Antes de la Paz

Apuros con Pólvora

Ofensivas de último minuto, contradicciones políticas y lo que les espera a los observadores militares.

El bolsón del alto Cenepa se ha convertido en territorio en disputa desde la firma del acuerdo de paz de Itamaraty. En esa área, tropas peruanas y ecuatorianas "desorganizadas" se apresuran en tomar posiciones, ante la inminencia de la llegada de los observadores militares de los países garantes. La opinión pública peruana se convence cada mañana que la guerra no ha terminado. Sólo el oficialismo y los medios de comunicación que le sirven anteponen, a este grave problema nacional, la candidatura del ingeniero Alberto Fujimori.


Alberto Fujimori, en Bagua. Decretó el alto al fuego en forma unilateral y los combates siguen.

El Tayo

Desgarbado, nocturno y del tamaño de una gallina, el tayo o guácharo es un manjar apetitoso para los nativos de la zona.


Ecuador ha proporcionado las coordenadas exactas de Tihuinza y Base Sur, en territorio peruano. Con el GPS (Geographical Position System) se puede ubicar exactamente el lugar donde uno se halla, pues el instrumento procesa la información de ocho satélites simultáneamente. Puede ser programado de antemano para mostrar determinadas coordenadas, y en ese caso aparece el nombre del lugar, como en la foto. Pero no es posible engañar a alguien que sabe manejarlo.

LAS continuas referencias de militares peruanos a la cobardía de las tropas ecuatorianas, que huyen constantemente, va dibujando el cuadro de la nueva estrategia ideada por nuestros vecinos.

Su plan parece consistir en una guerra de desgaste, donde ellos no se afianzan en muchos puestos fijos, sino que los abandonan luego de una breve resistencia. Las bajas que ocasionan a las tropas peruanas son causadas fundamentalmente por las minas, el fuego de artillería y las emboscadas.
A esto se suma el uso de modernas y móviles armas antiaéreas, básicamente misiles Blowpipe y Strella, y algún tipo de misiles israelíes, que están limitando severamente el empleo de aviones y helicópteros. Al parecer tendrían también lanzadores de cohetes Chaparral en las bases ubicadas en su territorio.
Esto va dando su exacta dimensión a la información aparecida en el diario Hoy, de Quito, el 27 de enero, apenas iniciado el conflicto. Allí aparecen cuatro "bases logísticas" ecuatorianas en territorio peruano: Tihuinza, La Montaña, Base Sur y Cueva de los Tayos, que ellos diferencian de sus "destacamentos": Coangos y Cóndor Mirador, por ejemplo.
Estas bases logísticas consisten en depósitos de víveres, algunas cabañas rudimentarias y unas cuantas trincheras. En algunos casos tienen un pequeño helipuerto. La excepción parece ser Tihuinza y quizás Base Sur, que sí tiene varios perímetros defensivos importantes, trincheras y construcciones. (Ver CARETAS 1350) Pero tampoco sería una sola base, sino varias instalaciones vinculadas entre sí.
Eso explicaría por qué los ecuatorianos han abandonado con relativa facilidad algunas de esas bases, para luego volver sobre ellas hostigando a las tropas peruanas que las ocupan.
A pesar de las enormes dificultades que tienen que vencer, en un terreno que no conocen y enfrentando a un enemigo escurridizo y bien apertrechado, los destacamentos peruanos progresaron lentamente y ocuparon parte del territorio donde se habían establecido los ecuatorianos.
En esa situación los sorprendió el cese del fuego decretado por Fujimori el lunes 13. Al parecer en ese momento sólo se había alcanzado la Cueva de los Tayos. El acuerdo de paz suscrito en Brasilia el viernes 17, en lugar de conducir al cese del fuego definitivo, reavivó las escaramuzas, que al empezar esta semana se estaban convirtiendo en verdaderas batallas.
El motivo: los ecuatorianos trataban de ocupar el máximo de posiciones posibles en territorio peruano, para recibir ellos a los delegados de los países garantes y dejar establecido que están en la posesión del territorio en disputa.
Las tropas peruanas querían impedir eso a toda costa. Pero la decisión política adoptada por Fujimori y los mandos militares, al establecer el cese del fuego y firmar el acuerdo de Brasilia, los pone en una situación comprometida.
Por un lado, tienen que evitar que se descubra la falsedad de Fujimori, que dijo el lunes 13 que los ecuatorianos habían sido desalojados y que todas las bases estaban en poder del Perú. Para ello tienen que tratar de desalojar realmente a los ecuatorianos. Por otro lado, deberían respetar el cese del fuego, cosa que será observada por los garantes.
Estos llegaron el martes pasado a Cuenca y luego a la base de Patuca, sede de la 21º Brigada de Selva Cóndor del Ecuador. El jueves estarán en Piura.
El problema para Fujimori radica en que si los ecuatorianos mantienen algunas bases en territorio peruano hasta que lleguen los garantes, quedaría en evidencia ante la opinión pública nacional. Como su interés radica en las elecciones del 9 de abril, eso sería fatal para él.

