Mudanza Militar

A un año del conflicto con Ecuador, renovación casi total de la cúpula castrense. Sólo el general Hermoza permanece inamovible.


Nuevo ministro de Defensa Tomás Castillo, hombre de confianza de Fujimori, y Cte. Gral FAP Waldo Ritcher.

Aunque los cambios en el ministerio de Defensa, la Marina y la FAP se han atribuido a diversas razones, en realidad se trataría de reestructurar la cúpula castrense a casi un año del conflicto con Ecuador y cuando las tensiones fronterizas parecen crecer otra vez. El único que ha permanecido en el cargo es Nicolás Hermoza Ríos, más por el poder político que ha acumulado que por sus virtudes militares. En el Ejército, los cambios parecen orientados a ubicar en puestos claves a oficiales que no le hagan sombra al comandante general, antes que a mejorar la eficiencia de los mandos.

EL sábado pasado le avisaron al ministro de Defensa Víctor Malca que la renuncia que había presentado en diciembre, al igual que todos los miembros del Gabinete, le sería aceptada. Malca no se lo esperaba. Había participado en la toma de mando de dos nuevos comandantes generales y se creía seguro en el puesto.
El domingo le llegó la comunicación oficial. Cuando el ministro del Interior y los mandos policiales fueron a saludarlo, les dijo que dentro de pocas horas dejaría el despacho.
De acuerdo a algunas versiones, la renuncia de Malca se habría originado en un informe publicado el domingo 7 en La República. Según ese diario, Malca había presionado a la Fuerza Aérea para adquirir aviones de segunda mano en Bielorrusia. Eso habría originado también la renuncia de Enrique Astete a la comandancia general de la FAP y su reemplazo por Waldo Ritcher. La República insinúa que había un negociado de por medio en la presunta compra de US$ 300 millones.
La noticia dio inmediatamente la vuelta al mundo, reproducida por las agencias de prensa internacionales.
En medios castrenses, sin embargo, se estimaba que la denuncia no tenía mucho sustento. La República dice que se trataría de comprar Sukhoi -sin precisar qué modelo- y MiG 19 de segunda y tercera mano. Esto último parece inverosímil. Nadie en su sano juicio compraría aviones de principios de los años '50.
Muchos ponían en duda también que el ministro Malca tuviera la fuerza necesaria para imponerle a una institución como la FAP su propio criterio. En efecto, durante los 4 años y 9 meses que estuvo en el Gabinete, no destacó precisamente por su energía y vigor. Su vitalidad la gastaba en la cancha de fulbito que hizo construir en la azotea del local del ministerio de Defensa, en la avenida Arequipa.
Según algunas versiones, Malca iría como embajador en China, país a través del cual se estaría gestionando la compra de armas (Ver nota aparte).


Sorprendido renunciante Malca tuvo efusiva despedida en Defensa. (Derecha) Saliente y cuestionado Arnaiz con nuevo comandante Américo Ibárcena.

Su reemplazante, Tomás Castillo Meza, del arma de Infantería, había pasado a retiro por tiempo de servicios el 31 de diciembre pasado. Castillo ocupó puestos importantes desde el inicio del gobierno de Alberto Fujimori. En 1990 lo nombraron director de Inteligencia del ministerio del Interior, con el encargo de evaluar la situación de ese portafolio. Luego fue viceministro del Interior e investigó la relación entre el gobierno aprista y el Comando Rodrigo Franco.


Flamante inspector general del Ejército Manuel Pancorvo e inamovible Nicolás de Bari Hermoza.

En 1992 fue nombrado jefe de la II Región Militar (Lima), la más importante del país. En 1995 ocupó la jefatura de Estado Mayor del Comando Conjunto de las FF.AA.
Se le considera muy allegado al presidente Fujimori y al comandante general del Ejército Nicolás Hermoza.
En medios castrenses se estima que es un buen profesional.

