Séptimo Cielo

Obra de la británica Churchill se estrena en el Teatro Larco.

Fotos VICTOR CH. VARGAS


Olenka Cepeda es la Señora Sanders y Mario Velásquez es Harry Bagley. Derecha, Caryl Churchill, la autora.

Hoy a las 8 p.m. en el Teatro Larco de Miraflores, Alberto Isola dirige su quinta obra en lo que va del año. Un récord que lo tiene "pálido pero sereno", dice parafraseando una de las célebres carátulas de CARETAS. La obra se llama "Séptimo Cielo" (Cloud Nine) y es de Caryl Churchill.


El elenco en pleno en el "Séptimo Cielo", polémica obra que se estrena bajo la dirección de Alberto Isola.

NO es la primera vez que Alberto Isola opta por una obra de Caryl Churchill. Hace varios años dirigió "Mujeres de Primera", otra pieza de la dramaturga inglesa que obtuvo muy buena acogida de crítica y público cuando fue estrenada con un elenco de veras espectacular.
La Churchill (Londres, 1938) es una autora singular. Sus obras desatan verdaderas pasiones de amores y odios que enfrentan al respetable en polémicas que a veces trascienden los límites de la dramaturgia. Sus críticos están de acuerdo en calificarla como "una feminista muy especial". Si bien empezó a publicar algo tarde, su produción es constante y numerosa. Sus obras mezclan la realidad con la fantasía, el humor con la tragedia, la vulgaridad con la ternura, la poesía con el pragmatismo, pero en todas se plantea la posibilidad de encontrar un camino propio. Sus finales son abiertos, optimistas, a pesar de la atmósfera muchas veces opresiva que mantiene a lo largo de la pieza.
Si bien en "Mujeres de Primera", la autora abordaba la sensibilidad femenina y la situación de la mujer con un tinte asaz feminista, en "Séptimo Cielo", el argumento se explaya por caminos más delicados, menos explícitos pero ciertamente espinosos.
"Es una obra sobre la identidad sexual", resume con cierto misterio el director. "Creo que es una pieza muy polémica y compleja pero que recoge un cuestionamiento común a los jóvenes de hoy: cuáles son los roles sexuales, cómo es la identidad femenino-masculina, qué y por qué la homosexualidad; es una reflexión ácida, severa, crítica y mordazmente humorística de la sociedad".
Pero la Churchill va más allá, aprovecha el cambalache para extender sus críticas al colonialismo y al racismo, al verticalismo de una sociedad desarrollada e intolerante, a las relaciones ventajistas y egocéntricas que se entablan para sobrevivir en un clima posindustrial y posmoderno.
La obra se inicia en el Africa de 1875 y continúa en Londres un siglo después aunque los personajes sólo han envejecido 25 años.
"Cuando la obra se escribió, el SIDA aún no era la plaga en que se convirtió después. Por eso el tono tan liberal pero ahora puede sonar desproporcionado", dice Isola quien ha mantenido la obra en los términos en que fue escrita.
"Séptimo Cielo" se estrena hoy en el Teatro Larco de Miraflores. Los actores tienen en común el ser egresados de talleres anteriores de actuación dirigidos por Alberto Isola aunque hay diferencias de trayectorias y experiencias. Comparten el escenario Julie Natters, Monchi Brugue, Mario Velásquez, Magali Bolívar, Salvador del Solar, Jorge Villanueva, Olenka Cepeda y Giovanni Siccia. A cada uno de ellos le toca interpretar 2 personajes con 25 años de distancia cronológica. En el paraíso o en el abismo, el séptimo es siempre un número para reflexionar. (María Elena Cornejo).


Sicán

Investigación de Izumi Shimada en castellano a todo color.


El arqueólogo Izumi Shimada ante una de las excavaciones realizadas en la zona de Batán Grande. Al costado, libro editado por Edubanco.

LO que surgió como una simple pregunta de Enrique Alvarez Calderón, gerente de Relaciones Institucionales del Banco Continental al arqueó-logo Izumi Shimada, se convirtió al cabo de un año en un estupendo volumen que reúne el producto de 17 años de trabajo en la zona de Batán Grande.
A diferencia de publicaciones anteriores sobre la Cultura Sicán, también conocida como Cultura Lamba-yeque, que estuvieron basadas en objetos huaqueados y reconocimientos superficiales, Sicán es fruto de una minuciosa y profesional investigación luego de "excavaciones científicas de sitios de diversas dimensiones, períodos y caracteres".
Izumi Shimada llegó al Perú hace 23 años contagiado por el entusiasmo del arqueólogo John Murra, a la sazón su profesor en la Universidad de Cornell, quien le habló por primera vez de los tesoros prehispánicos escondidos en la costa norte del Perú.
Desde entonces, asumió nuestro país como su segunda patria, tanto que en gesto que lo enaltece y pinta de cuerpo entero decidió publicar aquí el resultado de su trabajo. "Hay una fuerte tendencia entre mis colegas en publicar los resultados de sus trabajos primero en sus propios países y, muy posteriormente, en el Perú. Estoy convencido que tenemos la obligación de informar prontamente al público y a los profesionales peruanos de los avances de nuestras investigaciones", dice.
El resultado es francamente alentador: un sobrio volumen de 220 páginas, con tapas duras, impreso a todo color y con una didáctica y pormenorizada explicación sobre algunos aspectos de la fastuosa Cultura Sicán.