IMPREVISION

Este doloroso conflicto, que ha costado tantas vidas al Perú, se pudo haber evitado si las fronteras hubieran estado adecuadamente resguardadas. La infiltración ecuatoriana no se hubiera producido o se habría detectado al comenzar, evitando llegar a una confrontación como la que hoy día nos desangra.
Después del conflicto de Falso Paquisha, en 1981, se tomaron medidas para retomar los puestos de vigilancia abandonados por el gobierno militar en la década anterior. Se estableció el Sistema de Vigilancia de Puertos y Fronteras para resguardar los 4,800 kilómetros de fronteras.
En la Cordillera del Cóndor deberían realizarse reconocimientos aéreos mensuales a cargo de la FAP el Ala Aérea 1, de Piura y la Quinta División de Selva, con la aviación del Ejército. Hasta fines de los años 80 esos reconocimientos se efectuaban religiosamente.
Pero al empezar el gobierno de Fujimori, esos reconocimientos dejaron de efectuarse por problemas presupuestales. Los patrullajes también disminuyeron mucho.
Los puestos PV1 y PV2, ubicados originalmente en la cabecera del río Cenepa, fueron abandonados. El nuevo PV1 se ubicó unos 12 kilómetros más al sur, desguarneciendo la zona donde precisamente se instalaron después los ecuatorianos. (Ver CARETAS 1349).
Al noreste de la Cordillera del Cóndor, en el río Santiago, se suscitaron problemas que el Gobierno quiso resolver a través del Pacto de Caballeros de Carlos Torres y Torres Lara. Los antecedentes de este problema se remontan a 1986, cuando el entonces jefe de la Quinta División de Selva, general Luis Palomino ordenó buscar el hito 1484 (Cusumaza-Bumbuiza) que no aparecía.
Lo encontró destruido, al parecer por los ecuatorianos, y cubierto por la vegetación. Palomino recomienda entonces al Comando Conjunto (CCFFAA) ubicar allí un puesto de vigilancia, el Pachacútec. El CCFFAA, presidido en ese entonces por el general Guillermo Monzón Arrunátegui lo autorizó.
En 1987, el general Julio Velásquez Giacarini, jefe de la Quinta Región Militar (Iquitos) ordenó al nuevo jefe de la Quinta División de Selva, el general Rafael Moral, culminar los trabajos. En julio de 1987, una sección de 30 hombres se instaló en la zona. Los ecuatorianos iniciaron una serie de protestas diplomáticas, porque aducían que ese territorio era suyo.
En 1991, Ecuador instaló el puesto Nuevo Teniente Ortiz, frente a Pachacútec, en territorio peruano. Teniente Ortiz se desplazó 9 kilómetros de su ubicación original.
Hasta ese momento toda infiltración ecuatoriana en nuestro territorio había sido rechazada enérgicamente por las fuerzas armadas. Pero esta vez se tomó un curso distinto. El entonces Canciller Torres y Torres Lara llegó al "Pacto de Caballeros" con el ministro ecuatoriano Diego Cordovez, aceptando la permanencia de Teniente Ortiz en territorio peruano. Y Fujimori tomó directamente en sus manos la política exterior, viajando varias veces al Ecuador.
Sus preocupaciones estaban referidas al golpe que planeaba y no a atender concienzudamente esos problemas, que creía podía resolver rápidamente conversando con los mandatarios ecuatorianos, haciéndoles promesas que no podía cumplir o simplemente engañándolos, como insinuó hace un par de semanas en una entrevista televisada.
En realidad, entendió muy poco de lo que pasaba y los ecuatorianos fueron avanzando en su infiltración. Hasta que se llegó a la situación actual, de una guerra localizada y no declarada.
El Gobierno ha evitado referirse en las últimas semanas a la situación de la frontera en el río Santiago, al noreste de la Cordillera del Cóndor, donde todo indica se han producido fuertes combates. Por qué oculta lo que sucede en los puestos peruanos de Pachacútec y Cahuide, y los ecuatorianos Teniente Ortiz y Soldado Monge?

CREDIBILIDAD EN PICADA

El anuncio de cese del fuego unilateral y el acuerdo de Brasilia han sido recibidos con creciente escepticismo por la ciudadanía, a pesar de la complicidad de ciertos medios de comunicación con las versiones oficiales. No es para menos, porque las flagrantes contradicciones en que ha incurrido el gobierno desde que se inició el conflicto, han mellado su credibilidad.
Por la naturaleza del conflicto y las dificultades de acceso a la zona de los combates, los medios de comunicación se han reducido muchas veces a recibir información de fuentes oficiales u oficiosas, reproduciéndola sin comprobarla. Algunos de los temas más relevantes son los siguientes.