INESPERADO

El vicealmirante (r) Alfredo Arnaiz había invitado a una fiesta de Año Nuevo con dos semanas de anticipación en la residencia del comandante general, en San Isidro. Pero el 29 de diciembre, al ministro Víctor Malca le encargaron transmitirle la mala nueva: sería relevado del cargo así es que debería preparar la mudanza. La fiesta se frustró
El vicealmirante Antonio Américo Ibárcena Amico era el nuevo comandante general. Aunque fue una sorpresa, a Ibárcena se le voceaba para ese cargo desde 1992, cuando el gobierno de facto dictó una ley para posibilitar que oficiales de inteligencia -un servicio y no un arma en ese momento-, pudieran ascender hasta el grado máximo, vicealmirante, y ocupar la comandancia general.
Se dijo entonces que Ibárcena, director de Inteligencia de la Marina, que antes había trabajado en el SIN, era un allegado de Vladimiro Montesinos.
Quienes lo conocen afirman que no sólo es de Inteligencia sino que también es inteligente. Aunque sus críticos sostienen que está desactualizado en cuanto a conocimientos navales por su larga permanencia en Inteligencia, otros dicen que se está poniendo al día rápidamente.
Para nombrarlo tuvieron que obviar a dos vicealmirantes más antiguos, José García Castaños y César Vallejo Zapata, quienes fueron enviados a la Junta Interamericana de Defensa en Washington.
En general, se estima que el cambio de Arnaiz por Ibárcena, al igual que el de Malca por Castillo Meza, son positivos y ayudarán a renovar las instituciones castrenses.

EN LA FAP

Al general Waldo Ritcher, nuevo comandante general de la FAP, lo rescataron del SEDENA (Secretaría de Defensa Nacional) considerado uno de los "hueseros" de oficiales. En medios castrenses se dice que su nombramiento representa un triunfo de los "cazas" sobre los "bombarderos" -sector al que pertenece Enrique Astete Baca- en la FAP, el arma que sufrió las más elevadas pérdidas materiales en el reciente conflicto con Ecuador.
El nombramiento de Ritcher implicó pasar sobre el jefe de Estado Mayor, César Urday, que fue enviado como agregado militar a Francia.

INAMOVIBLE

En el ejército Nicolás de Bari Hermoza sigue inamovible. La sorpresa estuvo en los cambios de los mandos que le siguen. El jefe de Estado Mayor, es decir, el número dos, Howard Rodríguez fue enviado al exilio dorado, la Junta Interamericana de Defensa en Washington. Poco antes de su cambio, el 27 de diciembre, Rodríguez le había comentado a un amigo, en el intermedio del clásico U-Alianza, que él se quedaba en el cargo.
Su reemplazante, Andrés Sánchez Savaresse, era inspector general, y no había tenido cargos importantes en su carrera militar. Más bien había ocupado puestos no muy codiciados por los generales, como la dirección del Hospital Militar. Cargo que también desempeñó Manuel Pancorvo, ahora inspector general, y que antes había sido jefe de Defensa Civil.(J.T.)


Puestos Claves

  • Nuevo jefe de Estado Mayor en la Marina es Javier Bravo Villarán y el director de Operaciones Navales, Jose Texeira Rivarola. A ambos les correspondía el puesto y su designación ha sido bien recibida.
  • En la Dirección de Inteligencia de la Marina está el contralmirante Manuel Arriarán Medina, que trabajó con Ibárcena muchos años.
  • En Inteligencia de la FAP sigue el general Elevan Bello Vásquez, hombre de confianza de Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos. En la Dirección de Inteligencia del Ejército queda por otro año el general Juan Yanqui, arequipeño, artillero y proclive a los brindis laudatorios por su paisano Montesinos.
  • Como jefe del conflictivo Frente Huallaga estará el general EP Manuel Varela Gamarra, que estuvo en Inspectoría del Ejército, reemplazando al general Alfredo Rodríguez.


    CARETAS 1396