Ornamento de plumas para corona hechas con oro de 21 quilates.


Luis, El Rey

Las Bodas de Oro de don Luis Alvarez.


El lunes en el Teatro Canout es el homenaje a don Luis Alvarez.

CINCUENTA años en las tablas es una proeza difícil de igualar. Don Luis Alvarez es animador y locuaz testigo de la historia del teatro peruano, de sus épocas de gloria y de sus estrecheces, de sus grandezas y mezquindades. Actor de carácter, de temple y de polendas, don Luis fue personaje de las obras de Platón, Sófocles, Esquilo y Aristófanes; también en las de Moliere, Shakespeare, O´Neill, Tennesse Williams y el Cumpa Donayre. De todas, la más célebre y celebrada interpretación fue la de Echecopar en "Collacocha" de Enrique Solari Swayne. La repitió 2000 veces a lo largo de su vida y las dos mil la gente lo aplaudió a rabiar.
El homenaje que le dan los teatreros nacionales el próximo lunes 30 a las 8 p.m. en el Teatro Canout, es un justo reconocimiento a la figura más representativa del teatro nacional. Como maestro de ceremonias estará don Pablo de Madalengoitia y participará lo más graneado del ambiente. De otro lado, el Celcit-Perú que dirige Guillermo Ugarte Chamorro ha propuesto oficialmente al mencionado actor para el premio Ollantay, el galardón más cotizado de la escena latinoamericana que fallará el próximo diciembre.


El Arte de dar la Contra

Mal Menor

Por Jaime Bedoya


UNA natural y cultivada predisposición a dar la contra me asocia a esta revista. Facultad que, si bien sanamente gratuita en sus púberes inicios, ya conoce y prefiere razones reales para nadar contra la corriente. En este país que algunos consideran que se va para arriba y no lo para nadie, la lista de causas perdidas disponibles por las que vale indignarse siempre es demasiado larga, puede que interminable. Limitémonos a la atmósfera: En medio de una glorificación narcisista donde el prójimo es sólo un estorbo, celebrándose el arribismo y homogenización masiva, trabajar en CARETAS es todo lo contrario, y al mismo tiempo, clásica apuesta de siempre, sin fecha de caducidad: El derecho, o deber, a no formar parte de la manada.
Esta es una revista con carácter. Sus cierres de edición, por tanto, también lo tienen son.Algunas veces tal intensidad operática que pondrían en jaque las carreras, todas juntas, de los llamados tres tenores. Pero es ese carácter el que permite que en estas páginas haya espacio para los que no están de acuerdo con un mundo pintado de un solo color. En la uniformidad actual, raros se han vuelto los matices -la sombra de un árbol que sabe darla, la sabia y tarada contemplación del mar-, confundiéndose progreso con olvido de lo verdadero, que nunca podrá ser ni anacrónico ni moderno. Emergen usos y costumbres zombies que se creen modernos, bajo pragmática abolición moral digna del interés exclusivo de coleccionistas de cobre. El día que la pobreza se ponga de moda, algunos pagarán por tener menos.
Mientras tanto, es deber y justicia reconocer que CARETAS de hoy no existiría sin una especial solidaridad y demencia médicamente comprobable de sus periodistas, de aquellos que la insondable marmita del Koala nutre y reta, no de los que aparecen para cada coctél. El periodismo que aquí se hace se parece tanto al de otros sitios como un vodka tonic se parece a un milkshake light; y esto se lo debemos al ejemplo, admirable y persistente, de Doris. Es contagioso, y los que han pasado por esta redacción pueden dar fe de ello, arrastrando por sus nuevas ocupaciones entrañable man-to de nostalgia y anhelo pasado de la manera en la que César Moro aconsejaba llevar los mejores vicios. El hecho es que es un honor trabajar con la gente que hace la revista a pulso, los que se amanecen, los que no saben cuál es su día libre, los que sufren por una miserable palabra que no llega, los que cenan a las tres de la mañana y lo convierten en festín. A ellos los saluda este colega y amigo, insomne piloto contra el tránsito.


CONCURSOS

FOTOGRAFIA

EXPOSICIONES


CARETAS 1386