LA TOMA DE TIHUINZA

Desde que empezó el conflicto a la fecha, la ya mítica base de Tihuinza debe haber sido tomada una docena de veces. En la imaginación del gobierno y gracias a la buena fe de periodistas crédulos, por supuesto, porque en los hechos, hasta el martes 21 de febrero, no había ninguna evidencia que Tihuinza hubiera sido tomada.
Es más, los propios militares desmintieron varias veces, de manera elíptica, la toma de Tihuinza.
  • Apenas iniciado el conflicto, fuentes gubernamentales filtraron a los medios de prensa informes triunfalistas, todos falsos, sobre una supuesta victoria:
    EXPULSADOS! tituló su primera plana La República. (Sábado 28 de enero)
    DESALOJAMOS A INVASORES, dijo El Mundo también en primera plana, (sábado 28 de enero).
  • A los pocos días, las fuentes gubernamentales insistieron. Expreso tituló su primera plana:
    EN APLASTANTE OFENSIVA PERU DESALOJA INVASORES. Tras lo cual Fujimori propone zona desmilitarizada (jueves 2).
    Y La República tituló una nota:
    Tropas ecuatorianas fugan en estampida por la selva. Perú recupera 3 puestos ocupados por invasores. El artículo dice que: Los tres puestos de vigilancia recuperados que se encontraban en poder de tropas ecuatorianas son Tihuinza, Base Sur y el último llamado Cueva de los Tayos.
  • A los pocos días se volvió a capturar Tihuinza. El Mundo tituló su primera plana:
    TIHUINZA OTRA VEZ EN MANOS PERUANAS. Presidente Fujimori asegura que tropas peruanas están en las lomas del último puesto fronterizo ocupado. (Lunes 6)
  • El Canciller Efraín Goldenberg rechaza por "impertinente" la propuesta ecuatoriana de alto el fuego, porque pretenden tener
    autoridades civiles y policiales en los puestos de Base Sur y Tihuinza, que han sido rescatados por las tropas peruanas. (La República, miércoles 8)
  • El diario Gestión titula así las declaraciones de Fujimori: Lomas de Tihuinza están en poder del Ejército Peruano, afirma el presidente Fujimori. En cualquier momento serán desalojadas las tropas ecuatorianas que invaden nuestro territorio. (Jueves 9).
    El Comercio consigna exactamente la misma información, y añade que Fujimori dijo que se tiene un conocimiento exacto de las coordenadas en donde se encuentran ubicadas las posiciones ecuatorianas.(Jueves 9)
    Las coordenadas en realidad las proporcionaron los propios ecuatorianos, pues en su propuesta de acuerdo en Río de Janeiro, incluyeron las coordenadas exactas de Tihuinza y Base Sur, coordenadas que están ubicadas, sin lugar a dudas, en territorio peruano.
  • El diario Expreso titula su primera plana:
    TIHUINZA TOMADO AL 95 POR CIENTO. Ecuador pide tregua, Perú la rechaza. (Viernes 10).
  • En un sorpresivo mensaje el lunes 13, Fujimori anuncia que el conflicto ha concluido con el desalojo de las tropas ecuatorianas de nuestro territorio. Los diarios del día siguiente titularon así sus primeras planas:
    Fujimori anuncia: Desalojamos a invasores! TIHUINZA ES NUESTRA (La República).
    TIHUINZA LIBERADA. Los invasores fueron expulsados, tras lo cual nuestro país declaró un alto el fuego; Ecuador lo aceptó. (Expreso)
    EL PERU DESALOJO A INVASORES Y DECLARO CESE DEL FUEGO (El Comercio, martes 14).
    Al día siguiente El Comercio relató con lujo de detalles la presunta toma de Tihuinza, informado por fuentes militares, pues ningún periodista pudo llegar allí:
    Unos mil quinientos soldados peruanos participaron en la recuperación de Tihuinza. La parte más alta de la base enemiga fue coronada a la una de la tarde del lunes, fue el título de la nota donde se detalla que un capitán de infantería arrió la bandera ecuatoriana y enarboló el bicolor nacional. El diario agrega que los militares informaron que hay una gran cantidad de muertos en el lugar. (Miércoles 15).
    Sin embargo, en su discurso del lunes 13, Fujimori había dicho que el total de muertos peruanos era de 38, dos más de los que habían el jueves 9.
    A partir de aquí empezaría la espera del periodismo y el país entero para ver la base y la bandera peruana izada en ella.
  • El general Nicolás Hermoza no quiso quedarse atrás en los cantos de triunfo. El Comercio recogió así, en un titular, sus declaraciones:
    "No queda un solo militar ecuatoriano en los puestos recuperados por el Perú". Asevera presidente del Comando Conjunto, al advertir maniobra confusionista del Ecuador. (Miércoles 15).
  • Pero Fujimori no se deja superar y declaró:
    Puedo afirmar categóricamente que hemos desalojado a todos los soldados invasores de esta base y de nuestro territorio. No hay ninguna duda de que esta base ha sido recuperada por nuestros soldados. (El Mundo, jueves 16).
    Expreso confirma eso, y sostiene en un titular, citando fuentes militares:
    Descartan presencia de soldados ecuatorianos en bases recuperadas. Los rezagados huyen a su país. (Jueves 16).
  • Pero Expreso no es un diario que rinda culto a la coherencia. Al día siguiente, en un inusual titular de dos páginas dice que hay: Cerca de ciento sesenta soldados ecuatorianos cercados en Tihuinza. (Viernes 17).
    Así, un día ya no quedan ecuatorianos en Tihuinza ni en ninguna parte, y al día siguiente hay 160 enemigos... nuevamente rodeados en Tihuinza.
  • Un cable de Ansa, recogido en el titular de primera plana de La República dice que:
    800 SOLDADOS DE ECUADOR EN SUELO PERUANO. (Domingo 19).
  • El coronel Roberto Chiabra echa un balde de agua fría al entusiasmo nacional al declarar a Reuter el 20 de febrero en PV1 que:
    "Controlamos todas las colinas que la rodean (Tihuinza) pero no hemos podido ingresar", dijo Chiabra. Ahora estamos desactivando las minas, añadió. Chiabra afirmó que aunque las fuerzas ecuatorianas continuaban en la zona, habían sido desalojadas del puesto fortificado. (Gestión, martes 21).
  • Finalmente, un soldado peruano entrevistado por una reportera de canal 9:
    Los ecuatorianos están en Tihuinza. (Martes 21).

