Carta Caliente

Abogado Javier Corrochano cuando viajó a Miami a entrevistarse con Carlos Manrique. Después, éste le envió una carta a Corrochano quejándose por sus declaraciones y la falta de ayuda.

Una carta enviada por Carlos Manrique a su abogado Javier Corrochano, hace referencia a "pagos millonarios a Abogados" y "altísimas sumas de dinero en dólares" entregadas a Corrochano, una parte de las cuales eran por concepto de honorarios profesionales para el mismo abogado y otra "según Ud, para ser entregada al Dr. Vladimiro Montesinos para una ayuda que CLAE nunca recibió". La carta parece auténtica y fue entregada a CARETAS por fuentes confiables. Sin embargo, Corrochano niega haberla recibido, aunque admite que le llegó otra que contenía conceptos similares: Manrique afirmaba haberle entregado un millón de dólares para repartir entre algunas autoridades. Corrochano dice que destruyó esa carta, pero que después Manrique le aseguró que no la había escrito. No obstante, el mismo Manrique declaró cosas muy parecidas a un diario norteamericano a fines del mes pasado.

Misiva de Carlos Manrique indica que se habría intentado sobornar a autoridades para arreglar su situación judicial.

EL jueves 8 el diario El Comercio publicó varios faxes y fragmentos de cartas, dirigidos a y remitidos por Alfredo Zanatti, donde se delinea una operación destinada a solucionarle sus problemas judiciales por medios irregulares. Los artífices de la operación son dos personajes denominados "Hijo Putativo" y "007", que luego son identificados como los abogados Javier Corrochano y Vladimiro Montesinos.

Similar esquema para arreglar sus problemas.

Esta semana CARETAS tuvo acceso a una carta de fecha 6 de febrero, dirigida por Carlos Manrique a Javier Corrochano, donde el encarcelado dueño de CLAE se queja amargamente porque su abogado ha sostenido que él es un mentiroso. Y luego añade:

"Si se trata de pagos millonarios a Abogados, Ud. es el mejor testigo de que nunca he comentado las altísimas sumas de dinero en dólares que entregaba a Ud.: Una parte para honorarios de su estudio -cuyo monto Ud. me solicitó no lo supieran los demás abogados a sus órdenes y otra, según Ud. para ser entregada al Dr. Vladimiro Montesinos para una ayuda que CLAE nunca recibió". La carta fue entregada a CARETAS por allegados a Carlos Manrique, que aseguran que la misma le llegó a Javier Corrochano. Este, por su parte, sostiene que nunca recibió esa carta, aunque dice haber recibido otra, que destruyó. Afirma también que Manrique no escribió esa carta. (Ver entrevista).
Sin embargo, en un reportaje del Miami Herald a fines del mes pasado, Manrique corrobora la versión del pago a funcionarios del gobierno:
...el empresario dijo que se entregó cerca de un millón (de dólares) a un intermediario para que se distribuyera entre altos funcionarios del gobierno a fin de resolver la crisis de su conglomerado financiero. Según Manrique los pagos se hicieron en efectivo en 1993 por lo menos a 4 funcionarios, pero no produjeron ningún efecto.
Eso es lo publicado en el diario norteamericano.
CARETAS intentó entrevistar telefónicamente a Manrique en la prisión de Miami, siendo imposible comunicarse con él.
Pero obra en poder de CARETAS una grabación donde Manrique sostiene lo mismo que declara al diario norteamericano, con algunas precisiones adicionales.
De otro lado, la carta de Manrique que publicamos en esta edición, tiene las características de otras misivas enviadas por el ex presidente de CLAE desde la prisión. Está escrita en una máquina norteamericana sin acentos y sin ñ, la fecha al centro, la firma superponiéndose parcialmente al nombre escrito a máquina, etc. Además, por supuesto, del estilo inconfundible y difícilmente imitable de Manrique Carreño.
La primera parte de la carta se refiere a un incidente relacionado con el narcotráfico. Es la información que apareció en esos momentos acerca de la venta que hizo Corrochano de un departamento a los narcotraficantes López Paredes.
El abogado Antonio Flores, mencionado en la carta y en la que quien informa a Manrique de las novedades en el Perú, trabajó antes en la Superintendencia de Banca y Seguros, a órdenes de Hugo García Salvatecci.
Las declaraciones de Corrochano a las que alude Manrique, las hizo el abogado a partir de noviembre de 1994, luego de viajar a Miami a entrevistarse con su cliente.
Las críticas causaron sorpresa, porque se suponía que el abogado debería mantener el secreto profesional y guardar lealtad a su defendido. Pero la intervención de Corrochano se interpretó como una jugada política, cuya finalidad no estaba clara.
En enero de este año, un allegado a Manrique presentó una denuncia contra Javier Corrochano por "inconducta funcional" y contra la ética. No se sabe qué trámite se le dio a la denuncia.

