Exportaciones

La Marca de Márquez

Altibajos del paquete exportador anunciado por Ricardo Márquez.

El vicepresidente electo Ricardo Márquez fue quien finalmente presentó el llamado plan quinquenal de fomento a las exportaciones el 12 de junio pasado -Día de la Industria- en el marco del 99º aniversario de la SNI. Márquez está llamado a jugar un rol protagónico en el esfuerzo exportador en el futuro, pero el barco en el que piensa navegar ha recibido los primeros, y bien merecidos, torpedazos.

Escribe RAFAEL HIDALGO

DICEN que cuando los vientos cambian, todo cambia. Quizá así pueda entenderse la nueva posición del vicepresidente electo, Ricardo Márquez, respecto a la reincorporación plena del Perú al Pacto Andino puesta de manifiesto el lunes 12 durante la ceremonia del 99º aniversario de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI).
Debutando en las tablas políticas por todo lo alto ante sus colegas industriales, Márquez fue tajante al afirmar que "definitivamente no estaba de acuerdo con llegar a cuatro niveles de aranceles". Ratificó que uno de los objetivos del gobierno es, por el contrario, lograr un nivel mínimo de dispersión arancelaria. Y a continuación anunció que por estos motivos el Perú solicitará una nueva prórroga de 18 meses -hasta fines de 1996- para reincorporarse plenamente al Mercado Común Andino. Se entiende que Márquez hablaba en representación del presidente Alberto Fujimori.
Llamó la atención, sin embargo, lo rápido que olvidó la vaca que fue ternera. En setiembre de 1995, el entonces presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, declaró que "lo que nosotros planteamos son las mismas condiciones que se dan en el Grupo Andino donde el arancel externo común (AEC) es de cuatro niveles, 5 por ciento, 10 por ciento, 15 por ciento y 20 por ciento". Sorpresas que da la vida.
Seguidamente Márquez anunció que el gobierno desplegará en el próximo quinquenio todos los esfuerzos para hacer del Perú un país competitivo, con una vigorosa economía exportadora. Era el Día de la Industria y el vicepresidente electo parecía tocar, ante un auditorio crecientemente sensibilizado por el deficit fiscal, las fibras correctas.
El paquete exportador de Márquez incluye la devolución de impuestos (draw back) a los pequeños exportadores que facturen por debajo de los US$ 18 millones al año, superando el límite de US$ 10 millones que días atrás había propuesto Jorge Camet, pero coincidió con el titular de Economía en cuanto a ampliar el fraccionamiento del pago de arancel de los bienes de capital que se importen. También ofreció aligerar los mecanismos de ingreso temporal de insumos, y la reexportación de los mismos.
Propuso como plato de fondo "una ley de aprendizaje" mediante la cual el 30 por ciento de los trabajadores jóvenes tendrían un régimen laboral flexible. Para que la noche tuviera sabor a miel, prometió la apertura crediticia de 270 millones de dólares para la pequeña empresa que se canalizará vía COFIDE.
Hasta ahí las cosas marchaban bien, a pesar que no se ofreció una salida a algunos de los reclamos tradicionales del sector industrial como la derogación del impuesto a los activos, la elevación de la tasa de cambio, ó draw back hecho y derecho. Hasta que anunció la pronta creación de PROMPEX.

Ricardo Márquez debutó políticamente con la camiseta de la vicepresidencia.

La flamante entidad se abocará a fomentar las exportaciones, incluso creando oficinas comerciales en el exterior. Lo presidiría el propio Márquez, y el directorio estaría integrado por representantes de las carteras de Economía y Finanzas, de Industria, de Relaciones Exteriores y un representante del Banco Central de Reserva. También figurarán empresarios exitosos representando a los sectores más dinámicos de la exportación.

Aquí Arturo Woodman, presidente de Confiep, encuentra varios cabos sueltos. Y no es el único.
"¿Una nueva entidad para fomentar las exportaciones?", se pregunta Woodman. "No hemos resuelto aún el problema de Promperú y ya estamos creando una nueva oficina. Creo que las medidas siempre son más importantes que las oficinas".
El ministerio de Relaciones Exteriores es responsable de la apertura de las oficinas comerciales del Perú en el exterior, y tampoco se ve una necesidad de duplicar esfuerzos en la materia.
También se elimina toda representación gremial en la flamante entidad, fraccionando a los gremios con representaciones individuales, y conspirando contra la proclamada unión entre el empresariado y el gobierno.
A todo esto varios medios periodísticos han especulado sobre una posible discrepancia en el seno del equipo económico, o del propio Ejecutivo, sobre las medidas anunciadas por Márquez e incluso por el súbito protagonismo del vicepresidente electo.
Sólo el tiempo dirá si el fomento a las exportaciones anunciado por Márquez sopla con genuina fuerza innovadora, o es tan sólo un veranillo.

Presidente de ADEX, Juan Enrique Pendavis, y un grupo de empresarios entre los que destaca su capitán, el `Colorado' Arturo Woodman. El presidente de CONFIEP respaldó la prórroga del reingreso al Pacto Andino.


CARETAS 1367