia vida.
6. Exigimos inmediatamente:
- El restablecimiento del derecho de visita.
- El ingreso de la Cruz Roja prohibido por el gobierno.
- El derecho a tener información de los acontecimientos nacionales.
7. Exigimos al gobierno negociar con seriedad los puntos planteados por nuestros compañeros y cesar su política de provocaciones.
8. Reiteramos nuestra confianza en los combatientes y mandos que se encuentran en la residencia del embajador del Japón, estamos seguros de la victoria que permitirá fortalecer la lucha de nuestro pueblo con la liberación de los combatientes tupacamaristas presos. Nuestra plena identidad con sus planteamientos y decisiones políticas.
Por los prisioneros tupacamaristas presos en Yanamayo.
Cmte. Miguel Rincón
Miembro del CEN del MRTA