culturales


Sonia al Cuadrado
Dibujos y esculturas que reposan sobre la geometría.

Luego de dos años de ausencia en galerías, Sonia Prager regresa a Fórum de Miraflores con una muestra de dibujos y esculturas que giran en torno a la figura del cuadrado.

ES la primera vez que la escultora Sonia Prager decide trabajar en base a una idea y desarrollarla hasta el límite del agotamiento. Eligió el cuadrado no sólo por la intriga que le suscitan los elementos geométricos sino por la connotación de madurez y estabilidad que implica la figura del cuadrado. La escogencia no fue al azar. "Nada es casual", acota ella como leyéndome el pensamiento. "La madurez que da la edad y la estabilidad de mi propia vida, me llevaron naturalmente a buscar una figura que sea el símbolo de la forma y con la que al mismo tiempo se puedan expresar muchas cosas".
En su amplio taller de Magdalena sólo el ruido del mar acompaña el golpe del cincel sobre la piedra. La sensación es de soledad y de un silencio trabajosamente cultivado. Sonia trabaja con un picapedrero que con el correr de los años se ha compenetrado íntimamente con su obra. Al principio ella misma acarreaba el pesado material y tallaba enormes bloques con el consiguiente desgaste físico. Ahora se puede permitir mayor tiempo para la creación.
Su obra está irremediablemente marcada por "esa cosa tan peruana" de la que es imposible escapar. La herencia precolombina se manifiesta en sus personales pórticos, fortalezas y cuñas, que son la base de su desarrollo artístico.
"Mientras madura la idea necesito silencio pero cuando trabajo la parte física me gusta escuchar música clásica, jazz y hasta rock. Depende del estado de ánimo". Es verdad que la música ha sido siempre parte importante de su vida. Su padre fue un exquisito pianista, fundador de la Orquesta Sinfónica Nacional. Ella misma estudió piano y guitarra, y de hecho es en la música donde encuentra compases y armonías que la ayudan a desarrollar sus ideas en la escultura.

La escultora en su taller con una de sus piezas monumentales.

Sonia Prager habla pausadamente, buscando en la memoria la palabra exacta que pueda expresar lo que quiere sin ambigüedades. Aparenta fragilidad pero en sus manos se concentra una energía y determinación descomunales. Dice que ha trabajado con muchos materiales pero últimamente siente que el granito es el único que se adapta a las emociones que quiere transmitir. "Es una piedra austera y poco pretenciosa que permite mostrar dónde está la naturaleza y hasta dónde llega la mano del hombre".
Su juego en realidad, es lograr un equilibrio entre la piedra virgen, en estado natural, con la forma que le da el artista. Su reto, lograr la interacción entre espacio y volumen. Su meta, permitir que el espectador realice una introspección positiva que lo lleve a rescatar lo bueno de sí mismo. La intención es obvia si se tiene en cuenta que la gente tiene necesidad de restañar sus heridas y descubrir el lado positivo de la vida luego de los años de terrorismo e inestabilidad. Allí se cierra el círculo: cuando el observador percibe que el artista le devuelve parte de su propia historia en un objeto tangible y diferenciado. En arte. (María Elena Cornejo).


VIVENCIAS.- Víctor Zúñiga es un talentoso pintor cusqueño egresado de la Escuela Regional de Bellas Artes "Diego Quispe Tito" en 1994 con Medalla de Oro. En su corta trayectoria ha recibido premios y distinciones en los concursos más reputados a nivel nacional. Su primera individual en Lima la realiza en Parafernalia bajo el nombre "Con-viviendo con-vivienda", título que alude a su intención de representar la cotidianeidad que bulle en las noches cusqueñas. (González Prada 419, Surquillo).


CONCURSOS

LETRAS

Obra del chileno Claudio Bravo en "Encuentro de Arte".

EXPOSICIONES

CINE


Puro Cuento

INSISTENTES llamadas a nuestra redacción y diversas interrogantes que nos plantean los lectores vía correo electrónico, exigen hacer algunas precisiones respecto a las bases del concurso del Cuento de las 1000 Palabras. En primer lugar, un mea culpa. Cuando se ideó este concurso, hace 15 largos años, la cibernética y las computadoras eran objetos prácticamente desconocidos entre nosotros. Por eso en el acápite tercero se mencionan "renglones" y "golpes" que a los modernos usuarios de bytes les suena más bien a cuento chino. En concreto sólo se trata de calcular mil palabras. Con cualquier técnica. En el mismo párrafo se añade: "un original y cinco copias", indicación en desuso por obvias razones. Debiéramos decir más bien seis ejemplares (uno para cada miembro del jurado). Finalmente, para los que envían material del extranjero y deban mantener el anonimato que exigen las bases, consignen solamente la dirección del remitente. A escribir pues que sólo restan 4 semanas para acudir a las musas inspiradoras.


Cuatro en Raya
Roberto Angeles estrena cuarteto de un solo porrazo.

Roberto Angeles rodeado de varonil elenco que protagoniza las cuatro obras de inminente estreno.

NI las historias ni los autores tienen mucho en común pero "se dio la casualidad" para que Roberto Angeles abordara la dirección simultánea de cuatro piezas teatrales que se estrenarán de a dos en dos, este viernes y sábado a las 8.15 (hora inglesa) en el Teatro Británico de Miraflores.
El primer bloque arranca con "Los payasos de la esperanza" de Raúl Osorio y continúa con "Principia Scriptoriae" de Richard Nelson.
Osorio (1944) es un dramaturgo chileno, fundador del Taller de Experimentación Teatral, del Teatro del Errante y del Taller de Investigación Teatral. Trabajando en el TIT conoció al también dramaturgo Mauricio Pesutic con quien creó "Los payasos de la esperanza" en 1977, obra que surge a partir del encuentro con tres payasos populares chilenos y que marcó un hito en la manera de hacer teatro en el vecino país. La obra rescata la solidaridad, valor y ternura de los más pobres a pesar de las penurias económicas. La adaptación realizada por Ricardo Velásquez sitúa la acción en una parroquia del Cono Sur de Lima.
"Principia..." del norteamericano Richard Nelson (Chicago, 1950) fue estrenada en Nueva York en 1985 y desde entonces se ha repetido innumerables veces en los Estados de la Unión. Las siete escenas de la obra transcurren en la celda de una prisión de un país latinoamericano no identificado durante el año 1970. Allí se encuentran dos jóvenes escritores (un norteamericano y un nativo) detenidos por repartir folletos contestatarios. La traducción es del propio Roberto Angeles.
"Perdidos" del brasileño Plinio Marcos (1940) es un escritor rebelde que contribuyó a cambiar la línea dramatúrgica en su país. Autor de obras de impacto social y denuncia, "Perdidos" es una clara muestra de su estilo directo e impulsivo que enfrenta hombres, valores, sentimientos y destinos.
La última del cuarteto es "Historia del Zoo" del conocido autor norteamericano Edward Albee (1928). Curiosamente, fue la primera pieza de teatro que escribió cuando aún no había cumplido los treinta años. Apenas terminada se estrenó en Berlín después de ser rechazada por los productores de su país. Albee, autor de célebres piezas como "¿Quién le teme a Virginia Woolf?" está actualmente en cartelera neoyorquina con su última obra: "Tres mujeres altas" considerada como una obra maestra del teatro moderno norteamericano.
Una casualidad adicional. Todos los personajes son hombres.