A la Prepo

En 87 días, despues de haber logrado la reelección, el gobierno ha exhibido un rosario de leyes y excesos que quieren afirmar la existencia de un poder absoluto que pesará los próximos 5 años.

Abajo, El Congreso de Ampe. En la mesa directiva los alcaldes Ernesto Herrera de Ilo,Alberto Andrade de Miraflores,Ricardo Belmont de Lima, Arturo Castillo de Chiclayo, Santo Retto de Sullana y Luis Guerrero de Cajamarca.

¿Es tan fiero el león? La percepción por parte de la ciudadanía que el imperio del abuso va sustituyendo al de la justicia o al del derecho no es una buena fórmula política. Alberto Fujimori ha compartido junto con el CCD gran parte de la responsabilidad por la andanada de leyes que desde abril conmueven al país. Algunas son imprescindibles dentro del nuevo orden de apertura liberal, pero muchas otras han servido para destruir la institucionalidad democrática. No hay prácticamente sector o institución que no haya recibido su dosis de autoritarismo. Actuar por sorpresa, hacer de los miércoles una fuente de intranquilidad, perseguir alcaldes, desconocer al Poder Judicial, no explicar nada ni informar cabalmente: he ahí un circulo vicioso.

AL cierre de esta edición, la solícita Fiscal de la Nación Nélida Colán podría haber conseguido continuar en el cargo. Es el último acto de imposición parlamentaria, dentro de un rosario que ha ido dando sorpresas por doquier. (Ver Mar de Fondo)

El lunes 3, por su parte, el congresista Miguel Velit ya no lucía tan amenazador como cuando anunció el 18 de junio que se abría una investigación a fondo contra la Municipalidad de Lima por una serie de acusaciones que florecían, pese al invierno, con furor primaveral. Era obvio que se quería castigar a Ricardo Belmont y sus cercanos colaboradores.
En estos días se ha confirmado también que la candidatura de Jaime Yoshiyama, el segundo hombre fuerte del fujimorismo, a la alcaldía de Lima es un hecho.Se ha constituido ya un comité de campaña que preside el oficialista Oswaldo Sandoval y cuya primera recomedación ha sido suspender la inauguración de obras en la Gran Lima, para empezar a desembalsarlas tres meses antes de las justas municipales.
Ese sería el respaldo neto que el Presidente Alberto Fujimori le daría a su "delfín", con la seguridad que el elector comprenderá el mensaje implícito: si votas por Yoshiyama Lima renacerá de sus cenizas, de lo contrario pasará lo mismo que con Belmont. Le corto el caño.
Es posible que Yoshiyama tenga títulos más que suficientes para aspirar a la Alcaldía, pero corre con una ventaja desproporcionada: el espaldarazo presidencial.
Sin embargo, Alberto Andrade que inscribió su candidatura en el JNE con un alto número de firmas (250 mil), confía en que el elector no se dejará impresionar por la jugarreta política y que lo apoyará. Andrade se ha mostrado cauto para no presentar una imagen de opositor y para no politizar los comicios ediles.

ACOSO EDIL

El inicio de julio inauguró la ofensiva contra los alcaldes. El Congreso de la AMPE, el último bajo el mandato de Arturo Castillo, alcalde de Chiclayo, que ha sido elegido congresista, convocado también con fines de capacitación de los burgomaestres, provocó la rápida reacción del régimen. El gobierno promulgó el 30 de junio cambios en la Ley de Municipalidades, en virtud de los cuales, cualquier alcalde que haya sufrido condena por delito doloso en primera o segunda instancia puede ser defenestrado del cargo.

El último caballazo de la semana: la prolongación del mandato de la fiscal de la Nación Blanca Nélida Colán, el mejor ejemplo de fidelidad ciega. Carátula de CARETAS de plena vigencia.

Por su parte, la Contraloría anunció a finales de junio que iniciaba la Operación Arena destinada a investigar a 430 municipalidades de 12 departamentos del país. Del total de concejos investigados, 57 son provinciales y hasta el momento hay ya 34 denuncias penales.