PRESIONES Y COIMAS

Lo cierto es que desde que CLAE fue intervenida, Carlos Manrique fue sometido a múltiples presiones para que desembolsara dinero a cambio de apoyo para resolver su situación. Al parecer Manrique repartió mucha plata, pero al final la ayuda no llegó.

Numerosos abogados y asesores recibieron jugosos estipendios. Manrique también pagó preferencialmente las letras a varios congresistas.
Por eso, uno de los temas que están en cuestión con el escándalo de CLAE es el pago de sobornos a personas vinculadas al poder, que aprovecharon de la situación desesperada de Manrique para ofrecer sus influencias y lograr una solución a la crisis de la financiera informal.
Al final, todo quedó en promesas incumplidas, aunque Manrique logró evadir, de manera más que sospechosa, el cerco policial que supuestamente se tendió sobre él.

LAS CARTAS
Dos misivas de Carlos Manrique desde la prisión, la primera dirigida a Javier Corrochano, la segunda a Miguel Campos Arredondo. Esta carta fue cuestionada, pero las pericias judiciales demostraron su autenticidad. Las características de ambas son similares, la fecha al medio, la máquina norteamericana sin acentos y sin ñ, la firma. Estas cartas las tiene el fiscal del caso CLAE Mateo Castañeda, quien investigará las derivaciones de lo que allí se dice.

Carlos Manrique ha amenazado con denunciar a los que recibieron dinero para favorecerlo.

Desilusionado de sus antiguos amigos y protectores, Manrique ha amenazado, desde su celda en Miami, revelar los nombres de las personas que recibieron las coimas que dice haber pagado.

Pero, a la vez, Manrique se muestra temeroso de esos personajes poderosos, porque él sabe que va a volver al Perú, y que estará a merced de ellos.
En efecto, Manrique parece haber abandonado la perspectiva de resistencia a la extradición. Ha desistido de contratar un abogado. Como allá todos creen que se alzó con 200 ó 300 millones de dólares de los ahorristas, pretenden cobrarle sumas astronómicas por su defensa.
Así, Manrique tiene ahora un defensor de oficio, contratado por la corte.
De manera similar a Zanatti, Manrique trataría de negociar su silencio, ocultando cierta información a las autoridades judiciales y al público, al tiempo que amenaza con hacer revelaciones. Pero como sugiere la situación de Zanatti, una vez en manos de la maquinaria policial-militar-judicial, su situación se torna precaria y sus posibilidades de negociación se estrechan.
Pero lo que aparece en ambos casos, son intentos de obtener solución a problemas judiciales y legales a través de pagos a personas influyentes, que presuntamente tienen el poder de orientar a su arbitrio las decisiones de los Poderes del Estado.

ZANATTI

La propuesta que le hacen a Alfredo Zanatti el 17 de diciembre de 1992, apunta también en esa dirección. Según reveló el diario El Comercio el jueves 8, en un fax enviado a Zanatti se le propone arreglar sus problemas por US$ 2´000,000, de los cuales US$ 500,000 habría que entregar como cuota inicial.

El autor de la propuesta es "Hijo Putativo", apelativo con el que conocían a Javier Corrochano. El personaje poderoso, 007, "no aparecería para nada, sino alguien designado por él". Eso sí, el 007 no haría "nada sin un pago previo".
En posterior entrevista a El Comercio, publicada el domingo 11, Javier Corrochano reconoce que el 007 es Vladimiro Montesinos, aunque niega la participación del hombre fuerte del SIN en este asunto.
En 1993, también en la versión de El Comercio, el Hijo Putativo envía un fax a Zanatti con un esquema para resolver el caso, insistiendo en los US$ 2´000,000 que se distribuirían así:
- US$ 1´000,000 al Estado.
- US$ 600,000 para la campaña electoral.
- US$ 250,000 para el Doctor.
- US$ 150,000 para Iván Arauco como honorarios profesionales.
En esta oportunidad el 007 se había transformado en "el Doctor". Corrochano dice que no tiene idea de quién es "el Doctor".
Probablemente no está enterado que al ex capitán y abogado Vladimiro Montesinos lo tratan de doctor o "doc" en el SIN y en medios castrenses. (Jimmy Torres).


CARETAS 1367