    MAL TIEMPO Y FRANCOTIRADORES

    El miércoles 15 Fujimori viajó a la zona del conflicto. Dijo que iba a llegar a Tihuinza. En realidad, fue al puesto peruano de PV1. Ahí empezó a desgranar pretextos que explicaran por qué no podía llegar a Tihuinza.

  • El miércoles 15, Humberto Martínez Morosini entrevista telefónicamente para "24 horas" de canal 5, en vivo, a Alberto Fujimori que está en PV1. Dijo que Fujimori estaba en un puesto recuperado a los ecuatorianos.
    PV1 jamás estuvo en manos de los ecuatorianos. Por tanto, nunca fue recuperado. Fujimori no estuvo en ninguna base recuperada. Al día siguiente, "Buenos días, Perú" de Canal 5 insistió: Fujimori había dormido en PV1, una base recuperada al Ecuador.
  • En PV1 Fujimori decepciona a los periodistas, no se puede llegar a Tihuinza
    debido a la presencia de algunos francotiradores. (El Mundo, jueves 16).
  • Otro factor imponderable también conspira contra Fujimori, que anunció que, al no haber podido llegar ayer y hoy hasta Tihuinza por el mal tiempo imperante en esa zona, está planeando un viaje al lugar este fin de semana. (La República, viernes 17)
    También anuncia la ruta, como reza un titular de El Mundo:
    El fin de semana entramos a Tihuinza. Presidente Fujimori asegura que llegará por un atajo desde Cueva de los Tayos. (Viernes 17)
  • El empeño de Fujimori por llegar a Tihuinza no cesa y Expreso anuncia que
    viajaría hoy nuevamente a la Cordillera del Cóndor, en un nuevo intento de llegar a Cueva de los Tayos, Base Sur y Tihuinza, según se conoció ayer en Palacio de Gobierno. (Sábado 18).
  • Al día siguiente, Fujimori insistió en una reunión con directores de medios de comunicación, y reveló que
    si lo permitían las condiciones del tiempo, hoy viajaría nuevamente a la zona en la que se produjo el conflicto, acompañado, como en la vez anterior, por periodistas. (El Comercio, domingo 19).
  • En el colmo de la mala suerte, el clima siguió frustrando el viaje. Como informó Expreso en un titular:
    Por mal tiempo reinante en la zona, nuevamente suspendió visita a Tihuinza. La nota explica que: por tercer día consecutivo, el presidente Alberto Fujimori postergó su visita a la recuperada base de Tihuinza. (Martes 21)
    No hay que desesperar. Algún día el mal tiempo terminará y los francotiradores que están huyendo desde el lunes 13 por fin alcanzarán territorio ecuatoriano. Ese día, sin duda, Alberto Fujimori tomará el atajo de Cueva de los Tayos y en una caminata de 20 horas, como él mismo ha dicho, llegará a Tihuinza e izará el bicolor nacional.


    Observadores militares de los garantes en 1981. Esta vez la delegación será más numerosa.