En ese clima de intimidación y sobresalto, es probable que muchos estén pensándolo dos veces antes de lanzarse, desde filas opositoras, a la brega electoral edil.
Este resumen no es sino una muestra pequeña de la forma en que los tentáculos del poder fujimorista se extienden por todos los predios, organismos, instituciones y poderes.

La intervención de San Marcos,La Cantuta y Hermilio Valdizán: puede que Sendero merodee pero ¿por qué no respetar los cauces legales?

MAREA NEGRA

El recuento es aún más largo y alarmante si se revisan las medidas que desde que Fujimori fuera reelegido hasta la fecha ( 87 escasos días) han sido aprobadas y lanzadas contra viento y marea.

  • Las primeras muestras de intolerancia ocurrieron en el mismo abril al abrírseles instrucción a los oficiales retirados que criticaron la actuación militar o expresaron su opinión disidente sobre la conducción militar del conflicto con el Ecuador. Se los condenó expeditivamente con claro afán punitivo, no obstante que no hay delito de opinión, para que luego la ley de amnistía los liberara de tales cargos.
  • En mayo el régimen se las emprende contra los partidos políticos (elevando el número de firmas para la inscripción de las agrupaciones), se posterga la aprobación de la Ley de Defensoría del Pueblo y se hacen cambios en el reglamento del Congreso reduciendo el tiempo de las intervenciones de los congresistas.
  • Las Universidades de San Marcos y La Cantuta caen bajo la férula gubernamental, entre gallos y medianoche, desconociéndose no sólo su autonomía sino el fuero de la Asamblea Nacional de Rectores. El segundo vicepresidente César Paredes Canto corre la misma suerte que su predecesor Carlos García y García y desde entonces desaparece del panorama político.
  • Junio continúa la sucesión de las sorpresas y la sinrazón.Se aprueba al caballazo la Ley de Amnistía, una escandalosa violación de los derechos humanos que echa por los suelos la imagen de una restauración democrática en el Perú y permite la impunidad de crímenes cometidos durante la "guerra sucia". Asimismo se aprueba el nuevo reglamento del Congreso, una aberración procesal que minimiza la labor de los congresistas.
  • El legicidio continúa hasta la fecha. Se posterga la instalación del Tribunal Constitucional, se aprueba el descuartizamiento del JNE, se presiona a los jueces para que no puedan revisar la Ley de Amnistía, se decide la intervención de la Universidad Hermilio Valdizán de Huánuco.

    ¿QUE CRUEL IRONIA?

    ¿Qué queda en pie? El gobierno ha extralimitado sus poderes. Y lo ha hecho con una clara ostentación, como para indicar el curso de lo que puede esperar a los peruanos los próximos cinco años.

    La pregunta que CARETAS (1360) se hacía en abril a raíz de la tormenta militar en vez de la reconciliación nacional, "¿Para Qué?" continúa siendo una voz de alarma vigente.
    No se entiende este afán de destruir las instituciones y demostrar que el absolutismo es ya no una amenaza sino el sobresaltado amanecer que le espera a los ciudadanos.
    En ese contexto, resulta de una ironía cruel la forma en que el Premio Nobel de Economía 1993, Douglass North, insistió en su visita de la semana pasada sobre la importancia de la institucionalidad y de las instituciones en el desarrollo y en la economía. Al Presidente Fujimori le recordó que sin un Poder Judicial autónomo y eficiente sería difícil llevar adelante las reformas estructurales. Lejos estaba de haber recogido una información mayor que le demostraría que el proyecto en curso en el Perú parece ser arrasar con todo tipo de institución.
    Fujimori por su parte debería repensar esta afirmación de North: "Los países del Tercer Mundo son pobres porque las limitaciones institucionales definen un conjunto de liquidaciones de la actividad político-económica que no alientan la actividad productiva."

    Los gestos, las andas, los disfraces no son en vano.Traducen en los hechos la vocación expresa del absolutismo. Abajo, Abajo, Miguel Velit, presidente de la comisión que investiga al Municipio de Lima: ya no tiene el gesto amenazador porque no encuentra muchas pruebas.


    CARETAS 1370