Please, no Confundir Fechi con Charlito

Escribe LORENA TUDELA LOVEDAY

SI, o sea, es cierto que desde que éramos chiquitos el primito Fechi era el terror de los cumpleaños porque, pucha, ni bien él llegaba la piñata ya estaba rota y sus bolsillos llenos con los Legos, los Dinky Toys y los chocolates M&M y pucha, o sea, el resto nos teníamos que contentar con lo que nuestras mamis habían puesto en la piñata para los hijos de las amas: sublimes, perinolas de plástico y yaxes de fierro de ésos que te malograban la caligrafía; te juro que era un trauma.
Una vez incluso, o sea, en el cumpleaños de Pelota Bentín, pucha, se desapareció el proyector de cine en plena función de La Bella Durmiente y lo encontraron al día siguiente debajo de la cama de Fechi y regio, o sea, todo el mundo se alegró de que no se hubieran metido los ladrones y a mi primo lo mandaron a Disneyworld para que se le pase el susto.
Sí, o sea, en honor a la verdad es cierto eso, como también que, o sea, cuando éramos adolescentes, pucha, o sea, Fechi en Ancón siempre les decía a los chicos del grupo, dénme la plata y yo traigo las cervezas y nos podíamos quedar hasta el día siguiente sentados en el murito del Yacht esperándolo y, o sea, preguntándonos alunados como idiotas, por qué, o sea, si había una corte de mozos dispuestos a traernos si nos daba la gana al propio cholo que fabricaba la Cristal en una bandeja de plata y con un tomate metido en la boca, pues Fechi se ofrecía tan gentil él a hacer ese trabajo de semifeudales y ya te imaginarás cuál era el corolario de la gestión de mi primito doble, por Pardo y por Cisneros, qué quieres que te diga.
Pero hija, de ahí a confundir un mal momento como el que está pasando Fechi con una vulgaridad como la que, o sea, preparó Carlos Manrique con premeditación, alevosía y ventaja, pucha, o sea, está revelando que en este país, o sea, siguen dominando la insolidaridad, la incomprensión y sobre todo, o sea, la envidia del pene ajeno y punto.
Y si te digo esto, o sea, es con conocimiento de causa porque mi mami es una de las personas que le dio plata para sus operaciones financieras; eso sí, o sea, felizmente que no mucho, si no me equivoco le entregó lo que salió de la venta de una casa en Cocos de la que nos deshicimos porque al lado se mudaron unos Chumbiauca y sabe Dios pues hija.
Bueno, o sea, mi mami le dio a Fechi esos 90,000 dólares y pucha, o sea, ella, como me lo dijo, sabía perfectamente que no estaba buscando invertir, tanto como que su dinero circulara entre nosotros, que es también una manera de hacer patria, ¿no te parece? Quiero decirte con esto que, pucha, o sea, mi mami sabía secretamente que en el fondo lo que estaba haciendo era apoyar al primo en una circunstancia difícil porque hija, si entre nosotros no nos ayudamos ya qué nos queda: y claro, o sea, si de ahí además salía un plus de 24% anual de interés, nadie se iba a hacer la Teresa de Calcuta tampoco, que no estamos en un orfanato.
Lo que pasa es que, ay no sé, o sea, el devenir de los acontecimientos para cierta prensa que prefiero no mencionar, ag, está confundiendo este accidente de trabajo con una cholada culebrona como la de CLAE, hija, sin tener en cuenta diferencias fundamentales como que jamás, aunque baje el Dios padre y nos lo pida de rodillas jamás en tu vida vas a ver a ninguno de los que hemos apoyado a Fechi, pucha, o sea, haciendo olla común frente a sus oficinas de Lima y mucho menos, ay no sé, o sea, enterrándonos o crucificándonos como lo hacen los claeístas, que pucha, o sea, seguramente han de encontrar en ello los rasgos de identidad socio-cultural que necesitan para seguir apareciendo en los perfiles poblacionales de las encuestadoras.
Porque hija, o sea, a nosotros sí que nos entrenaron para llevar las procesiones por dentro, de ahí que, ay no sé, o sea, mi tío Arturo Woodman haya salido regio él en la tele la otra noche a restarle importancia al asunto, pucha, o sea, en el entendido de que estamos en una sociedad abierta que como tal, o sea, también te ofrece el derecho al riesgo y si arriesgas, o sea, estás expuesta a la yuca, si no a ver quién me explica dos períodos del Chino Luciferino (y encima ahora Martucha, ag, quiere que sean tres).
En cambio, o sea lo de CLAE tiene otro cariz porque como ya te habrás dado cuenta, o sea, cuando la gente estafada es fea, pucha, o sea, el asunto se vuelve un tema de política social y me parece regio que así sea. Pero por favor, a los de Fechi déjenos, que eso lo resolvemos inter unst. Y contigo, ay no sé. Chau.(Rafo León).


CARETAS 1399