Veraneando con Vladimiro

CARETAS ampaya a hombre fuerte del SIN en la Costa Nostra.

Fotos FRANCISCO RODRIGUEZ

Desayunando frente al mar, Vladimiro Montesinos en la playa Arica al sur de Lima, en Semana Santa.

EMPEZANDO el verano fueron cinco automóviles con lunas polarizadas los primeros en llegar. El Hostal Arica, ubicado en la playa del mismo nombre a la altura del Km. 40 de la Panamericana Sur pronto empezó a sufrir transformaciones. El muro perimétrico alzó vuelo. Se levantaron también dos torretas, una antena de radio y una piscina. Pronto los automóviles regresaron.

El refugio veraniego de Montesinos. El sueño de todo espía.

Un día se le vio a uno de los miembros de la escolta, camisa floreada, anteojos oscuros y un ostensible bulto bajo el sobaco, retornar presto de una bodega cercana con una gaseosa en la mano.
-Es para el Hombre, alcanzó a decir.
¿Quién era el misterioso personaje? ¿Acaso Jaime Yoshiyama, el flamante ministro de la Presidencia?
El enigma perduró a lo largo de todo el verano. En Semana Santa, Francisco Rodríguez, nuevo fotógrafo de CARETAS, decidió tentar suerte. Y la obtuvo. El personaje estaba de regreso.
El hombre al otro extremo del lente no era, sin embargo, el ministro de la Presidencia. Recién en el cuarto oscuro se develó el misterio. Era Vladimiro Montesinos, hombre fuerte del Servicio de Inteligencia, gozando de unos apacibles días de playa ¡Ampay!


CARETAS 1409